Autor
  • Andrés Albornoz, Bruno Carpinetti, Mirta Garciarena y Gisela Jauré
    Administración de Parques Nacionales de Argentina
    gjaure@apn.gov.ar

 
Herramientas

ÁREAS PROTEGIDAS Y TURISMO EN AMÉRICA LATINA EL CASO DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

INTRODUCCIÓN

El Parque Nacional Iguazú forma parte del sistema de áreas protegidas bajo jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales, la cual administra un total de 39 áreas[1] representativas de 16 eco-regiones[2] presentes en el territorio nacional[3]. Se encuentra ubicado en el extremo Noroeste de la Provincia de Misiones, posee una superficie aproximada de 66 000 ha., de las cuales unas 6 000 corresponde a la categoría de Reserva Nacional, la que permite actividades económicas limitadas.

El Parque fue creado en el año 1934 por razones geopolíticas - de protección de la frontera con Brasil - y también con el objeto de preservar el valor paisajístico de las cataratas del mismo nombre. Pertenece a la eco-región Bosque Atlántico (o Selva Paranaense), la segunda mayor región de pluviselva del continente americano. Dicha selva originalmente se extendía en forma continua a lo largo de la costa brasilera, penetrando hasta el Este de Paraguay y el Noreste de la Argentina. En la actualidad, debido al reemplazo de masa forestal por pasturas, cultivos agrícolas y plantaciones forestales, sólo persisten en Brasil y Paraguay fragmentos aislados que rondan el 7% de la cubierta vegetal original, mientras que en Argentina aún existen alrededor de 1 000 000 ha. - más del 30% de la superficie original - de las cuales cerca de la mitad corresponden a áreas naturales protegidas (Carpinetti, 2009).

El Parque Nacional Iguazú es el sitio de ma­yor biodiversidad del sistema de áreas protegi­das de Argentina, siendo además un área de pro­tección de especies, con alto grado de amenaza. El desafío actual, tanto para el Parque Iguazú como para el resto de los parques nacionales del país, es el de conciliar los objetivos de protección y conservación de la biodiversidad, con el de posibilitar el goce de las maravillas[4] que protegen para sus habitantes y visitantes. El delicado equilibrio entre estos objetivos, aunado al crecimiento demográfico y económico y al impacto del cambio climático global, obliga a vigilar permanentemente el estado de cada sector y las alteraciones que sufre. Aunque las iniciativas de conservación dentro y fuera del área protegida han crecido en número y escala en las últimas décadas, los esfuerzos realizados resultan aún insuficientes para garantizar el mantenimiento de la biodiversidad del Parque Nacional Iguazú y de la eco-región.

Una de las principales actividades del área protegida, desde su misma creación, es el turismo. Esta actividad se encuentra restringida al área de las Cataratas (unas 200 ha aproximadamente), rutas principales y a dos senderos turísticos desarrollados sobre antiguos caminos de extracción forestal.

En 1995 se concesionó a una empresa privada los servicios turísticos, la explotación comercial y el desarrollo de la infraestructura de visitación del Área Cataratas. Si bien desde entonces el número de visitantes ha crecido de manera constante (desde los 350 000 en promedio de 1980 a 1995, hasta casi alcanzar en 2010 el millón doscientos mil visitantes anuales), una buena planificación y diseño del paseo y la calidad de la infraestructura del Parque concentrada en un área relativamente pequeña, hacen que el impacto no sea significativo para los objetivos de conservación del área.

Sin embargo, la mayoría de los recursos materiales y humanos del área protegida se encuentran destinados a la satisfacción y  control de las actividades turísticas y al control y vigilancia de actividades ilícitas. Otras actividades de manejo como la restauración, la investigación y la educación ambiental están, en términos comparativos, escasamente desarrolladas aunque en los últimos años han recibido una atención creciente.

Se presenta a continuación un análisis de la situación en cuanto a la visitación actual y la infraestructura disponible para recibir a los visitantes. En segundo lugar se presentan algunos resultados de la última encuesta de satisfacción al visitante realizada en el Área Cataratas en Abril de 2011.

VISITACIÓN E INFRAESTRUCTURA

La cantidad de visitantes al Área Cataratas ha crecido de manera notable en los últimos años, auspiciada, en cuanto a la fracción de turistas argentinos, por los feriados trasladados a días lunes que proporcionan tres y cuatro días corridos feriados, permitiendo así el turismo de corto período. Esto es muy visible cuando se practica el análisis de la frecuencia de la visitación, agrupando los días según rangos de cantidad de visitantes, de 500 en 500.

El análisis de la cantidad de días con más de 5 000 visitantes durante los últimos años (Figura 1) permite cuantificar el impacto de esas medidas del sector turismo sobre la visitación al Área Cataratas. En la Figura 1 se ha graficado la cantidad de días con más de 5 000 visitantes y, en forma superpuesta y en otra escala, la cantidad de visitantes anuales.

Figura 1. Cantidad de días con más de 5 000 visitantes vs el total de visitantes
Figura 1. Cantidad de días con más de 5 000 visitantes vs el total de visitantes
 
Figura 2. Días al año que superan la 5 000 visitas
Figura 2. Días al año que superan la 5 000 visitas

Mientras que los días con más de 5 000 visitantes se triplicaron los visitantes anuales sólo subieron 17%. También otros rangos de frecuencia superiores presentan similares distribuciones, como se ve en la Figura 2, donde la cantidad de días con más de 5 000 visitantes en 2010 también es más del doble que la de años anteriores.

Ello habla de una relación de compromiso entre la conveniencia de que aumente  la cantidad de visitantes anuales (para posibilitar que más personas disfruten de esa maravilla de la naturaleza) y la concentración que se produce en algunos días por el uso de feriados acumulados. 

A pesar del número de visitantes actual, el Parque Nacional Iguazú es capaz de recibir una mayor cantidad de visitantes. De acuerdo al Intendente del Parque, Daniel Crosta, el Parque puede albergar de 1 500 000 a 2 000 000 de personas sin necesidad de infraestructura adicional gracias a las mejoras hechas en el 2001 – 2002[5].  Efectivamente, en julio de 2001 la Administración de Parques Nacionales y el colectivo empresarial Carlos E.  Enríquez S.A. y otros UTE,  optimizaron las instalaciones del Parque para proveer a los visitantes mejor acceso a las cataratas y a la selva.

Entre otros aspectos, las mejoras de infraestructura del 2001 se concentraron en reemplazar viejas pasarelas por nuevas de metal que se elevan 50 cm sobre el suelo, permitiendo así la libre circulación de agua y vida silvestre por debajo.  Adicionalmente se instaló un nuevo tren ecológico de bajas emisiones a fin de transportar a los visitantes entre tres estaciones y facilitar el acceso a las áreas más remotas del Parque. Muy pocos vehículos de calle (automóviles, ómnibus) ingresan por los senderos habilitados, ya que el desplazamiento de los visitantes está organizado por medio del tren y recorridos pedestres. De esa manera el transporte ambientalmente amigable también reduce la presión sobre los caminos del Parque causada por los humanos. Las modernizaciones demandaron una inversión de 20 millones USD y cubrieron 200 hectáreas del Parque.

Las obras continúan durante 2010 y 2011, mejorando la infraestructura de servicios (renovación de las redes de agua potable, de captación y almacenamiento, involucrando el reemplazo de 6 000 m de cañerías, nuevas bombas de impulsión, una cisterna auxiliar de 400 m3), poniendo a punto la planta de tratamiento de líquidos cloacales y controlando en forma permanente sus parámetros. Además se instaló un nuevo sistema de venta de tickets que permitirá eliminar tediosas esperas en los días de mayor afluencia, adecuando las playas de estacionamiento de autos y de ómnibus a los nuevos volúmenes de visitantes.

Otra obra proyectada y que demandará ingentes recursos técnicos y económicos es la construcción de 800 m de nueva pasarela sobre el agua e islas, ampliando el Circuito Superior, llegando hasta el Salto San Martín y retornando a la costa por otro recorrido. El incremento de visitantes y de las nuevas instalaciones hoteleras en las proximidades de Puerto Iguazú, significó un aumento en el número de puestos laborales en esa área en algo más de 1 500 nuevos puestos de trabajo[6].

Desafortunadamente, los residentes con formación insuficiente o incluso nula no tendrán acceso a estos puestos y pueden volverse aún más marginados. Otro posible tema acerca del desarrollo de estos nuevos hoteles es que gran parte de la gente que se aloje en estos nuevos hoteles no incursionará en Puerto Iguazú a gastar su dinero en negocios y restaurantes, ya que los hoteles cinco estrellas los contienen en sí mismos. A diferencia de muchos de los viejos hoteles de Puerto Iguazú, los nuevos hoteles cinco estrellas (algunos de ellos ya inaugurados) no se encuentran próximos al centro de la ciudad. Además mientras que Puerto Iguazú ha aumentado su capacidad de albergar turistas, tiene relativamente pocos lugares (confiterías, cines, teatros, balnearios) para los lugareños. Esto se ha vuelto cada vez más evidente a medida que los hoteles están siendo construidos (Robberg, 2009).

El incremento en el número de visitantes al área ha llevado, pues, a un número de consecuencias positivas y negativas para Puerto Iguazú y cuyos efectos, que influirán tanto en la ciudad como en el Parque Nacional, son inciertos.

A pesar de estas prevenciones,  la ciudad sigue expandiéndose, ya es difícil encontrar terrenos baldíos para construir viviendas particulares, ha crecido la cantidad de calles pavimentadas y empedradas, han mejorado los desagües pluviales y se ha reforzado el tendido eléctrico de manera de prevenir los cortes de energía frecuentes. Sigue estando sin resolver el manejo de los residuos urbanos,  ya que cualquier tratamiento significa la realización de inversiones en plantas y procesos, por ahora no definidas.

LA SATISFACCIÓN DE LOS VISITANTES

Desde el año 2008 el Comité de Control de la Obra Área Cataratas[7] desarrolla sondeos de opinión en el área. Estos trabajos tienen como objetivo, testear la calidad de la visita respecto a un conjunto de variables que a priori se consideran relevantes para medir la satisfacción del visitante con los diferentes servicios que ofrece la concesionaria del parque[8]. Las encuestas se realizan tanto en los días de alta visitación (fines de semana largos, especialmente Semana Santa) y días de visitación promedio (entre 1 500 y 2 000 visitantes diarios). Esto permite comparar el grado de satisfacción de los visitantes a medida que aumenta la visitación diaria. Existen además otros factores que pueden afectar la satisfacción en igual o mayor medida que la cantidad de visitantes, como por ejemplo, determinados eventos climáticos: lluvias, altas temperaturas o el cierre de algunos paseos debido al nivel alcanzado por el Río Iguazú[9].

El último trabajo de campo se realizó durante los días de Semana Santa del año 2011 en donde se relevaron un total de 425 encuestas (si se tratase de una muestra probabilística representaría un error muestral de ± 4,76% con un nivel de confianza del 95%). Los días relevados, tuvieron una visitación promedio de 6 000 visitantes, con un mínimo de 3 124 y un máximo de 10 851.

Los resultados más importantes de este estudio fueron que el 99% de las personas encuestadas, expresó su satisfacción[10] en relación con la visita a las Cataratas. A su vez, el 66% de ese universo vio superadas sus expectativas. Sin embargo, cabe aclarar que durante la Semana Santa, el día en que se registró el máximo de visitación (10 851) las expectativas fueron superadas en un 59% de los casos.

También se registraron altos niveles de opinión positiva en relación a los Paseos y Circuitos realizados por los visitantes en el Área: Garganta del Diablo (99%), Circuito Superior (99%), Circuito Inferior (98%) y Sendero Macuco (91%). En este caso también, se puede observar que el día con la máxima visitación la satisfacción general en Garganta del Diablo disminuyó registrando un menor porcentaje de valoraciones positivas (94%). En el caso de los paseos, además de la alta visitación también pueden influir en la satisfacción cuestiones climáticas como las lluvias constantes, o el calor intenso.

Por otro lado, los entrevistados expresaron también una opinión muy favorable hacia la organización general del Parque (94%), su infraestructura (90%), el mantenimiento general (92%) y su limpieza (95%).

En relación a los servicios sanitarios - cantidad de baños disponibles y limpieza de los mismos - si bien la opinión positiva promedio es alta, 82% y 77% respectivamente, se puede observar, analizando los resultados parciales correspondientes a los diferentes días en que se realizó el estudio, algunas diferencias. El día 22 de abril en el cual la visitación ascendió a 10 851 visitantes, la opinión positiva hacia la cantidad de baños disponibles disminuyó (72%) y que el día 23 de abril cuando el número de visitantes llegó a 6 030 desarrollándose en el área una tormenta con fuertes lluvias, la opinión positiva hacia la limpieza de los sanitarios también descendió (67%).

En función de los resultados anteriores, se sugirió poner foco en esta situación debido a que, por un lado, de acuerdo a lo que indica la curva de visitación y los pronósticos sobre el futuro del turismo para esta región, la afluencia de visitantes al área continuará creciendo, y por otro lado los pronósticos vinculados a las modificaciones meteorológicas producidas debido al cambio climático prevén que sea habitual la formación de tormentas con fuertes lluvias en esta zona. En tal sentido se recomendó el desarrollo de infraestructura sanitaria al efecto de poder cubrir las necesidades futuras, garantizando la comodidad de los visitantes. La Figura 3 muestra la cantidad de sanitarios disponible en Semana Santa 2011.

 

Figura 3. Cantidad de sanitarios disponible en Semana Santa 2011
Figura 3. Cantidad de sanitarios disponible en Semana Santa 2011

CONCLUSIONES

Se espera que el número de visitantes en el Área Cataratas crezca en los próximos años, potenciado además por la reciente elección de las Cataratas del Iguazú como una de las nuevas siete maravillas de la naturaleza.

Por otro lado, la medida implementada por el gobierno, con el objeto de favorecer el turismo nacional, de establecer dos feriados “puente” (fin de semana de cuatro días, similar a la Semana Santa), por año, parecen proyectar un incremento de los días con alta visitación (5 000, 6 000 o 7 000 visitantes).

Según lo que se ha podido observar los días de alta visitación, como el Viernes Santo último, la satisfacción en casi todos los aspectos disminuye entre un 2% y un 5%. Aunque también es necesario destacar que otros factores como la lluvia constante o el calor intenso pueden producir similares resultados en los niveles de satisfacción.

Si la visitación anual aumenta, aumentando los días de alta visitación, esto podría significar una menor satisfacción con la visita a esta maravilla mundial. Por esta razón, resulta imperioso definir si se pondrán topes máximos de visita diaria. 

BIBLIOGRAFÍA CITADA

Carpinetti, B. 2009. El Parque Nacional Iguazú: Desafíos y oportunidades para la conservación de la selva paranaense de Argentina. Parque Nacional Iguazú, conservación y desarrollo en la selva paranaense de Argentina.  Ed. Administración de Parques Nacionales, Buenos Aires, Argentina.

Robberg, J. 2009. Derechos individuales vs. derechos ambientales: ¿hay un balance? El turismo en Puerto Iguazú, Argentina. En: Parque Nacional Iguazú, conservación y desarrollo en la selva paranaense de Argentina.  Ed. Administración de Parques Nacionales, Buenos Aires, Argentina.

NOTAS

[1] De estas 39 áreas, el Área Protegida de Pizarro y el Parque Nacional Islas de Santa Fe, se encuentran en proceso de formación, mientras que el Parque interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral es de administración compartida con la Provincia de Chubut.

[2] Las eco-regiones que no se encuentran representadas en el sistema nacional de áreas protegidas son: el Espinal (que sí cuenta con un parque provincial) y la Antártida (en donde Parques Nacionales cuenta con una campaña permanente).

[3] Para consultar sobre las áreas protegidas en Argentina y sobre las diferentes eco-regiones, se puede visitar el sitio web del Sistema de Información de la Biodiversidad (http://www.sib.gov.ar) o el sitio Web del Sistema Federal de Áreas Protegidas (http://www2.medioambiente.gov.ar/sifap/default.asp).

[4] Ley 22.351, Ley de la Administración de Parques Nacionales en Argentina

[5] En relación a las proyecciones de  visitación, resta determinar si se alcanzará ese número de visitantes anuales distribuyendo la visitación diaria, es decir, tomando medidas como establecer topes diario en la cantidad de visitantes, o bien se mantendrá como hasta ahora, sin topes a la visitación.

[6] Noticia publicada por el diario La Nación el 24 de septiembre de 2006.

[7] El Comité de Control Obra Área Cataratas es una oficina creada por el propio contrato de concesión del año 1995. Entre las funciones de este Comité se encuentra la de realizar consultas periódicas a los visitantes para medir el grado de satisfacción con los servicios prestados por la concesionaria.

[8] Se realizan anualmente: una encuesta específica sobre servicios gastronómicos, otra sobre el Paseo de Luna Llena, y otras dos sobre servicios generales (una reducida y otra ampliada a servicios náuticos  y gastronómicos)

[9] La pasarela a Garganta del Diablo cierra sus puertas, para la seguridad del visitante, si el caudal del Río supera los 8 000 m3 por segundo. Además, no se puede atravesar el Río Iguazú inferior, con destino a la Isla San Martín si el nivel del río no permite amarrar el bote en la isla.

[10] Se considera las  respuestas “igualó sus expectativas” y “superó sus expectativas”, que indican satisfacción con la visita.