Autor
  • Laura Rudzewicz
    Máster en Turismo, Licenciada en Turismo
    Profesora del Curso de Turismo de la Universidad Federal de Pelotas (Brasil)
    laurar.turismo@gmail.com
 
Herramientas

INSERCIÓN DEL ECOTURISMO EN LAS RESERVAS PARTICULARES DEL PATRIMONIO NATURAL DE BRASIL

Introducción

El ecoturismo es uno de los segmentos que más crece actualmente, reflejando una nueva relación del hombre con la naturaleza. La expansión de las modalidades de turismo en ambientes naturales demuestra la búsqueda de un contacto más próximo con la naturaleza y envuelve una postura activa y participativa del visitante en experiencias interactivas y de aprendizaje sobre los lugares visitados.

En Brasil, el más grande patrimonio natural turístico está concentrado en las áreas naturales protegidas (Beni, 2003), muchas veces asociadas a los atractivos culturales. Esas áreas son instituidas por el Poder Público bajo la forma de unidades de conservación, en las cuales hay categorías específicas en que las prácticas de turismo, recreación, educación ambiental e investigación científica son permitidas.

Esas son actividades presentes también en las Reservas Particulares del Patrimonio Natural (RPPN), siendo la categoría de unidad de conservación brasileña de carácter privado, destinada a la conservación de la diversidad biológica por acción voluntaria de su propietario. Frente al creciente número de visitantes en las unidades de conservación, surge uno de los principales desafíos de la gestión de esas áreas: ¿cómo conciliar  los esfuerzos de recreación y turismo orientados para la satisfacción del visitante a los esfuerzos de conservación ambiental de las áreas involucradas?

La garantía de mejores condiciones de visitación en las unidades de conservación brasileñas donde esa actividad es permitida representa hoy uno de los principales objetivos de los órganos ambientales, una vez que la creciente presión del uso público ha generado necesidades constantes en la mejora de la infraestructura y en la promoción de las actividades turísticas y deportivas como herramienta importante de la concientización ambiental (ICMBIO, 2011). En este contexto, el ecoturismo ha sido apuntado como la modalidad de turismo más propicia en la integración de los objetivos de conservación de los ecosistemas y del uso sustentable de los recursos naturales, como también un importante instrumento de desarrollo socioeconómico de las comunidades involucradas. 

En este artículo se presentan algunas consideraciones sobre la relación entre las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil y el ecoturismo[1] frente al objetivo común de la conservación ambiental.

EVOLUCIÓN DE LAS RESERVAS PARTICULARES DEL PATRIMONIO NATURAL DE BRASIL

Las iniciativas privadas para la conservación de los ecosistemas se presentan en expansión en Brasil, así como en diversos países del mundo, teniendo su origen por fuerza  de la ley de carácter regulatorio o por instrumentos voluntarios. Con respecto a la Reserva Particular del Patrimonio Natural (RPPN) es el instrumento jurídico por medio del cual el propietario privado, por acto voluntario, declara parte o totalidad del territorio como área protegida, con el objetivo de conservar la diversidad biológica brasileña.

De una perspectiva general al respecto del marco legal disponible para la conservación en reservas privadas en América Latina, el sistema brasileño es destacado como uno de los más avanzados.  La RPPN brasileña se destaca por ser reconocida como área protegida oficial, por su carácter de perpetuidad[2] y por el hecho de representar el mayor número de reservas privadas formales entre los países latinoamericanos (Theulen et al, 2003; Mesquita, 1999; Swift y Bass, 2003).

Las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil demuestran aún su importancia por contribuir para una rápida ampliación de las áreas protegidas en el país, posibilitando la participación del sector privado en la protección de los ecosistemas brasileños (ICMBIO, 2011). Es necesario considerar que gran parte de las áreas naturales de relevancia para la conservación en el país hoy se encuentran en tierras privadas. Martins (2003) destaca que la institución de las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil posibilita el ejercicio pleno del derecho de propiedad, evitando la desapropiación y exclusión de las poblaciones locales, vinculado a la función social de la tierra destinada a la conservación de la biodiversidad brasileña.

Según informaciones del IBAMA/MMA (1999), la base legal para la creación de propiedades particulares destinadas a la protección ambiental surgió en el Código Forestal de 1934 bajo la denominación de “florestas protectoras”. Pero solamente después de la Constitución Brasileña de 1988 y la creación del órgano ambiental federal  - IBAMA (Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovales) – en 1989, es creada la figura jurídica de la Reserva Particular del Patrimonio Natural, por medio del Decreto Federal Nº 98 914, de 31 de enero de 1990. A partir de ese, las RPPNs pasaron a contar con una reglamentación más segura  e incentivos a su creación, garantizando el establecimiento de una red de reservas privadas donde el ciudadano pudiese participar, voluntariamente, en el proceso de conservación, y de forma efectiva, destinando ad perpetum (con garantía de perennidad), una parte o la totalidad de su patrimonio inmobiliario (Wiedmann, 2001).

Este instrumento fue actualizado por el Decreto Federal Nº 1922, de 5 de junio de 1996, ampliando el significado de las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil al establecer derechos, restricciones, obligaciones y ventajas a los propietarios y a los órganos ambientales y, además, subsidiar la contribución voluntaria de la población en la conservación ambiental de forma integrada a las acciones gubernamentales (Wiedmann, 2002). A partir de ello, la RPPN pasó a ser instituida en áreas de relevancia para la conservación de la biodiversidad brasileña, en cuanto al aspecto paisajístico, y donde se justifiquen acciones de recuperación de los recursos naturales, posibilitando “el desarrollo de actividades de cuño científico, cultural, educacional, recreativo y de ocio”, manteniendo el objetivo central de la protección de los recursos  ambientales representativos de la región (Brasil, 1996).

Con la creciente adhesión de propietarios particulares a la iniciativa, las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil pasaron a integrar el Sistema Nacional de Unidades de Conservación de la Naturaleza, creado por la Ley Nº 9 985, de 18 de julio de 2000, reglamentado por el Decreto Nº 4 340,  de 22 de agosto de 2002 (Brasil, 2004).  A partir de eso, las RPPNs fueron definidas como: “Un área privada, grabada con perpetuidad, con el objetivo de conservar la diversidad biológica”. Conforme este reglamento, las RPPN son consideradas Unidades de Conservación de Uso Sustentable[3], en las cuales son permitidas solamente actividades de investigación científica y visitación con objetivos turísticos, recreativos y educacionales. 

El perfeccionamiento de este instrumento jurídico ocurrió con el Reglamento de las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil, promulgado por el Decreto Nº 5 746, de 05 de abril de 2006 (Brasil, 2006),  trayendo innovaciones en las exigencias para la creación de esas unidades de conservación. En ese reglamento permanece la restricción a las actividades específicas previstas en el documento anterior, lo que según Mesquita (2004b) ofrece a las RPPNs mayor eficiencia cuando son comparadas con las unidades de conservación públicas, tanto en la conservación como en la optimización del uso sustentable de los recursos.

Las actividades permitidas son caracterizadas como de uso indirecto de los recursos de la propiedad, debiendo ser compatibles con los preceptos de la sustentabilidad, garantizando el mínimo impacto ambiental. Sin embargo, el desarrollo o no de esas actividades es una opción del propietario de la Reserva Particular del Patrimonio Natural de Brasil las cuales deben ser previstas en el Término de Compromiso y en el Plan de Manejo del área (Brasil, 2006).    

Mesquita (2004a) apunta que las prácticas más comunes en las reservas privadas han sido actividades de agricultura orgánica, ecoturismo y educación ambiental, investigación científica, realización de eventos científicos, bio-prospección, y aún, la oportunidad de adquirir compensación por servicios ambientales como la protección de ríos y nacientes, el almacenamiento de agua, la generación de energía hidroeléctrica, entre otros.   

Respecto a las actividades de visitación, las Reservas Particulares del Patrimonio Natural de Brasil pueden representar el cumplimiento del derecho de acceso de los ciudadanos a las áreas naturales protegidas, y a la diseminación del conocimiento al respecto de la importancia de la biodiversidad del país y de una conciencia ambiental (Mesquita, 2004b). Además ofrecen oportunidades de empleo y renta en la propiedad y áreas alrededor y subsidios financieros a la conservación local.

La creciente expansión de los esfuerzos de conservación privados en el mundo y en Brasil promueve el perfeccionamiento continuo del instrumento de las Reservas Particulares del Patrimonio Natural, en el sentido de reforzar las alianzas público-privadas  para fines de conservación de los ecosistemas. Además de eso, ese movimiento trae la relevancia del debate sobre la relación entre los beneficios que las reservas privadas aportan versus las dificultades que enfrentan los propietarios con relación a los incentivos económicos, técnicos y jurídicos, de forma de garantizar la efectiva contribución de estos en la conservación ambiental.  

CONTEXTO DEL ECOTURISMO EN LAS RESERVAS PARTICULARES DEL PATRIMONIO NATURAL DE BRASIL

El ecoturismo es defendido por diversos autores como la actividad turística con mejores posibilidades de integrar conservación de la biodiversidad y uso sustentable de las áreas protegidas para fines de visitación. Ese mercado presenta gran expansión en todo el mundo, trayendo una multiplicidad de prácticas muchas veces distantes de los principios fundamentales que diferencian el ecoturismo de otras formas de turismo. A pesar de la inexistencia de consenso sobre su concepto, éste se convierte cada vez más en el foco de estudios científicos y debates internacionales a fin de profundizar sus conocimientos y contribuir a la elaboración de subsidios a la planificación y gestión  de la actividad, alineando objetivos económicos, sociales y  conservacionistas.

En Brasil, un concepto utilizado como referencia surgió con la publicación de las Directrices para una Política Nacional del Ecoturismo por parte de Embratur (Empresa Brasileña de Turismo) y el Ministerio del Medio Ambiente en 1994, cuando pasó a ser entendido como: “segmento de la actividad turística que utiliza, de forma sustentable, el patrimonio natural y cultural, incentiva su conservación y búsqueda de la formación de una consciencia ambientalista por medio de la interpretación del ambiente, promoviendo el bienestar de las poblaciones” (Brasil, 1994).    

Entre las diversas interpretaciones y definiciones para ecoturismo, Pires (2002) destaca algunos principios fundamentales del ecoturismo: i) Énfasis en la naturaleza y en los valores culturales auténticos, ii) Minimización de los impactos ambientales, iii) Generación de beneficios para la comunidad local, iv) Difusión de la conciencia ecológica por medio de la educación ambiental, y v) Compromiso con la conservación de la naturaleza. Esas características hacen del ecoturismo un tipo de turismo bastante específico, pues requiere una postura responsable por parte de todos los involucrados en el desarrollo de la actividad (agentes locales públicos y privados, turistas/visitantes y comunidades receptoras), respecto al compromiso con la conservación ambiental.

Las prácticas ecoturísticas necesitan de planificación y gestión adecuadas al lugar donde se insertan, permeadas por los principios de la sustentabilidad, buscándose el mínimo impacto al lugar y sus poblaciones, de forma a mantener la calidad del ambiente visitado, en una perspectiva de largo plazo. También en el contexto de garantizar la máxima satisfacción del visitante en su experiencia de contacto con la naturaleza preservada. Esta experiencia presenta un fuerte carácter educativo y debe ser vista como una oportunidad diferenciada en la diseminación de la consciencia ambiental en la sociedad, a través de la utilización de instrumentos de educación ambiental volcados para los turistas y la comunidad local. El ecoturismo también presupone la participación de la comunidad local en todo el proceso, de forma que la actividad pueda efectivamente contribuir a la conservación ambiental.   

En América Latina, el ecoturismo es apuntado como una de las principales actividades económicas en reservas privadas (Mesquita, 1999; Langholz, 2002). Sin embargo, en Brasil aún hay pocas iniciativas de inserción de la actividad en esas áreas.  Según Morsello (2001), la gran diferencia de las Reservas Particulares del Patrimonio Natural, en relación a las unidades de conservación públicas, es que en las reservas privadas los beneficios son mantenidos en su localidad, como por ejemplo la tasa de ingreso, lo que puede ser convertida en beneficios para las propias reservas. Otros beneficios pueden ser la generación de empleo y renta en la propiedad y entorno, la diversificación de las actividades económicas locales, atrayendo recursos financieros a la mantención de la biodiversidad. Además constituyen un incentivo para la búsqueda de alternativas de desarrollo compatibles con el uso sustentable de los recursos naturales, llevando a las comunidades la valoración y protección del ambiente en el cual están insertas.

El ecoturismo, al partir de un proceso integrador entre propietarios privados y comunidades del entorno, debe priorizar las necesidades y potencialidades de las reservas y la garantía de la calidad de vida local, contribuyendo así al desarrollo económico y social de las poblaciones. Esos beneficios son variables, directamente dependientes de una planificación y gestión de la actividad ecoturística en cada reserva privada específica. El ordenamiento del uso turístico se hace necesario de forma a minimizar impactos y así, maximizar beneficios locales. Conforme a lo manifestado por Morsello (2001) “el incentivo a la actividad debe ocurrir apenas después de su planificación y la instauración de procedimientos y de equipamientos para reducir sus impactos. Además, el turismo permitido debe seguir una línea específica que minimice los impactos y maximice los aspectos educativos”.

Es por eso que se justifica el análisis profundo de cada reserva privada, en lo que trata de la existencia de potencial para el ecoturismo y del interés de desarrollo de esta actividad por parte de sus propietarios y de las comunidades del entorno. Como resalta Schiavetti (2003) “a pesar de que el ecoturismo ofrece varias posibilidades y oportunidades para la gestión de una unidad de conservación, no debe ser considerado como la única solución para todas las Reservas Particulares del Patrimonio Natural”.

CARACTERÍSTICAS Y LIMITACIONES DEL ECOTURISMO EN LAS RESERVAS PARTICULARES DEL PATRIMONIO NATURAL

De las 700 Reservas Particulares del Patrimonio Natural existentes en todo Brasil (dato de 2006), se identificaron 41 unidades que tenían al turismo como una de sus actividades principales, de las cuales 14 formaron parte del estudio realizado. Actualmente el Registro Nacional de estas reservas privadas (Reservas Particulares, 2011) señaliza la existencia de 1 062 unidades instituidas a nivel federal, estadual o municipal, con aproximadamente 692 000 hectáreas de reservas privadas en Brasil. Ya el Registro Nacional de unidades de conservación (MMA, 2011) presenta datos desactualizados con relación a la categoría, demostrando incongruencia en los datos oficiales sobre las reservas particulares, además de la falta de información sobre la visitación en esas áreas, evidenciando un gran vacío respecto a las actividades de ecoturismo en esas reservas. 

Los resultados de la investigación en las 14 reservas estudiadas apuntaron a que el ecoturismo está entre los principales objetivos de creación de las reservas juntamente con el objetivo principal de la conservación ambiental, y muchas veces aliado a actividades de educación ambiental e investigación científica. La búsqueda por alternativas económicas que viabilicen el desarrollo local aliado a la conservación ambiental en las reservas particulares se ha reflejado en la diversificación de las actividades, con el ecoturismo surgiendo como una de las opciones, generalmente en conjunto a otras actividades desarrolladas en la reserva o zonas del entorno.

Los propietarios, en su mayoría, han destinado la parcialidad de la propiedad para la constitución de la reserva, lo que trae mayor flexibilidad al desarrollo de las actividades económicas compatibles con la conservación en las áreas de entorno, donde inclusive predominan la instalación de los equipamientos y servicios turísticos, causando el mínimo impacto en el área de la reserva.

Otra tendencia presentada en las reservas ha sido la búsqueda de diferentes formas de cooperación entre los propietarios privados y el sector público, de forma de viabilizar la planificación ambiental o la mejoría de la infraestructura en las reservas, o inclusive la operación de la actividad ecoturística y/o la capacitación técnica para la inserción de las actividades ecoturísticas. Las reservas con mayor flujo de visitantes se mostraron más próximas de importantes destinos turísticos brasileños, donde las facilidades de acceso e infraestructura turística ofrecen mejores condiciones de recibir los flujos de visitantes. Así, el ecoturismo en las reservas particulares pasa a configurarse como producto que complementa la oferta turística regional, por ejemplo los destinos turísticos convencionales de “sol y playa”.

Otro aspecto importante en las reservas particulares de mayor visitación fueron las distintas formas de comunicación en Internet, disponible en diferentes idiomas, pues a pesar de que el público más frecuente es representado por los flujos de turistas locales y regionales, el público extranjero también se mostró presente en las reservas privadas brasileñas. Sin embargo, es bastante frecuente la ausencia de planificación ambiental y turística en las reservas particulares investigadas, identificándose prácticas turísticas poco organizadas y monitoreadas,  situación bastante distante de lo que implica el concepto de ecoturismo. Ello coloca en riesgo la efectividad de la relación entre la conservación ambiental y el uso sustentable de los recursos naturales por medio del ecoturismo.

Otro factor restrictivo del ecoturismo en esas reservas es que las dificultades financieras y la falta de apoyo fueron reconocidas como las principales limitantes que enfrentan los propietarios. Esto demuestra que los incentivos económicos y legales son aún insuficientes, configurándose en amenazas en una perspectiva a largo plazo, tanto para fines de conservación, como para la inserción del ecoturismo como actividad productiva. Por lo tanto, existe la necesidad de fomentar mayores estudios científicos y la creación de un registro de datos actualizados sobre el ecoturismo en las reservas particulares, con el objetivo de fortalecer los subsidios adecuados a la planificación y gestión de la actividad turística en las reservas privadas, garantizando así beneficios a la conservación ambiental y al desarrollo socioeconómico de las poblaciones involucradas. 

CONCLUSIONES

La inserción del ecoturismo en las reservas privadas brasileñas posee condiciones favorables por el gran potencial que representa este segmento en la integración de la actividad turística con objetivos conservacionistas, vinculados a la educación ambiental y a la investigación científica.

Las reservas particulares presentan una gestión más flexible y dinámica que las áreas protegidas públicas[4] brasileñas, en virtud de sus características jurídico-administrativas. De esta forma, se muestran más adecuadas en la búsqueda de alternativas socioeconómicas locales y en la realización de cooperaciones público-privadas, ofreciendo condiciones favorables a la inversión en ecoturismo. 

El ecoturismo en las reservas particulares puede garantizar subsidios financieros a la conservación de los ecosistemas brasileños, incentivando la integración público-privada en la gestión de las áreas naturales protegidas. Para alcanzar su potencial pleno, sin embargo, existe la necesidad de crear mecanismos de apoyo técnico y financiero que aseguren a los propietarios de las reservas particulares condiciones de invertir en las actividades de uso sustentable previstas en su legislación, garantizando la conservación ambiental del área a largo plazo.

Además de eso, la inserción del ecoturismo en las reservas particulares puede significar una importante contribución en la distribución del creciente flujo de visitantes en las unidades de conservación brasileñas, diversificando la oferta de experiencias educativas y recreativas al visitante en su contacto con la naturaleza preservada, hoy aún concentrada  en los parques nacionales. También hay beneficios en cuanto a las posibilidades que el ecoturismo puede generar en la diseminación de la conciencia ambiental y en el desarrollo sustentable de las comunidades involucradas con las reservas. 

Hay casos bien exitosos de inserción del ecoturismo en las reservas particulares brasileñas, que pueden servir de ejemplo a la gestión de la actividad en estas áreas, mostrando que el ecoturismo puede ser legitimado por las prácticas y beneficios que producen a las áreas protegidas y poblaciones. Sin embargo, aún es necesario el entendimiento de la importancia de la planificación y de la gestión de la actividad ecoturística vinculada a los objetivos de conservación ambiental en las unidades de conservación, en especial en el caso de las reservas privadas.

Bibliografía citada

Beni, M. C. 2003. Análise Estrutural do Turismo. Editora SENAC São Paulo, São Paulo, Brasil.

BRASIL. 1994. Diretrizes para uma Política Nacional do Ecoturismo. EMBRATUR/MMA, Brasília, Brasil.

Brasil. 1996. Decreto Federal nº 1 922, de 5 de junho de 1996. Reconhecimento das Reservas Particulares do Patrimônio Natural. MMA/IBAMA, Brasília, Brasil.

Brasil. 2004. Lei Nº 9 985, de 18 de julho de 2000. Decreto Nº 4.340, de 22 de agosto de 2002.  Sistema Nacional de Unidades de Conservação da Natureza – SNUC. MMA/SBF, Brasília, Brasil.

Brasil. 2006. Decreto nº 5.746 de 5 de abril de 2006. Regulamento das RPPNs. MMA/IBAMA, Brasília, Brasil.

IBAMA/MMA - Instituto Brasileiro do Meio Ambiente e dos Recursos Naturais Renováveis/Ministério do Meio Ambiente. 1999. Manual Informativo do Programa Reservas Particulares do Patrimônio Natural – RPPN. IBAMA/MMA, Brasília, Brasil.

ICMBIO - Instituto Chico Mendes de Conservação da Biodiversidade. 2011. Unidades de Conservação. Disponível em: <http://www.icmbio.gov.br/biodiversidade/unidades-de-conservacao/categorias>. Acesso em: 13 out. 2011.

Langholz, J. 2002. Parques de Propriedade Privada. In: Terborgh, J. et al. (Orgs). Tornando os Parques Eficientes: Estratégias para a conservação da natureza nos trópicos. Ed. da UFPR/ Fundação O Boticário, Curitiba, Brasil. p. 197-212.

Martins, I.D.M. 2003. Influência das Políticas Públicas na criação das Reservas Particulares do Patrimônio Natural no Brasil. Dissertação (Mestrado em Política e Gestão Ambiental), Centro de Desenvolvimento Sustentável, Universidade de Brasília, Brasília, Brasil. 96 p.

Mesquita, C. A. B. 1999. Caracterización de las Reservas Naturales Privadas en América Latina. Dissertação (Mestrado), Programa de Educación para el Desarollo y la Conservación, Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, Turrialba, Costa Rica. 88 p.

Mesquita, C. A. B. 2004a. Viabilizando um sonho: captação de recursos e financiamento de projetos em reservas particulares do patrimônio natural. In: Borges, M. E; Castro, R. (orgs). RPPN: conservação em terras privadas, desafios para a sustentabilidade. Edições CNRPPN, Planaltina do Paraná, Brasil.

Mesquita, C. A. B. 2004b. RPPN da Mata Atlântica: um olhar sobre as Reservas Particulares dos Corredores de Biodiversidade Central e da Serra do Mar. Conservação Internacional, Belo Horizonte, Brasil.

MMA - Ministério do Meio Ambiente. 2011. Cadastro Nacional  de Unidades de Conservação (CNUC). Disponível em:

<http://www.mma.gov.br/sitio/index.php?ido=conteudo.monta&idEstrutura=119&idConteudo=9677&idMenu=11809>. Acesso em: 14 nov. 2011.

Morsello, C. 2001. Áreas São Paulo: protegidas públicas e privadas: seleção e manejo. Annablume/Fapesp, São Paulo, Brasil.

Pires, P. dos S. 2002. Dimensões do Ecoturismo. Editora SENAC São Paulo, São Paulo, Brasil.

Reservas Particulares. 2011. Cadastro Nacional de RPPN. Disponível em: <http://www.reservasparticulares.org.br/>. Acesso em: 14 nov. 2011.

Schiavetti, A. 2003. Aspectos da Estrutura, Funcionamento e Manejo da Reserva Particular do Patrimônio Natural “Ecoparque de Una”: Região Cacaueira do Sul da Bahia, Brasil. Tese (Doutorado em Ciências), Programa de Pós-Graduação em Ecologia e Recursos Naturais Centro de Ciências Biológicas e da Saúde, Universidade Federal de São Carlos, São Carlos, Brasil. 126 p.

Swift, B y Bass, S. (Org). 2003. Conservación Privada en Latinoaméricas: herramientas legales y modelos para el éxito.  Environmental Law-Institute/ Pronatura Asociación Civil. Ciudad de México, México. 173 p.

Theulen, V., Milano, M. y Nunes, M. 2003. Brasil - Socio en el país: Fundação O Boticário de Proteção à Natureza. In: Swift, B y Bass, S. (Org).   Conservación Privada en Latinoaméricas: herramientas legales y modelos para el éxito.  Environmental Law-Institute/ Pronatura Asociación Civil. Ciudad de México, México. p. 52-64.

Wiedmann, S.M.P. 2001. Reserva Particular do Patrimônio Natural – RPPN – na Lei Nº 9 985 / 2000 que institui o Sistema Nacional de Unidades de Conservação – SNUC. In: Benjamin, A.H. (coord.). Direito ambiental das áreas protegidas: o regime jurídico das unidades de conservação. Forense Universitária. Rio de Janeiro, Brasil. p. 400-424.

Wiedmann, S.M.P. 2002. As Reservas Particulares do Patrimônio Natural. In: Rodrigues, A. B. (org). Turismo e Ambiente: reflexões e propostas. Hucitec. São Paulo, Brasil. p. 37-43.

NOTAS

[1] Este artículo sintetiza algunas de las reflexiones de la disertación en la Maestría en Turismo de la Universidad de Caxias do Sul - UCS (2006), cuya investigación base contó con la participación de 14 RPPNs brasileñas, en las cuales el ecoturismo era una actividad existente. Además, se agrega información de la participación en diversos eventos sobre el tema y de la consulta a los datos oficiales disponibles en el Registro Nacional de RPPN (Reservas Particulares, 2011) y en el Registro Nacional de Unidades de Conservación (MMA, 2011).

[2] El carácter perpetuo o inalienable de la creación de una RPPN demuestra que su proceso de reconocimiento es irrevocable. En caso de venta, donación o repartición de las tierras, los futuros propietarios deberán comprometerse con los objetivos de las RPPNs.

[3] Las Unidades de Uso Sustentable corresponden a un grupo de siete categorías de unidades de conservación integrantes del SNUC, entre ellas las RPPNs, cuyo objetivo es “compatibilizar la conservación de la naturaleza con el uso sustentable de sus recursos naturales”.

[4] Los recursos obtenidos por las unidades de conservación públicas, provenientes de los bienes y servicios que generan (por ejemplo el gasto de visitantes) deben ser asignados conforme a la legislación (Brasil, 2004), demostrando que la gestión de esas áreas queda limitada a aspectos jurídicos y administrativos centralizados.