Descarga
Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
642 Kb.
Autor
 
Herramientas

EVALUACIÓN Y PROPUESTA DE MODELO DE GESTIÓN EN LOS HUMEDALES RAMSAR, APLICADO EN EL SUBSISTEMA MARINO COSTERO DEL ECUADOR.

Introducción

La gestión en humedales del Ecuador está liderada por el Ministerio del Ambiente, entidad que ejecuta las políticas relativas a los humedales a través de los procesos de ecosistemas frágiles identificados en la (Política Nacional de Biodiversidad, 2000); dentro de las resoluciones de la Convención Ramsar respecto a la declaratoria de Humedales de Importancia Internacional, se recomienda que de preferencia estos sitios se encuentren dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de cada país signatario. El Ecuador cuenta con un total de 13 sitios Ramsar o Humedales de Importancia Internacional, distribuidos por regiones climáticas de la siguiente manera: en la Costa ocho, en la Sierra tres, en el Oriente uno, e Insular uno.

Los humedales de Importancia Internacional de la región Costa están distribuidos para su administración dentro del Subsistema Marino Costero y jurisdiccionalmente manejado por organizaciones no gubernamentales en apoyo de los organismos seccionales, con la coordinación del Ministerio del Ambiente. Desde el Norte de la Costa del Ecuador en la provincia de Esmeraldas los humedales de Importancia están la Reserva Ecológica Manglares Cayapas Mataje y la Laguna de Cube dentro de la Reserva Ecológica Mache Chindul; en Manabí la ciénaga La Segua y el Parque Nacional Machalilla, en Los Ríos El Humedal Abras de Mantequilla, en Guayas La Isla Santay y la Reserva Ecológica Manglares Churute, y en El Oro el Refugio de Vida Silvestre Isla Santa Clara.

El presente estudio evaluará los procesos de gestión en Humedales que se desarrollan por parte de los tomadores de decisión en la región Costa, cuyo resultado permitirá reconocer los logros obtenidos en la gestión desde el momento de su inclusión como Humedal de Importancia Internacional y las dificultades de implementar procesos relativos a la conservación de Humedales.

La (Constitución Política del Ecuador, 2008) en la Sección Tercera del Patrimonio Natural y Ecosistemas en sus Art. 404 dice: "El patrimonio natural del Ecuador único e invaluable comprende, entre otras, las formaciones físicas, biológicas y geológicas cuyo valor desde el punto de vista ambiental, científico, cultural o paisajístico exige su protección, conservación, recuperación y promoción. Su gestión se sujetará a los principios y garantías consagrados en la Constitución y se llevará a cabo de acuerdo al ordenamiento territorial y una zonificación ecológica de acuerdo con la ley" y; Art. 405 dice: "El Sistema Nacional de Áreas Protegidas garantizará la conservación de la Biodiversidad y el mantenimiento de las funciones ecológicas. El Sistema se integrará por los Subsistemas, estatal, autónomo, descentralizado, comunitario y privado, y su rectoría y regulación será ejercida por el Estado. El Estado asignará los recursos económicos necesarios para la sostenibilidad financiera del sistema y fomentará la participación de las comunidades, pueblos y nacionalidades que han habitado ancestralmente las áreas protegidas en su administración y gestión. Las personas naturales o jurídicas extranjeras no podrán adquirir a ningún título tierras o concesiones en las áreas de seguridad nacional ni en las áreas protegidas de acuerdo con la ley". El manejo de los ecosistemas frágiles como los humedales dentro del Ministerio del Ambiente es incipiente y se circunscribe específicamente a los manglares, habiéndose desarrollado valiosos cuerpos legales para la conservación de los mismos. Son 17 tipos de humedales existentes en el Ecuador (Informe de Biodiversidad 2000), de un total de 19 tipos a nivel mundial (Shaffer 2005). No se conoce si las múltiples Resoluciones de la Convención Ramsar con las herramientas de gestión pertinentes, ha logrado empoderarse en el trabajo del tomador de decisión en las Reservas o en el conglomerado de técnicos que trabajan en el manejo de ecosistemas, estén estos o nó dentro del Patrimonio Natural del Estado.

En la Propuesta Política Costera del Ecuador elaborada por el (PMRC, 2007) en su Política 4 dice: Reconociendo que es necesario mantener los dinámicos flujos y procesos naturales que enlazan la tierra y el mar, pues la biodiversidad costera y marina es fundamental para la subsistencia y desarrollo del país.

El Estado ecuatoriano asegurará la conservación de la biodiversidad costera y marina. Se entiende por conservación la preservación de ambientes y especies frágiles o esenciales, el aprovechamiento sustentable de los recursos y bienes naturales, y la restauración de ambientes y poblaciones silvestres que hayan sido afectadas por efectos naturales o humanos.

Para lo cual Se ampliará y robustecerán las áreas marinas y costeras protegidas. Para cuyo efecto:

  1. Antes de 2010 se organizará y afianzará un subsistema de áreas marinas y costeras protegidas conformado por unidades representativas que colectivamente conformen redes funcionales y resilentes que generen beneficios ambientales, sociales y económicos para la sociedad. El subsistema incluirá diversas categorías de manejo (incluyendo áreas de uso múltiple y preservación estricta) y formas de propiedad y gobernanza (como áreas de conservación administradas por grupos locales). Las redes nacionales se integrarán a las iniciativas regionales para contribuir a la conservación de los grandes ecosistemas marinos.
  2. Como parte de la estructuración del subsistema se fortalecerá la gestión de las áreas marinas y costeras protegidas existentes. Todas las áreas deberán tener plan de manejo, personal suficiente y mecanismo de financiamiento antes de 2010.
  3. Se ampliará la cobertura de áreas marinas y costeras protegidas, de tal forma que cubran al menos 5% del mar territorial ecuatoriano y la zona costera para el año 2012 y al menos 20% de éstas áreas para el año 2025. Como parte de este proceso se preservará, mediante áreas de protección estricta, al menos 20% de cada hábitat costero y marino del país. También se establecerán áreas protegidas oceánicas dentro de la jurisdicción nacional.

Se formularán encuestas y entrevistas a los tomadores de decisión que permitirán identificar las variables las que ayudarán a lograr los objetivos del presente estudio, además de la recolección de información bibliográfica, producida a nivel nacional e internacional y la revisión de los cuerpos legales que permitan direccionar las mejores alternativas para el logro de los resultados.

Se espera lograr un modelo de Gestión para la administración de los Humedales de Importancia Internacional dentro Patrimonio Nacional del Estado para el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y del Subsistema Nacional de Áreas Marino Costeras.

 

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Siendo el Ecuador país signatario de la Convención Ramsar no ha desarrollado estrategias de aplicación de herramientas para la gestión de conservación de los humedales  en los sitios Ramsar que están dentro  del Patrimonio Nacional del Estado,  el Subsistema Marino Costero y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Por lo tanto es necesario evaluar la gestión de conservación  de estos humedales dentro del Patrimonio Nacional del Estado, el Subsistema Marino Costero, para proponer mecanismos sinérgicos de gestión entre los insumos técnicos generados por la Convención Ramsar y los planes de manejo actuales.

La escasa aplicación de los principios de la Convención Ramsar en el Ecuador genera el poco conocimiento de los humedales de Importancia Internacional. Los humedales dentro de las áreas marino y costera no son manejados racionalmente lo que provoca que estos ecosistemas se los haya encasillado como ecosistemas frágiles.

Las áreas marinas y costeras que mantienen actividades extractivas inadecuadas, responden a la carencia de estrategias de manejo participativo. El poco interés político por parte de los tomadores de decisiones respecto a la implementación de la Convención Ramsar en las áreas marinas y costeras, ha generado que estas sean manejadas de manera aislada.

 

 

 

EVALUACIÓN DE LA SITUACIÓN PROBLEMA

El Ecuador mantiene catorce humedales de Importancia Internacional cuya superficie es de 285 997,43has, que representan el 1.1% de la extensión territorial del país, diez sitios Ramsar se encuentran dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, nueve en la región costa, siete con injerencia marino costera, cinco continentales y dos insulares océanicos. Los sitios declarados Humedales de Importancia Internacional que no ocupan la superficie total del área protegida son: la REMACAM (no incluye las piscinas camaroneras y la zona de bosque tropical); Laguna de Cube en la Reserva Ecológica Mache Chindul, solo el espejo de agua de la laguna es sitio Ramsar; y la zona marina del Parque Nacional Machalilla que incluye sus playas, islas e islotes. La actualización de las Fichas Informativas Ramsar se ha realizado para todos los Sitios Ramsar señalados, Ramsar, 2011.

Para la evaluación de la Implementación de la Convención Ramsar en los ocho humedales solo fue posible emplear esta evaluación en siete humedales con interrogantes relativos a la aplicación de los principios de la Convención Ramsar en las áreas protegidas marino costeras que mantienen humedales de importancia internacional, a excepción de la Reserva Ecológica Mache Chindul por ser netamente continental. Los sitios Ramsar como Abras de Mantequilla y la Ciénaga La Segua, se han considerado por tener influencia de las mareas, desde el río Vinces y el Chone respectivamente.

La sistematización de la información refleja que las sinergias entre el manejo de los sitios Ramsar o Humedales de Importancia Internacional en las áreas protegidas del Ecuador, no existe o es incipiente, la incipiente aplicación de los mecanismos del Programa de Comunicación y Concienciación del Público (CECOP), 12 y13% por parte de los técnicos a cargo de estas áreas.

· De las ocho áreas protegidas marino costeras, dos desarrollan procesos de educación ambiental, en tres se trabaja en capacitación, promoción y difusión, dos imprimen materiales educativos alusivos a Ramsar y una cuenta con un club ecológico.

· La infraestructura turística está poco desarrollado, es decir en el 71% de las ocho áreas marino costeras, la cartografía como elemento para la toma de decisiones, está presente en el 54% de las áreas en estudio, de la cual solo el 46% es útil. El manejo costero integrado para las áreas marino costera solo se ha focalizado en la gestión y el control 25 y 15 % respectivamente.

· La identificación de las amenazas para la Reserva tiene un mayor porcentaje atribuido a la contaminación por desechos líquidos y sólidos 33%, seguido de la agricultura 27%, y el crecimiento poblacional 13%.

· La interrogante respecto a la utilización de instrumentos políticos o técnicos de la Convención Ramsar fue respondido casi en un 50% de manera afirmativa y negativa para la mitad de las áreas, es así que la REMACAM, Machalilla, La Segua, Santay y Abras de Mantequilla son los sitios donde sí se han utilizado estos instrumentos; las razones responden a las acciones desarrolladas por parte de los técnicos que manejan la Convención desde la Dirección Nacional de Biodiversidad y la Subsecretaría de Gestión Marino Costera, quienes han incidido en el desarrollo de acciones puntuales para estas áreas.

EVALUACIÓN DE LOS PLANES DE MANEJO EN LAS ÁREAS MARINAS COSTERAS QUE MANTIENEN SITIOS RAMSAR EN EL ECUADOR.

Los instrumentos legales para las áreas marino costeras sometidas a evaluación, reflejan que tres áreas tienen detallado cómo implementar acciones vinculadas con la legislación ambiental del Ecuador, las áreas restantes carecen de los mismos.

La metodología empleada en la evaluación de los planes de manejo consistió en otorgar un conjunto de cuatro variables relativas a: Identificación de las formas de organización social dentro del área o en la zona de influencia, el considerar las opiniones de las comunidades asentadas en estos sitios, el reconocimiento de las comunidades dentro del sitio y la participación de los técnicos del MAE en el proceso. Los resultados obtenidos reflejaron que la REMACAM y Machalilla son las únicas áreas que respondieron de manera afirmativa a todos los cuestionamientos planteados, sin embargo, el Parque Nacional Machalilla aclaró que solo se trabajó con los actores del componente marino. El caso de la ciénaga

La Segua tiene el porcentaje más bajo 7%, siendo solo afirmativo el tema de reconocimiento de las comunidades asentadas dentro del área o en la zona de influencia, además, señala que el Plan de Manejo no describe las formas de organización asentadas en el sitio y manifiesta que desconoce que se haya elaborado cartografía con información de las comunidades.

Se requirió el diagnóstico de los planes de manejo con la presentación de cuatro parámetros a elección de los responsables de áreas que participaron en la evaluación, cinco coincidieron en que los diagnósticos de los planes de manejo son reales, a excepción de Abras de Mantequilla y Churute, áreas que tienen deficiencias porque en la primera se realizó un Plan Piloto solo para 800 has., cuando el sitio tiene una superficie de 67 000 has., y para el caso de Churute los datos proporcionados no responden a la realidad del sitio en el año 1991.

Respecto a la calidad de los diagnósticos, se solicitó se incorpore los parámetros más importantes y que sustente la respuesta positiva.

Los parámetros descritos fueron:

· realidad social, inventario de flora y fauna, aspecto ecológico regional, aspectos socioeconómicos, aspecto cultural y parámetros físicos.

· La REMACAM identificó los cinco parámetros en su Plan de Manejo, seguido por Santa Clara y Machalilla atribuyéndose a Santay y la ciénaga La Segua solo tres parámetros.

· El contenido de los planes de manejo en los siete sitios se mantiene con porcentajes similares respecto a un total de seis ítems comprendidos entre los objetivos del manejo, la visión, zonificación, subzonas, cartografía temática y aspectos normativos.

· Las escalas cartográficas 1:50.000, son utilizadas solo por cuatro áreas; la REMACAM, la ciénaga de La Segua y Churute, carecen de esta información, además de no usarse ninguna otra escala. Machalilla añadió otra escala (1:25.000); la escala 1:10.000 no es utilizada por ninguno de los sitios.

· De los siete Sitios Ramsar cinco presentan subprogramas en sus planes de manejo, cinco cuentan con tabla de presupuesto y seis con cronograma de actividades.

Los programas nombrados por los responsables de área son:

Gestión Administrativa, Sostenibilidad Financiera, Gestión Participativa,

Desarrollo Comunitario,  Gestión Ambiental y Restauración de Bosques Nativos.

 ver mas detalles de metodologia en documento pdf

PROPUESTA DE ESTRATEGIAS DE UN MODELO DE GESTIÓN PARA LA ADMINISTRACIÓN DE LOS SIETE HUMEDALES MARINO COSTEROS DEL SISTEMA NACIONAL DE ÁREAS PROTEGIDAS

Se debe partir del criterio que un Sitio Ramsar no es una Reserva o área protegida, un Sitio Ramsar sí puede estar dentro de un área protegida o fuera de esta. La designación de un humedal como Sitio Ramsar es una oportunidad para financiar acciones de manejo. En el Proyecto PNUD/Arg 02/GEF 35 Fundación Ecos 2002, se enfatiza que la Convención de Ramsar se enfoca en la conservación de los aspectos hidrológicos.

Lo que se persigue es desarrollar una propuesta que brinde las herramientas necesarias para que el administrador del área, el responsable o jefe pueda implementar acciones en pro de la conservación integral del área. Así como también un marco político que se fortalezca con el rescate de los humedales dentro de un Subsistema para las áreas marino costeras y sus ecosistemas frágiles.

 La Política de los Ecosistemas Andinos del Ecuador presenta las Políticas para los Humedales Alto Andinos y Políticas Transversales para todos los ecosistemas andinos, siendo explícito en nombrar los páramos, bosques y humedales; se considera que dentro del concepto humedales están incluidos los ecosistemas marino costeros. La clasificación de ecosistemas marinos y costeros, detallada en el documento “La Biodiversidad del Ecuador Informe 2000”, nombra  a los ecosistemas marino costeros como playas, costas rocosas, acantilados, bahías, estuarios, lagunas costeras salobres, islas de barrera, planicies intermareales, deltas, dunas y planicies costeras; además hace una separación para los hábitats asociados como manglar, hábitats de aves marinas, aves playeras y aves migratorias; bajos, celdas de agua y afloramientos; los ecosistemas marinos: como islas, arrecifes, bancos aluviales, plataforma continental de fondos duros, plataforma continental de fondos suaves, talud continental, cañones submarinos, cordillera submarina y fosa oceánica. La propuesta de política debería ser tan amplia que incorpore ecosistemas en los cuales el Ecuador aún no ha dedicado esfuerzos investigativos para determinar características físico-biológicas de los mismos.

Las funciones políticas para la administración deben ser enroladas en procesos  mancomunados desde la Autoridad Administrativa Ramsar, recuperando la funcionalidad del Comité Nacional Ramsar, creado el 23 de diciembre de 2003, mediante Registro Oficial No. 238; dichas funciones también deben contar con las organizaciones gubernamentales seccionales, promoviendo que la memoria institucional de las Juntas Parroquiales, los Municipios y las Prefecturas se rescaten en cada cambio administrativo.  Uno de los mecanismos para lograr la inclusión de los actores de base es la conformación legal del Comité Regional de la Costa, el cual se encuentra establecido en el Decreto de creación del Comité Nacional Ramsar, y dentro de las acciones de rescate del mismo, se ha logrado crear un Reglamento para su funcionamiento que le da la facultad a los Responsables de Áreas Naturales Protegidas de co-presidir con el Subsecretario de Gestión Marina y Costera, el Comité Regional, además de incluir dentro de la conformación del mismo a entes seccionales como SENAGUA, MAGAP, el representante de la C-CONDEM, un representante científico técnico del sector público, un representante del PEAMCO, un representante de los Sitios Ramsar en la Región y otras personas naturales y jurídicas.

Se ha preparado un conjunto de propuestas de políticas para una futura organización de un Subsistema Marino Costero dentro del Patrimonio de Áreas Naturales del Estado (PANE).

PROPUESTA DE POLÍTICA PARA LOS ECOSISTEMAS MARINO COSTEROS DEL ECUADOR.

1.  El Estado Ecuatoriano desarrollará un Subsistema de áreas marino costeras que incorpore a todos los ecosistemas marino costeros, partiendo de los criterios del enfoque ecosistémico y que responda a las siguientes clasificaciones: ecosistemas marino costeros, hábitats asociados y ecosistemas marinos.

2.   El Estado Ecuatoriano integrará los ecosistemas terrestres y marinos dentro de áreas marino costeras, haciendo énfasis en la incorporación de humedales frágiles como los manglares, las dunas y los arrecifes de coral, los bosques secos tropicales y las lagunas costeras. 

3.   El Estado Ecuatoriano integrará dentro de las clasificaciones, consideraciones especiales para el manejo, a aquellos ecosistemas marino costeros que respondan a la descripción de los 17 tipos de humedales en el Ecuador, en base al levantamiento de información cartográfica de cada uno de los ecosistemas de la región Costa.

4.    El Estado Ecuatoriano dispondrá de fondos económicos que se destinarán a la implementación de estas políticas y sus estrategias mediante la participación colectiva de los diferentes organismos competentes dentro de su jurisdicción política. La educación y la participación local será el principal mecanismo para la implementación de esta política.

ESTRATEGIAS

a. El Subsistema de áreas marino costeras propende integrar los diversos tipos de ecosistemas: marino costero, hábitats asociados y marinos que se encuentran fuera del SNAP, los integrará con visión de producción y por cuencas y subcuencas hidrográficas.

b. Los tipos de humedales representados o subrepresentados en este subsistema, responderán a procesos administrativos mancomunados que den la oportunidad de ser manejados por parte de las Juntas Parroquiales a través de los Comités de Gestión que existan o hayan sido creados en los Sitios Ramsar.

c. Los ecosistemas marino costeros, hábitats asociados, y marinos que se encuentren fuera del SNAP, en sus límites, o hayan sido fragmentados, serán considerados como corredores biogeográficos, así como también los ecosistemas que se encuentren entre áreas protegidas. La administración de estos sitios es conjunta a través de mancomunidades.

Desarrollo de mancomunidades teniendo como elemento directriz el diagnóstico de la riqueza ecosistémica de cada cantón, lo que incluirá la participación de las Juntas Parroquiales como decisores de la conservación de los servicios ambientales.

ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL PARA LAS ÁREAS PROTEGIDAS MARINO COSTERAS CON HUMEDALES DE IMPORTANCIA INTERNACIONAL.

Se debe partir desde la concepción estructural del manejo de las áreas, como está conformado el equipo de trabajo y las funciones de cada uno de los funcionarios.

En áreas muy grandes hay que combinar las categorías y hasta los niveles de administración para tener el manejo más apropiado para el área. Esto va a ser una decisión a lo largo del proceso de planificación del manejo. De ahí la necesidad de contar con más personal especializado, que asuma roles con enfoque ecosistémico. El perfil para el manejo de un área protegida con humedales designados como Sitios Ramsar, es para profesionales especialistas en Manejo Costero Integrado y Turismo, y en Manejo de Ecosistemas Terrestres; estos profesionales deben tener la capacidad de desarrollar sinergias entre el manejo de las microcuencas bajas del área protegida y la funcionalidad de las mismas en el litoral, proveyendo directrices para la toma de decisiones respecto a la influencia que ejerce el agua dulce en las desembocaduras de los ríos o "bocanas", en las lagunas costeras y en los manglares.

Las áreas protegidas con Humedales de Importancia Internacional y que presentan estas características ecosistémicas son: aquellas localizadas al norte de Esmeraldas con ecosistemas estuarinos y bosque húmedo tropical; el Parque Nacional Machalilla, que mantiene playas, bosque seco tropical, islas y arrecifes de coral en formación, y la Reserva Ecológica Manglares Churute con sus bosques de transición, un sistema lagunar y un estuarino. Hay que tomar en cuenta que en conjunto con el Especialista de Manejo de ecosistemas terrestres, se requiere de capacidades para el desarrollo óptimo de las actividades que se contemplen en los planes de manejo y la habilidad para lograr actualizar los mismos.

La composición multidisciplinaria dentro de un área protegida es de vital importancia para lograr la gestión local y mantener bases de datos que permitan la toma de decisiones en el largo plazo

ASUNTOS CLAVES PARA EL MANEJO INTEGRADO DE ÁREAS CON ENFOQUE ECOSISTÉMICO:

Fuente: (Quevedo, 2011)

A nivel de gestión, se deben considerar estos asuntos claves, convirtiéndolos en paradigmas que deben ser priorizados, para evitar que solo queden en teorías, y transformándolos en metas que permitan visualizar la gestión conjunta en los diferentes estamentos y ámbitos más locales. A continuación se detallan un listado de retos que debe enfrentar el responsable de área junto a la máxima autoridad ambiental para el logro del Subsistema Marino Costero.

  1. Fortalecer al interior del Ministerio del Ambiente las funciones del Responsable de Área Protegida respecto al manejo de humedales, promoviendo su importancia a nivel de Direcciones Regionales. 
  2. Desarrollar acciones tripartitas entre SENAGUA, Municipios y las Juntas Parroquiales  para impulsar la conservación de los humedales.
  3. Identificar  la importancia de los distintos ecosistemas marino costeros (diversidad de humedales)  aledaños a las áreas protegidas marino costeras. 
  4. La construcción de megaproyectos vinculados con hidrocarburos e hidroeléctricas, debe ser manejada en base de los principios de la Convención Ramsar.
  5. Los cambios provocados a los humedales marino costeros por el cambio climático.
  6. Los procesos de contaminación en la cuenca baja provocados en la parte alta de la cuenca.
  7. Función de conectividad entre áreas terrestres del SNAP y los humedales del subsistema de áreas marino costeras.

PROPUESTA DE UN SUBSISTEMA DE MANEJO INTEGRADO DE ÁREAS CON ENFOQUE ECOSISTÉMICO.

La oferta de manejo para las áreas con ecosistemas frágiles que están fuera del SNAP, mediante la creación de un Subsistema de áreas marino costeras manejadas en base a las categorías de la UICN, podría ser una opción, considerando que estas categorías permiten que grupos humanos estén directamente interactuando con los procesos de administración ambiental de los recursos naturales en las áreas protegidas o de conservación.

Desde el punto de vista ecosistémico, la administración de los manglares como una unidad biológica se da por procesos legales existentes para la protección de los bosques de manglar, no así otras formaciones vegetales y ecosistemas como los matorrales secos, las lagunas costeras, los arrecifes de coral, islotes, islas, las playas arenosas y las playas rocosas. Si bien, todos son patrimonio del Estado y se ha establecido que son inalienables, imprescriptibles e inembargables, estos ecosistemas marinos costeros no están protegidos legalmente en el Ecuador.

La propuesta se enfoca en fortalecer acciones de manejo conjugando con los organismos seccionales y las Juntas Parroquiales, donde se reconozca el derecho al desarrollo sostenible en áreas que están fuera del SNAP, pero que mantienen biodiversidad y corresponde a todos los actores involucrados precautelar su integridad y vigilar las acciones que se den en los mismos.

No se trata de sobrecargar las actividades laborales a un solo responsable de área como existe actualmente, se trata de mejorar la administración de los ecosistemas en las áreas protegidas marino costeras. La necesidad de que el número de empleados idóneos se incremente en la función pública, debe ser visualizada como una estrategia de prevención para la sostenibilidad de los recursos naturales, cuyo fin es promover la seguridad alimentaria del país.