Autores
  • Alberto Tacón
    Encargado de Planificación y Áreas Protegidas
    WWF Chile
  • Irina Montenegro
    Coordinadora de la Unidad de Planificación
    WWF Chile
  • Elisa Corcuera
    Presidente de Así Conserva Chile AG
  • Gonzalo Pineda
    Director de Proyecto GEF PNUD Sistema Regional de Áreas Protegidas
Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
302 Kb.
 
Herramientas

Diseño y aplicación piloto de una herramienta para la evaluación de la efectividad de manejo en áreas protegidas privadas y de pueblos originarios en Chile

Introducción

La incorporación de la conservación privada en las estrategias nacionales de conservación fue uno de los temas emergentes del V Congreso Mundial de Parques UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) efectuado en el año 2005. En este encuentro internacional se señaló la necesidad de fortalecer la capacidad de los gobiernos para monitorear las áreas protegidas privadas e integrarlas de mejor forma a los sistemas nacionales y regionales. Asimismo, se acordó una definición internacional para las áreas protegidas privadas y se propuso que la UICN las reconociera en su sistema de categorías y en el listado internacional de parques nacionales y otras áreas protegidas. Para ello se redactó un Plan de Acción específico para las áreas protegidas privadas, que fue adoptado por unanimidad y cuyos avances han sido comunicados en posteriores congresos internacionales y publicaciones (IUCN 2005b; Dudley, 2008).

Muchas de las acciones recomendadas también fueron incorporadas al Programa de Trabajo Mundial para Áreas Protegidas (PoWPA), recogido en la Decisión VII/28 de la COP-7 del Convenio sobre la Diversidad Biológica, que, entre otras materias, llama a las partes signatarias a adoptar normas mínimas y mecanismos de evaluación de la efectividad del manejo para todas las áreas protegidas. Ello está requiriendo un intenso trabajo para adaptar las herramientas de planificación y evaluación de efectividad de manejo a las áreas protegidas privadas y comunitarias. Al respecto, en los últimos años se han desarrollado diferentes propuestas de planificación y monitoreo de la conservación en tierras privadas, las cuales han sido sistematizadas por Chacón (2007).

Chile no es ajeno a esta tendencia internacional de creciente protagonismo del sector privado en las estrategias de conservación de la biodiversidad (Corcuera, 2000). Desde el primer catastro de áreas protegidas privadas, realizado en 1997 por el Centro de Investigación y Planificación del Medio Ambiente - CIPMA (Sepúlveda et al., 1998), se han realizado numerosos esfuerzos por catastrar y caracterizar estas iniciativas de conservación privada, estimadas en alrededor de 300 iniciativas a escala nacional y con una cobertura cercana a 1 400 000 hectáreas. No obstante, es necesario tomar estos resultados con cautela, dado que la ausencia de criterios comunes acerca de qué es y qué no es un área protegida privada impide comparar y dimensionar la importancia real que tienen estas iniciativas de conservación en Chile (Oltremari y Martínez, 2000).

Aunque el art. 35 de la Ley Nº 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente de 1994 reconoce en la legislación nacional el término de área silvestre protegida privada, hasta el momento se carece de definiciones operativas básicas, estándares y procedimientos administrativos que establezcan qué criterios y condiciones deben cumplir estas iniciativas para ser reconocidas oficialmente por el gobierno de Chile. Los esfuerzos futuros en el desarrollo de instrumentos normativos o institucionales para que las iniciativas de conservación privada y comunitaria sean reconocidas como tales, podrán basarse parcialmente en aquellos factores o elementos considerados en las definiciones internacionales de área protegida privada.

De acuerdo a la IUCN (2005a) se entiende por área protegida privada "una porción de tierra de cualquier tamaño que i) está gestionada con el fin primordial de conservar la biodiversidad; ii) está protegida con o sin reconocimiento formal del gobierno, y iii) está gestionada por, o a través de, personas individuales, comunidades, corporaciones u organizaciones no gubernamentales".

Esta definición genérica tiene la ventaja de admitir una amplia gama de iniciativas de conservación in situ llevadas a cabo en tierras privadas o comunitarias, incluyendo diversidad de tamaños, estatus legal, actividades económicas y tipo de propietarios. En este contexto, el manejo orientado principalmente a la conservación de biodiversidad, constituye el único atributo diferenciador de un área protegida privada, entendido este como el conjunto de acciones de carácter legal, administrativo, de planificación, de protección, de monitoreo, investigación o educación, entre otras, orientadas a prevenir y mitigar las amenazas que afectan a la biodiversidad, y a los procesos y funciones naturales del ecosistema (Salafsky et al, 2008).

Basado en lo anterior, sólo una adecuada evaluación de la efectividad del manejo orientado a la conservación permitirá reconocer en qué medida un área manejada por un propietario privado califica o no como un área protegida privada.

Adicionalmente, a través de los resultados de evaluación de la efectividad será posible contar con mayores argumentos para la integración y reconocimiento formal de las áreas protegidas privadas por parte del Gobierno en los sistemas nacionales de áreas protegidas o su participación en mercados de servicios ambientales en proceso de implementación.

Metodología

Recientemente, en el marco del acuerdo de colaboración suscrito entre el Ministerio del Medio Ambiente y WWF Chile para la implementación del proyecto GEF/PNUD Sistema Regional de Áreas Protegidas, se estableció una iniciativa conjunta orientada a desarrollar una herramienta para la evaluación de la efectividad de manejo en áreas protegidas privadas de las regiones de Los Ríos y Los Lagos, como parte del proceso de discusión de un estándar para la conservación privada.

Basado en el marco de referencia de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la UICN, revisado por Hockings et al. (2006), mediante una consultoría de experto, se realizó una propuesta de adaptación del Management Effectiveness Tracking Tool (Stolton et al., 2007) a las circunstancias y factores específicos del ciclo de manejo de las áreas protegidas privadas en Chile. Esta propuesta fue presentada y discutida en un taller realizado entre el 2 y el 4 de Junio de 2010 en la Reserva Privada Huilo Huilo, en el que participaron más de 20 administradores y gestores de iniciativas de conservación privada, que sugirieron numerosos cambios a la estructura y contenidos de la propuesta original (Miethke, 2010).

A partir de estas sugerencias se desarrolló la Herramienta de Evaluación de Efectividad de Manejo (HEEM) de Áreas Protegidas Privadas, que analiza seis ámbitos que contribuyen de manera decisiva al éxito de estas iniciativas, conocidos como las "6P": Propiedad, Permanencia, Planificación, Personal, Presupuesto y Participación. Estos aspectos se evalúan a través de 26 variables que representan, para cada ámbito (P), las diferentes etapas del ciclo de manejo. La evaluación de cada variable se realiza a partir de una pregunta orientadora y de la selección de uno de los cuatro escenarios de manejo propuestos (excelente, bueno, regular o pobre), vinculados a una escala numérica que proporciona un "puntaje" para medir el desempeño del área protegida. El Cuadro 1 presenta los ámbitos de evaluación, las variables y las preguntas orientadoras empleadas.

La herramienta también incluye una completa ficha de caracterización de la iniciativa, donde se describen aspectos relevantes como la superficie, objetivos de manejo, tipo de propietario y localización geográfica. También se incluye una ficha para la caracterización de amenazas, que permite registrar la ocurrencia de amenazas en el área en el pasado, presente y futuro. La ficha completa está disponible en la página web de Así Conserva Chile.

La principal ventaja de esta herramienta es que es auto-explicativa y de fácil comprensión para no especialistas, facilitando la auto-evaluación por parte del propietario o administrador del área protegida privada. En general, los resultados obtenidos de la aplicación de la ficha HEEM pueden servir tanto para identificar los problemas de manejo y priorizar la destinación de recursos humanos y financieros en ámbitos críticos, como para comunicar de manera transparente los logros y desafíos en el manejo del área a diferentes audiencias. En este sentido, la ficha HEEM proporciona un sistema estandarizado para informar los progresos en las áreas protegidas privadas y generar en un futuro cercano una línea base de efectividad de manejo a nivel regional o nacional.

Del 24 al 26 de mayo de 2012, en el marco del 4° Encuentro Nacional de la Asociación Gremial de Iniciativas de Conservación en Tierras Privadas y de Pueblos Originarios (Así Conserva Chile AG), entidad que representa a diversas áreas protegidas privadas y comunitarias, se realizó la aplicación piloto de esta herramienta a través de un ejercicio grupal donde, con apoyo de un equipo de facilitadores, un total de 33 administradores o gestores de iniciativas de conservación privada realizaron una auto-evaluación de sus iniciativas. En las semanas posteriores a este Encuentro, se recibieron los resultados de la autoevaluación de dos socios más, llegando a un total de 35 encuestas de la Ficha HEEM aplicadas.

Si bien la muestra de iniciativas evaluadas no es estadísticamente significativa del universo de iniciativas de conservación privada y comunitaria del orden nacional, agrupa varias de las más emblemáticas y de mayor trayectoria que se han asociado en Asi Conserva Chile. Por lo tanto, se podría asumir que sus resultados de Efectividad de Manejo presentados en este artículo, estarán por sobre el de una muestra aleatoria de las áreas protegidas privadas y comunitarias de Chile.

Los resultados de efectividad de manejo se expresan en relación al porcentaje óptimo alcanzado para cada ámbito evaluado por cada iniciativa. Si bien se estableció un compromiso de confidencialidad en el uso de los resultados individuales durante el taller, los que serán utilizados por cada uno de los participantes en el monitoreo de sus iniciativas, este artículo extrae los resultados generales de algunas tendencias de gran interés.

Cuadro 1. Ámbitos de evaluación, variables y preguntas orientadoras
ÁMBITOS DE EVALUACIÓN, VARIABLES Y PREGUNTAS ORIENTADORAS
PROPIEDAD1.1 Tenencia de la tierra ¿Tiene el área protegida la propiedad de la tierra resuelta?
1.2 Derechos de agua ¿En qué situación están los derechos de agua en la propiedad?
1.3 Deslindes del APP ¿Se reconocen los límites del área y están convenientemente demarcados?
1.4 Control de acceso ¿Se efectúa un control de acceso y registro de visitantes?
PROTECCIÓN2.1 Estatus legal ¿La protección cuenta con algún tipo de respaldo legal?
2.2 Acta de creación del APP ¿La declaración de Área Protegida está documentada?
2.3 Permanencia de los valores de conservación ¿Se están logrando los resultados de conservación previstos?
2.4 Apoyo del Estado ¿Cuenta el personal con apoyo del Estado para desarrollar las actividades de manejo?
PLANIFICACIÓN3.1 Línea base ¿Existe información suficiente para el manejo del área?
3.2 Análisis de amenazas ¿Se han identificado las amenazas críticas para la conservación?
3.3 Objetivos de conservación ¿Se han definido objetivos de conservación para los principales valores del área?
3.4 Zonificación ¿El área cuenta con una zonificación de usos orientada a la conservación?
3.5 Programas de manejo ¿Las actividades de manejo se desarrollan en el marco de una planificación?
3.6 Monitoreo y evaluación ¿Los valores de conservación son monitoreados o evaluados en el tiempo?
PERSONAL4.1 Dotación de personal ¿Existe el personal suficiente para el manejo del área?
4.2 Capacitación ¿El personal está adecuadamente entrenado y capacitado para lograr los objetivos de manejo?
4.3 Procedimientos administrativos ¿El área cuenta con un organigrama y procedimientos para la toma de decisiones de manejo?
PRESUPUESTO5.1 Procedimientos contables ¿Existe un registro ordenado de costos e ingresos del proyecto de conservación?
5.2 Presupuesto ¿El presupuesto es suficiente para desarrollar las actividades planificadas?
5.3 Equipamiento e infraestructura ¿El equipamiento e infraestructura es adecuado para el manejo?
5.4 Financiamiento sostenible ¿El área cuenta con fuentes de financiamiento estables?
PARTICIPACION6.1 Relación con comunidad local ¿Se consideran las necesidades de las comunidades aledañas al APP en la toma de decisiones de manejo?
6.2 Relación con vecinos ¿Existe cooperación con propietarios vecinos?
6.3 Beneficios y desarrollo local ¿El APP proporciona beneficios a las comunidades locales?
6.4 Derecho Pueblos Originarios ¿Se respetan en el área los derechos y tradiciones culturales de los pueblos originarios?
6.5 Uso Público ¿Cuenta el área con equipamientos o actividades que promuevan el uso público?

Resultados

Un total de 35 iniciativas de conservación privada fueron evaluadas en su efectividad de manejo, con una superficie total de 851 573 ha en tres ecorregiones de Chile (matorral de Chile central, Bosques Valdivianos, Bosques y Estepas de la Patagonia) (Figura 1) y que corresponden a una muestra de la diversidad de ambientes, objetivos de conservación, tamaños y tipos de propietario presente en el país.

Dichas iniciativas fueron organizadas en cuatro de categorías de manejo equivalentes a las categorías de UICN sobre áreas protegidas (Dudley, 2008). Así, 14 iniciativas conformaron al grupo de Iniciativas de Manejo de Recursos Naturales (G2) con 228 916 ha; 8 iniciativas constituyeron la categoría de Iniciativas de Pueblos Originarios (G1) con 250 874 ha; mientras que la categoría de Iniciativas de Preservación (G3) incluyó 8 iniciativas con una superficie total de 357 556 ha. Finalmente, la categoría de Iniciativas de Restauración (G4) estuvo representada por 5 iniciativas con 14 227 ha (Figura 2).

De la muestra analizada, tres iniciativas representaron cerca del 74% de la superficie total considerada dentro del análisis de efectividad de manejo, con áreas mayores a 100 000 ha, cada una (Figura 3).

Las iniciativas de conservación privada evaluadas consideraron que han existido variaciones en el tiempo respecto al tipo de amenazas que afectan las áreas protegidas. Así, mientras que entre las amenazas históricas más relevantes figuran la perdida y modificación de hábitats por colecta de leña o madera y la ganadería extensiva, las preocupaciones presentes más recurrentes guardan relación con la expansión de especies exóticas y la pérdida de conocimientos tradicionales. Por otra parte, el crecimiento exponencial de los grandes proyectos industriales (caminos, represas y líneas de transmisión) fue percibido como la gran amenaza futura, junto con la alteración de la dinámica natural del ecosistema por cambio climático y expansión de especies exóticas. La ocurrencia de incendios fue identificada como una amenaza crítica recurrente a través del tiempo (Figura 4).

Con respecto a la evaluación de efectividad de manejo, el resultado general arroja un promedio de un 49% del óptimo para el conjunto de las iniciativas y de los ámbitos evaluados, con un rango entre el 17% y el 61% entre las iniciativas peor y mejor evaluadas, y un rango entre el 37% y el 66% entre los ámbitos peor y mejor evaluados.

El grupo de iniciativas de Pueblos Originarios (G1) muestra una menor efectividad de manejo (42%), mientras que los grupos de iniciativas de Preservación (G3) y de Manejo de Recursos Naturales (G2) presentan los mejores puntajes (54%), seguido de las iniciativas de restauración (G4) (45%) (Figura 5).

Figura 5. Efectividad del manejo por ámbito evaluado y según tipo de iniciativa
 

Los ámbitos mejor evaluados en general corresponden a la Propiedad (66%) y Medidas de Protección (52%) (Figura 6). La variable que estuvo mejor calificada por las iniciativas globales corresponde a la tenencia de la tierra (91%) dentro del ámbito de Propiedad, un testimonio a la claridad del sistema de registro de propiedad chileno y el respeto existente por la propiedad privada. Sin embargo, los puntajes de ámbito de propiedad son significativamente disminuidos por la puntuación en la propiedad de los Derechos de Agua (41%%), que refleja el evidente problema para la protección de la biodiversidad que crea el sistema legal chileno de propiedad de derecho de agua, considerado un bien transable en el mercado, independiente de la tenencia de la tierra, y por lo tanto, apropiables y explotables por terceros sin consideración de los fines de conservación establecidos para el territorio.

Las brechas más importantes se encuentran en el ámbito de Presupuesto (37%), destacando especialmente la sostenibilidad en el financiamiento de las iniciativas de pueblos originarios (8%) y la falta de procedimientos contables en las iniciativas de restauración (7%) como los factores peor evaluados. De igual manera se identificó como una brecha la falta de apoyo del Estado para desarrollar las actividades de manejo (35%),

En términos del ámbito de Planificación, la mayoría de las iniciativas responden un 50% del nivel óptimo esperado para las variables consideradas, excepto en el monitoreo de los resultados de conservación (29%), que se constituye en la variable que recibe la más baja puntuación global. Esto repercute en el bajo conocimiento de los cambios que se dan en la biodiversidad producto mismo del impacto de las iniciativas de conservación sobre las amenazas más recurrentes, y por ende una baja capacidad de adaptación para hacer más eficientes las estrategias de manejo que se implementan.

Finalmente, el ámbito de Participación mostró un porcentaje de 46% del valor óptimo esperado, siendo el respeto por los derechos de los pueblos originarios la variable mejor calificada (67%) y la relación con los vecinos, la más baja (40%)

Una presentación con los resultados completos está disponible en la página web de Así Conserva Chile.

Figura 6. Efectividad del manejo comparando los ámbitos evaluados
 

Conclusiones

El diseño de la ficha HEEM para áreas protegidas privadas contribuye de manera significativa a comprender y dimensionar el aporte de las iniciativas de conservación privada a las estrategias nacionales de conservación de la biodiversidad. Este es uno de los compromisos asumidos por Chile en el Programa de Trabajo Mundial en Áreas Protegidas.

A pesar de existir diferentes propuestas metodológicas para evaluar la efectividad del manejo en áreas protegidas privadas (Chacón, 2007), hasta el momento no se han desarrollado experiencias de aplicación sistemática en Chile, por lo que los resultados obtenidos son la primera caracterización de este tipo.

El principal propósito de la ficha HEEM es constituirse en una herramienta práctica para orientar el manejo y mejorar la gestión de áreas protegidas privadas por parte de sus propietarios y administradores.

A través de la planilla de efectividad es posible verificar con qué tipo de capacidad, recursos e infraestructura se cuenta para el manejo de las iniciativas de conservación privada Adicionalmente, se puede medir el nivel de relacionamiento de cada iniciativa con actores sociales con el fin de determinar hasta qué punto se promueven los mecanismos de Participación Social de las comunidades en torno a los objetivos de las iniciativas de conservación privada.

Dicha planilla puede adaptarse agregando preguntas relevantes relacionadas con la eficiencia de los procesos y resultados de las iniciativas de conservación, así como a nuevas variables o incluso nuevos ámbitos que se consideren importantes para cada área protegida, respetando siempre la estructura básica de las preguntas propuestas, a fin de hacerlos comparables. Para monitorear los avances y asegurar la consistencia de futuras evaluaciones en el tiempo, se recomienda incluir verificadores e información de referencia (p.ej. informes de gestión, planes de manejo, entre otros) en los cuadros de comentarios de la tabla, para que sirvan como insumo en evaluaciones posteriores.

Dado el tamaño y características de la muestra evaluada de iniciativas de conservación privada, es importante tener en cuenta que dentro del alcance de la evaluación a través de esta herramienta no se llegó a desarrollar una evaluación de carácter sistémico que permitiera generalizar sus resultados como indicativos del estado de manejo de las áreas protegidas privadas y comunitarias de Chile. Es posible que si la muestra hubiera sido mayor, los resultados de efectividad de manejo serían menores a esta aplicación del 2012, debido a que esta muestra incluye iniciativas de mayor trayectoria y organización que el promedio. Para evaluaciones sistémicas, existen marcos metodológicos más apropiados que podrían ser adaptados (Ervin, 2003; Tacón et al, 2006).

Por otra parte, la ficha HEEM puede ser aplicada por parte de un equipo externo para comparar áreas entre sí o para medir progresos en el tiempo para un conjunto de áreas e identificar tendencias y patrones en el manejo. Este sistema estandarizado en base a preguntas orientadoras para cada variable y ámbito de la gestión facilitará el desarrollo de procesos de auto-regulación y seguimiento permanente de los socios de Así Conserva Chile.

Asimismo, la ficha HEEM puede ser adoptada como una herramienta práctica de evaluación y manejo adaptativo para el desarrollo de futuros mecanismos institucionales de reconocimiento y apoyo a la conservación privada, en el marco del sistema nacional o de los sistemas regionales de áreas protegidas. La identificación de barreras o factores limitantes comunes, en el amplio y diverso universo de iniciativas, como pueden serlo por ejemplo, la falta de monitoreo de los resultados de conservación o carencias en protección de derechos de aguas, permitirá definir programas de apoyo específicos en los diferentes ámbitos y para las diferentes tipologías de propietarios.

Bibliografía citada

Chacón, C. (Ed.). 2007. Mejores prácticas y metodologías para la conservación en tierras privadas en América Latina. The Nature Conservancy, Disponible en: http://www.parksinperil.org/espanol/files/mejores_practicas_y_metodologias_ctp_baja_res_1.pdf

Dudley, N. (Editor). 2008. Guidelines for Applying Protected Area Management Categories. IUCN. Gland, Switzerland. 86 p. http://data.iucn.org/dbtw-wpd/edocs/paps-016.pdf

Ervin, J. 2003. WWF Rapid Assessment and Prioritization of Protected Area Management (RAPPAM) Methodology, WWF, Gland, Switzeland.

http://wwf.panda.org/what_we_do/how_we_work/conservation/forests/tools/rappam/

Hockings, M., Stolton, S., Leverington, F., Dudley, N. and Courrau, J. 2006. Evaluating Effectiveness: A framework for assessing management effectiveness of protected areas. 2nd edition. IUCN, Gland, Switzerland and Cambridge, UK. 105 p.

IUCN. 2005a. Beneficios más allá de las fronteras. Actas del V Congreso Mundial de Parques de la UICN. Durban, Sudáfrica 8 a 17 de septiembre de 2003. UICN - Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Gland, Suiza. 296 p.

IUCN. 2005b. Private Protected Areas. Parks Vol. 15 Nº 2, Protected Areas Journal. World Protected Areas Commission of IUCN, Gland, Switzerland. 78 p.

Miethke, S. 2010. Sistematización del Segundo Encuentro de Conservación en Tierras Privadas de las Regiones de Los Ríos y Los Lagos. Informe de consultoría para WWF Chile. Valdivia, Chile. 86 p.

Oltremari J., Martínez, Y. 2000. Caracterización de algunas variables asociadas a las Areas Protegidas Privadas en Chile. Ciencia e Investigación Agraria. Vol 27(2): 67-80.

Salafsky, N., Salzer, D., Stattersfield, A. J., Hilton-Taylor, C., Neugarten, R., Butchart, S. H. M., Collen, B., Cox, N., Master, L. L., O'Connor, S. and Wilkie, D. 2008. A Standard Lexicon for Biodiversity Conservation: Unified Classifications of Threats and Actions. Conservation Biology 22: 897-911.

Sepúlveda, C., Villarroel, P., Moreira, A. y García, D. 1998. Catastro de iniciativas privadas en conservación de la biodiversidad en Chile. Documento de Trabajo Nº 49. CIPMA. Santiago de Chile.

Stolton, S., Hockings, M., Dudley, N., Mac Kinnon, C., Whitten, T. and Leverington, F. 2007. Management Effectiveness Tracking Tool: Reporting progress at protected area sites. WWF International, Gland, Switzerland. 22 p.

Tacón, A., Fernández, U. y Wolodarsky-Franke, A. 2006. Evaluación Rápida de la Efectividad del Manejo en Áreas Silvestres Protegidas de la Ecorregión Valdiviana. Publicaciones del Programa Ecorregión Valdivia, Chile. 50 p.

Otra bibliografía consultada

Corcuera, E. 2000. Conservación de tierras privadas en Chile y el mundo: ¿Coincidencia o tendencia? CIPMA. Revista Ambiente y Desarrollo Vol XV (4): 36 - 43). Santiago de Chile.

IUCN.2012. Best Practice Protected Areas Guidelines. Presentación disponible en:
http://cmsdata.iucn.org/downloads/presentation_bp_guidelines_survey_monkey_results_wcpa_7_may2012.pdf