Herramientas

Estrategia de gestión integrada del área marina y costera protegida de multiples usos Francisco Coloane en la Región de Magallanes y Antartica Chilena

INTRODUCCIÓN

Las Áreas Marinas y Costeras Protegidas de Múltiples Usos son espacios bajo la protección oficial del Estado de Chile, en las que pueden conciliarse los principios de conservación del patrimonio ambiental, de preservación de la naturaleza y protección del medio ambiente, con el desarrollo sustentable de diversas actividades (Ministerio de Defensa Nacional, 2003). Para la gestión integrada de estas áreas protegidas se hace necesario contar con una estrategia que permita definir las actividades al interior del territorio, que contribuya a mantener las condiciones ambientales adecuadas, y que integre la participación de los actores relevantes de la zona.

Una característica importante de la implementación del Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane en la Región de Magallanes y Antártica Chilena fue su carácter altamente participativo. La iniciativa involucró, desde el inicio del proceso, a los actores relevantes y con intereses en el área, siendo este proceso innovador en la gestión de áreas protegidas en el país. El presente artículo sistematiza la experiencia señalada, rescatando la estrategia de gestión como contribución a la conservación de los espacios marinos y costeros.

ANTECEDENTES

El proyecto “Conservación de la Biodiversidad de Importancia Mundial a lo Largo de la Costa Chilena” del Gobierno de Chile, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el “Global Enviroment Facility” implementó en el país –entre los años 2005 y 2010- las tres primeras Áreas Marinas y Costeras Protegidas de Múltiples Usos. El objetivo fue avanzar en la creación de una red de protección del borde costero, en donde se integren el desarrollo nacional y la conservación de la biodiversidad. Para ello se optimizan las asociaciones público-privadas y la gobernabilidad local, y se fomentan las actividades productivas sustentables, que incrementen el desarrollo local, entre ellas el turismo de naturaleza.

Una de estas áreas fue la localizada en el centro del Estrecho de Magallanes, denominada Francisco Coloane, que contiene en su interior el primer Parque Marino del país. Un espacio único por su biodiversidad y su estado de conservación.

El proceso para la implementación del área protegida incluyó la generación de marcos jurídicos y legales para su administración, descentralizada y co-manejada por los actores locales. Esto implicó el fortalecimiento de las capacidades humanas y financieras para la creación de unidades de gestión y administración de carácter local y regional. También contempló la elaboración de una línea base de conocimiento científico, que permitiera identificar los objetos de conservación y sus ecosistemas, además de ser la plataforma para la elaboración del instrumento de gestión del área protegida: el Plan General de Administración (PNUD, 2009).

Figura 1. Bahía Mussel, Isla Carlos III. Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane, Chile

Los principios básicos que se consideraron en este proceso fueron la gestión integrada de los espacios marinos y costeros y el enfoque ecosistémico. Ambos con miradas innovadoras respecto de cómo se deben gestionar las áreas protegidas, considerando la planificación sobre ecosistemas y la sociedad como parte integral en el proceso, utilizando información científica y proponiendo un manejo adaptativo. El ordenamiento del borde costero siguió estos principios y resultó en una zonificación participativa, que recoge los postulados mencionados y que enriquece la gobernanza sobre estos territorios.

ESTRATEGIA DE GESTIÓN INTEGRADA

El Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane tiene una superficie superior a 67 000 hectáreas y está ubicada a más de 80 millas náuticas al suroeste de la ciudad de Punta Arenas, Provincia de Magallanes, Región de Magallanes y Antártica Chilena. Se encuentra emplazada hacia la porción occidental del Estrecho de Magallanes y comprende la Isla Carlos III y los fiordos y canales contiguos entre Paso Tortuoso y el este de las Islas Charles.

Para la implementación de esta área, desde el año 2005, se desarrollaron estudios de línea base, y se estableció un modelo de administración descentralizado, con participación pública-privada. Simultáneamente se diseñó un plan de infraestructura y se elaboró un plan general de administración, que establece el marco de acción del área protegida. Lo anterior involucró el ordenamiento del borde costero, realizando un proceso de zonificación en el área mediante una metodología innovadora e inexistente para áreas marinas en Chile, con un carácter altamente participativo.

Esta experiencia es muy relevante dadas las oportunidades que se proyectan a partir de su posible replicabilidad, relativas a la búsqueda de mayores niveles de participación ciudadana en la gestión integral del territorio. Con ello se aumenta la descentralización y proyecta el desarrollo local a partir de las características y necesidades de los involucrados[1], desde una perspectiva democrática. Ello constituye una nueva tendencia a nivel mundial (Barragán et al., 2008)[2]. En el entendido de que siempre se deben considerar las particularidades locales, la estrategia de gestión del área se hace cargo de conceptos, pasos y procedimientos generales (según la normativa vigente)[3], desde una lógica pública. Una estrategia que regule y se adelante a los mecanismos del mercado, salvaguardando la sustentabilidad, la cultura local y los intereses de todos los vinculados al territorio.

La gestión integrada del Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos toma en cuenta las complejidades sistémicas del territorio, rompiendo con la clásica separación del espacio marino del terrestre, considerando las interacciones entre ambos, así como los usos tradicionales y potenciales del mismo, vinculado cultura local y territorio.

GESTIÓN Y GOBERNANZA

Para asegurar el cumplimiento de los objetivos del área costero-marina Francisco Coloane, se debe implementar un Plan General de Administración que promueva, principalmente, la investigación científica, la educación ambiental y el desarrollo sustentable de actividades (como el turismo de observación y recreación), que se encuentren debidamente reguladas por los organismos competentes. Se han generado acuerdos y arreglos institucionales que permiten definir algunos elementos básicos para la gestión integrada del área protegida en cuestión. Entre ellos, los aspectos metodológicos, nomenclatura, mecanismos de formalización y responsabilidades, considerando como principios orientadores los estipulados por el enfoque ecosistémico y promoviendo la gobernanza costera. Se espera como resultado final el desarrollo sostenible de la zona marino-costera.

Estos enfoques se han utilizado en la gestión del área costero-marina Francisco Coloane por la complejidad en la propiedad, tuición y atribuciones públicas y privadas que están presentes en su territorio. Una dificultad que se consideró es la escasez de vínculos formales entre los instrumentos de gestión de los diferentes actores públicos (guías de manejo del Ministerio de Bienes Nacionales, planes de manejo de la Corporación Nacional Forestal, entre otros) que no propiciaba la sinergia para cumplir con los objetivos de conservación del área.

Figura 2. Estrecho de Magallanes. Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane, Chile

La propuesta de zonificación participativa tuvo los siguientes objetivos fundamentales:

· Propender a la preservación, conservación y restauración de zonas o territorios actualmente protegidos, de acuerdo a sus usos actuales y potenciales y sus características biológicas, ecológicas y culturales.

· Orientar el desarrollo equilibrado y sustentable, tanto desde el punto de vista ambiental como económico-social, de las diferentes actividades productivas que actualmente se desarrollan en el área y territorios adyacentes, de acuerdo a los intereses y objetivos regionales, locales y sectoriales.

· Propender a una adecuada compatibilización de las actuales y potenciales actividades que se realizan en el área protegida y los territorios aledaños (EULA, 2009).

ELEMENTOS DE LA GESTIÓN

Durante el desarrollo del Proyecto Conservación de la Biodiversidad de Importancia Mundial a lo Largo de la Costa Chilena se elaboraron para el área costero-marina Francisco Coloane los marcos jurídicos e institucionales. Además se formularon los instrumentos técnicos, tales como el plan general de administración, el plan de financiamiento y el plan de inversión.

Adicionalmente se sentaron las bases para conformar la Unidad de Gestión y Administración, integrada ésta por representantes tanto del sector público como privado, en especial las comunidades locales, inversionistas privados y operadores turísticos. Este ente administrativo conduce el desarrollo y ejecución del plan general de administración y realiza las acciones que aseguran la obtención de recursos humanos, financieros y de conocimiento, necesarios para la gestión del área. Para el área Francisco Coloane la unidad de administración corresponde a la Corporación para la Conservación del Borde Costero, que se encuentra en trámite.

Figura 3. Glaciar Santa Inés. Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane, Chile

También se difundieron los beneficios para los actores locales de la implementación de un área marina protegida, como la obtención de recursos sostenidos en el tiempo, el desarrollo de la economía local, su participación y empoderamiento en la utilización de dichos recursos, así como los beneficios de asociar actores privados y públicos. Con ello se pretendió fortalecer la conciencia respecto de la conservación de la biodiversidad marina y costera.

En el mismo proceso se creó una Comisión Regional de Áreas Marinas y Costeras Protegidas. La Comisión está constituida por representantes de la sociedad civil que realizan actividades en Francisco Coloane, como pescadores artesanales, inversionistas privados, operadores de turismo y organismos no gubernamentales. También participan organismos públicos con presencia en la región y competencia en estas materias. Entre estos se encuentran el Servicio Nacional de Pesca, Servicio Nacional de Turismo, Dirección General del Territorio y Marina Mercante, Oficina Técnica de la Comisión Regional de Borde Costero y Comisión Nacional del Medio Ambiente (hoy Ministerio del Medio Ambiente).

CONCEPTOS CLAVES

Los principios orientadores de la gestión del área protegida son:

· Manejo adaptativo, que describe el proceso de planificación de un área desde el diseño, manejo y monitoreo. Se entiende que un Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos es dinámica. Por lo tanto se debe mantener una constante revisión de sus instrumentos de planificación y de su gestión.

· Gestión integrada de los espacios marinos y costeros, identificada como un proceso continuo y dinámico, que vincula al gobierno, la comunidad, la ciencia, la administración, los intereses comunitarios y sectoriales. Se consideró imprescindible la participación de todos los actores y sectores involucrados en el territorio, con el fin de llegar a un acuerdo técnico y social, que permanezca más allá del ejercicio de planificación y que se demuestre permanentemente en la administración y gestión misma del área.

· Gobernanza costera, que busca fortalecer la capacidad directiva, favorecer la autogestión, fomentar la descentralización y los procesos de cooperación y coordinación, así como establecer las responsabilidades compartidas. Se potenció la participación de los actores claves del territorio desde el inicio, considerando una capacitación en conceptos de biodiversidad y gestión de áreas protegidas, fortaleciendo la identidad o sentido de pertenencia con el territorio, con el fin de lograr la administración descentralizada y el co-manejo.

· Enfoque ecosistémico, definido como una estrategia de gestión integrada que promueve de manera equitativa la conservación y el uso sostenible. Esto se aplicó puesto que se consideró el conocimiento científico y al ser humano como parte importante del proceso de zonificación, así como la planificación mas allá de los límites del área protegida, contemplando los territorios aledaños y las cuencas. Se definieron usos preferentes para el desarrollo de actividades compatibles con la conservación de la diversidad biológica del lugar, que permiten el uso de los servicios y bienes ambientales que proporciona el área.

· Zonificación participativa, que permite asignar usos, funciones, potenciales valores u objetivos a diferentes partes o porciones del territorio, con un componente altamente participativo. La participación de los actores involucrados en el territorio no es sólo consultiva, sino que proactiva.

Figura 4. Lobos marinos en Isla Carlos III. . Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane, Chile

CONCLUSIONES

Las Áreas Marinas y Costeras Protegidas de Múltiples Usos fundamentalmente representan una mirada innovadora en cuanto a la gestión integrada de las zonas marino-costeras. Estas nuevas figuras de protección, al menos en Chile, dan cuenta de una mirada ecosistémica, involucrando a la comunidad local, el manejo adaptativo y la dimensión espacio-temporal del territorio.

El ordenamiento territorial de estos espacios protegidos es un elemento relevante al momento de plantearse la gestión efectiva de los mismos. Al definir las zonas y usos preferentes mediante una zonificación participativa, se está estableciendo el marco de acción, los niveles de protección, el desarrollo de actividades en cada una de las zonas y los posibles negocios asociados a la valoración económica ambiental de los bienes y servicios ambientales del área.

La estrategia de implementación del área incorporó elementos innovadores, al instalar desde el inicio la participación de la sociedad civil, identificándola como gestora del área protegida, e iniciando un proceso de gobernanza marino-costera. Se intentó profundizar la descentralización en éstas áreas protegidas y desarrollar una conciencia territorial para democratizar las políticas públicas. En este sentido, el diálogo constante y horizontal resultó vital para la concreción de acuerdos en torno a la instalación y gestión del área protegida. La construcción de confianzas entre los actores claves, bajo un ritmo prudente y constante, brinda la posibilidad de avanzar de manera menos conflictiva y más rápidamente a lo largo de las distintas etapas de creación y gestión de estas zonas protegidas (PNUD, 2010).

Es fundamental como estrategia para consolidar las áreas marinas protegidas, replicar y/o transmitir lecciones aprendidas que permitan avanzar hacia la gestión integrada de estos territorios. Por esto es importante buscar mecanismos para demostrar, a quienes no están relacionados de forma directa con las Áreas Marinas y Costeras Protegidas de Múltiples Usos, su contribución en el logro de objetivos sociales y económicos para las comunidades locales y las regiones donde se encuentran insertas.

BIBLIOGRAFÍA CITADA

Barragán, J., Chica, J. y Pérez, M. 2008. Iniciativa andaluza (España) para la gestión integrada de zonas costeras (GIZC). Rev. geogr. Norte Gd. [online], N° 41 [citado 2010-12-07], Páginas 5-22.

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S07184022008000300001&lng=es&nrm=iso

 

EULA, Universidad de Concepción. 2007. Levantamiento y Análisis de Cartografía y Zonificación en el Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane, Punta Arenas, Chile.

Klein, J. 2005. Iniciativa local y desarrollo: respuesta social a la globalización neoliberal. EURE (Santiago) [online]. 2005, Vol. 31, N° 94 [citado 2010-12-07]. Páginas 25-39.

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S025071612005009400002&lng=es&nrm=iso>

Ministerio de Defensa Nacional. Subsecretaría de Marina. 2003. Decreto Supremo N° 276 Declaración Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos Francisco Coloane. Santiago, Chile.

PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo). 2009. Plan General de Administración del Área Marina y Costera Protegida Francisco Coloane. Proyecto Conservación de la Biodiversidad de Importancia Mundial a lo Largo de la Costa de Chile. Punta Arenas, Chile.

PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo). 2010. Reporte Final: De Proyecto a Política Pública. Proyecto Conservación del la Biodiversidad de Importancia Mundial a lo Largo de la Costa Chilena. Ocho libros Editores, Santiago, Chile.

NOTAS

[1] Sobre este punto Klein (2005) puntualiza: “Lo local no corresponde a un lugar determinado, sino que a un sistema de actores que se conciertan porque tienen una identidad común con respecto a un territorio, una conciencia territorial que les lleva a asociarse y a realizar proyectos en asociatividad [...]. Como se ha dicho, la referencia a lo local se impone en la planificación territorial y en el ordenamiento del territorio a partir de los años ‘80, remplazando así al desarrollo regional centrado en el Estado. Lo que en su momento fue una perspectiva alternativa, una innovación, se ha transformado en un marco de referencia importante para las políticas públicas y para la intervención en lo que respecta al territorio” (Klein, 2005)

[2] Con respecto a la importancia de instrumentos que faciliten los cambios de paradigmas en la gestión del territorio, en el marco de una profundización democrática, Barragán et al.(2008) señalan: “Se necesitan guías que faciliten la búsqueda de senderos, y el tránsito de un modelo de gestión a otro, y alternativas entre las que poder elegir. Además, se da por descontado que el liderazgo necesario para iniciar el camino debería surgir desde el ámbito público de actuación, y no de las posibilidades que, de forma graciosa, quiera conceder el mercado.”.

[3] “La meta principal de la estrategia andaluza de gestión integrada de zonas costeras no es tanto concretar qué hay que hacer en relación a las actividades humanas y recursos del litoral y del medio marino, sino cómo podemos organizarnos de manera que, con posterioridad, se tomen las mejores decisiones posibles” (Barragán et al., 2008).