Descargar
Tamaño total de la descarga:
73 Kb.
Autor
  • Kenton Miller IUCN/WCPA Emeritus
 
Herramientas

CATIE HA ESTABLECIDO LA “CÁTEDRA LATINOAMERICANA DE ÁREAS PROTEGIDAS Y CORREDORES BIOLÓGICOS KENTON MILLER”

Es para mí un especial privilegio y placer anunciarles esta emocionante noticia. A fines de los años ´60, me uní a un gran proyecto de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) para ayudar a fortalecer el programa forestal del CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, Turrialba, Costa Rica). Junto con un destacado grupo de estudiantes graduados provenientes de diversos países de América Latina, así como también de Canadá, Estados Unidos y el Caribe, desarrollamos un programa de postgrado en educación e investigación conocido como el manejo de áreas silvestres o “wildland management”. Nuestro objetivo era desarrollar y demostrar métodos para el manejo de las áreas silvestres que pudieran proteger las áreas naturales que desempeñan un rol fundamental en la conservación de la naturaleza y en la entrega de servicios medioambientales. Nuestro trabajo en terreno sentó un precedente para el establecimiento del ahora mundialmente famoso sistema de parques de Costa Rica, y abrió los caminos para sistemas similares en áreas protegidas a lo largo de toda la Región de América Latina. El trabajo de educación y capacitación preparó el primer grupo de líderes de estos programas y de académicos que iniciaron programas de formación en el manejo de las áreas protegidas en sus universidades locales.

Hoy en día, las áreas protegidas están reconocidas como componentes clave de cualquier estrategia regional que busque asegurar la conservación de la biodiversidad, y otros servicios vitales que los ecosistemas proporcionan a las sociedades. Además de su innegable valor como reservas biológicas que proporcionan beneficios localmente y mundialmente, las áreas protegidas generalmente contribuyen de manera importante al desarrollo sostenible, a través de la entrega de oportunidades económicas y beneficios medioambientales a las poblaciones locales que viven en estas áreas o cerca de estas. Existe consenso con respecto a que se deben dirigir mayores esfuerzos hacia la reducción de la degradación de los ecosistemas y sus servicios resultantes, que son fundamentales para los sistemas de soporte vital de la tierra.

El manejo de las áreas protegidas es un esfuerzo a largo plazo, que requiere compromisos sostenidos, en términos de recursos financieros y en el fortalecimiento de las capacidades humanas. El fortalecimiento y desarrollo de capacidades debe apuntar a personas que ocupen diversos cargos, desde científicos y académicos, hasta personas responsables por el manejo diario de las áreas protegidas a niveles tanto práctico, como de políticas. Las iniciativas de fortalecimiento de capacidades de alto nivel deben también incorporar, de modo continuo, información actualizada generada a través de la investigación y la sistematización de las experiencias operacionales.

Además de las áreas individuales protegidas, con cada una de ellas teniendo un rol definido en la protección de las muestras representativas de regiones silvestres naturales y la entrega de servicios ecosistémicos, el CATIE y sus organismoscolaboradores están innovando medidas para vincular estas áreas a lo largo de un paisaje más amplio, a los llamados corredores, para que la vida de plantas y animales se pueda adaptar de mejor manera a los impactos de los cambios globales, teniendo usos de la tierra amigables con la biodiversidad fuera de las áreas formalmente protegidas. Los corredores también sirven para vincular las fuentes de los servicios ecosistémicos, tales como flujo de recursos hídricos, con aquellas que necesitan y utilizan los servicios. Los Corredores Mesoamericanos, tanto de tierra como costero/marinos ejemplifican oportunidades de trabajo para CATIE.

Los actuales programas para las áreas protegidas del CATIE continúan creciendo y expandiéndose gracias a los esfuerzos de colaboración con el Rockefeller Brothers Fund, WWF, UICN, UNESCO World Heritage Sites, The Nature Conservancy, Conservación Internacional, y con las organizaciones gubernamentales nacionales. Además de las actividades de educación y capacitación, estos proyectos han involucrado actividades de investigación e implementación en más de 17 países.

La escuela de postgrado de CATIE ofrece oportunidades de fortalecimiento de capacidades y capacitación a través de cursos estratégicos, y programas de postgrado en los niveles Magister y Doctorado, el último en cooperación con la Universidad de Idaho. Más de 1 000 personas han participado en estos cursos. Más de 500 personas provenientes de 22 países han participado en el Curso Internacional de Áreas Protegidas, ahora en su año número 28.

El propósito de esta nueva cátedra patrocinada es proporcionar liderazgo y dirección a las actividades de colaboración con los socios estratégicos “para contribuir a la generación de conocimiento y al fortalecimiento de capacidades en el manejo de las áreas protegidas en América Latina y el Caribe”. La tarea es extremadamente ambiciosa, tal como se puede observar en la lista de objetivos del programa:

  • Planificar, organizar y contribuir a los cursos estratégicos y programas de educación para egresados.
  • Promover programas colaborativos regionales para el fortalecimiento de capacidades.
  • Planificar, organizar y contribuir al Curso Internacional anual sobre Manejo de Áreas Protegidas y otros cursos temáticos de capacitación.
  • Planificar, supervisar e implementar proyectos de investigación y desarrollo.
  • Fortalecer la creación de redes efectivas a lo largo de la Región.

Dos personas bien preparadas: el Dr. Bernal Herrera F., y el Dr. Sven Gunter dirigirán el programa. Ellos gozarán del apoyo financiero proveniente de diversas fuentes, incluyendo de manera muy importante a la Cooperación Alemana.

En conclusión, estoy más convencido que nunca que el CATIE ofrece una oportunidad única para los futuros profesionales a los largo de las Américas y el Caribe, para desarrollar aún más su capacidad de educación e investigación sobre el manejo de áreas protegidas. Esto incluye el nuevo campo de gran trascendencia como lo es el manejo de corredores. El programa de áreas protegidas también sirve como una plataforma sólida a partir de la cual desarrollar programas de investigación a lo largo de toda la Región, respecto a los impactos de los cambios globales sobre nuestros recursos naturales más vitales y servicios del ecosistema. Además de la base histórica que abarca más de cuatro décadas de trabajo en esta área, el CATIE proporciona a sus estudiantes e investigadores enlaces a sus otros programas en cambio climático, convenciones internacionales sobre clima y biodiversidad, bosques y biodiversidad, manejo integrado de cuencas hidrográficas, socioeconomía de bienes y servicios medioambientales, agricultura y agroforestería tropical y su centro para la Competitividad de las Ecoempresas.

La nueva Presidencia de Miller se destaca por agregar un fuerte liderazgo y dirección al rol de CATIE como uno de los centros de educación e investigación más importantes de la región sobre manejo de áreas protegidas y corredores. Estoy orgulloso de haber formado parte de este desarrollo temprano y de lo que es hoy en día. ¡Felicitaciones!