Descargar
Tamaño total de la descarga:
124 Kb.
Autor
  • Jamison Ervin (a) y Sarat Babu Gidda (b)
  • (a) Project Manager, UNDP/GEF Early Action Grants on the CBD Programme of Work on Protected Areas jervin@sover.net
  • (b) Program Officer, CBD Programme of Work on Protected Areas
 
Herramientas

FORTALECIMIENTO DE LAS CAPACIDADES NACIONALES PARA IMPLEMENTAR EL PROGRAMA DE TRABAJO EN ÁREAS PROTEGIDAS: ELEMENTO DEL ÉXITO

INTRODUCCIÓN

En 2004, 187 Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica aprobaron un conjunto de metas ambiciosas y de largo alcance, llamadas “Programa de Trabajo en Áreas Protegidas”. Este programa mundial sin precedentes compromete a todos los países a una serie de objetivos y acciones específicas que apuntan a establecer amplias redes de áreas protegidas a nivel nacional y regional, financiadas de manera sostenible y administradas de manera efectiva.

Muchas de estas acciones incluían objetivos y plazos específicos. Los siguientes son tres ejemplos:

  • Para el 2005, evaluar las necesidades financieras de los sistemas de áreas protegidas.
  • Para el 2006, análisis completo de la brecha en los sistemas del áreas protegidas a nivel nacional y regional.
  • Para el 2006, evaluar el tipo y aplicabilidad de potenciales formas de gobernabilidad (CDB, 2007).

A pesar de que muchos esperaban que los gobiernos, donantes, comunidades y organizaciones medioambientales se involucraran en el Programa de Trabajo, la real implementación para mediados de 2010 ha quedado muy lejos de las expectativas. La mayoría de los plazos han ido cambiando, con sólo niveles moderados de implementación. La Figura Nº 1 muestra un número de grandes brechas en la implementación del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. Por ejemplo, existen grandes brechas en la evaluación del valor de las áreas protegidas, la integración de las áreas protegidas al paisaje más extenso, paisaje marino y planes sectoriales, y la evaluación de los costos y beneficios de las áreas protegidas. Además, muchos de los elementos que muestran un progreso moderado, están distribuidos de manera desigual a lo largo de las sub-regiones. Por ejemplo, en América Latina, la mayoría de los países han realizado un progreso significativo y sostenible en la evaluación de las brechas ecológicas, mientras que en África del Norte, pocos países lo han hecho. Esta Figura muestra el progreso en cada uno de los principales elementos del Programa de Trabajo1.

INGRESAR TABLA 1 AQUÍ

Al evaluar los factores que limitan la total implementación, la Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica concluyó que la falta de capacidades para llevar a cabo acciones claves era uno de los obstáculos principales y fundamentales para poder implementar de manera efectiva el Programa de Trabajo. Algunas decisiones intergubernamentales recientes han reconocido la necesidad de aumentar los esfuerzos para el fortalecimiento de capacidades. Por ejemplo, una revisión hecha en el 2010 de la implementación del Programa de Trabajo identificó la falta de capacidades como una de las principales razones por las cuales el programa no ha sido implementado en su totalidad (CDB, 2010).

LIMITACIONES DE LAS CAPACIDADES

Existe una variedad de limitaciones en las capacidades individuales e institucionales para la implementación efectiva del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. La primera es financiera. Muchos países, particularmente los “Países Menos Desarrollados” y los “Pequeños Estados y Territorios Insulares en Desarrollo”, poseen presupuestos muy limitados para llevar a cabo las acciones incluidas en el Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. Evaluar las brechas ecológicas, evaluar y fortalecer la efectividad de la gestión, y desarrollar planes financieros sostenibles requiere de importantes recursos financieros. La segunda es técnica. Existen más de una docena de evaluaciones señaladas en el Programa de Trabajo, muchas de las cuales requieren habilidades y recursos técnicos. Por ejemplo, evaluar brechas ecológicas en una red nacional de áreas protegidas, comúnmente requiere de fluidez en los sistemas de información geográfica y el software computacional que pueda analizar los resultados. Este elemento también requiere de un sistema exhaustivo de almacenamiento y monitoreo de grandes y complejos grupos de datos a través del tiempo. La tercera es recursos humanos. Muchos países no tan sólo carecen del presupuesto para llevar a cabo acciones claves de manera frecuente, sino que tampoco cuentan con el personal suficiente para realizar el trabajo. En muchos países, esta escasez es exacerbada por los recortes de personal. La cuarta es administrativa y de comunicación. En muchos países las capacidades para reunir y administrar los fondos de los donantes, comunicarse de manera efectiva con el Convenio sobre Diversidad Biológica, y llevar a cabo otras tareas administrativas es muy limitada.

Debido a estas limitaciones en las capacidades, han existido varias iniciativas nacionales, regionales y mundiales coordinadas, para fortalecer las capacidades de los países en la implementación del Programa de Trabajo. En adelante se resumen estos esfuerzos, y se identifican los próximos pasos para el fortalecimiento de las capacidades.

ESFUERZOS PARA FORTALECER LAS CAPACIDADES DE IMPLEMENTAR EL PROGRAMA DE TRABAJO EN ÁREAS PROTEGIDAS

  • Garantizar que cada país tenga un centro de coordinación: En una reciente reunión intergubernamental, las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica recomendaron que cada país tuviese un centro de coordinación específicamente para el Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. Este centro de coordinación es responsable de la comunicación de las áreas protegidas, tanto externamente con la Secretaría del Convenio, como internamente con agencias y funcionarios clave de gobierno. Tener un centro de coordinación dedicado específicamente a las áreas protegidas ha permitido que los países se comuniquen más efectivamente con respecto a los temas clave, que reciban información oportuna relacionada con las oportunidades de financiamiento, y una comunicación sin complicaciones con los países vecinos. Desde que se tomó la decisión en 2008, se han identificado cerca de 150 centros de coordinación de áreas protegidas2.
  • Convocar talleres regionales: La Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica, en asociación con un número de organizaciones, sostuvo cerca de 20 talleres regionales en todo el mundo con el objetivo de aumentar el entendimiento de las diferentes actividades del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas y proporcionar información técnica básica sobre cómo implementar las evaluaciones clave que contiene el programa. Estos talleres han ayudado a los centros de coordinación para las áreas protegidas a reunirse entre sí y aprender acerca de enfoques innovadores provenientes de países vecinos, y han aumentado el nivel básico de entendimiento sobre los temas clave de las áreas protegidas dentro de cada región.
  • Realizar talleres técnicos-temáticos: Además de convocar talleres regionales, la Secretaría de la Convenio sobre Diversidad Biológica también trabajó con muchas organizaciones y agencias para realizar talleres técnicos más enfocados en asuntos tales como la valoración de las áreas protegidas, evaluación de la brecha ecológica, evaluación de la eficacia de la gestión, e integración de las áreas protegidas. Estos talleres reúnen experiencia técnica proveniente de diversos países, proporcionan las herramientas y técnicas necesarias para completar las evaluaciones clave, y ayudan a identificar prácticas recomendadas e innovaciones recientes.
  • Crear redes de aprendizaje: En muchas regiones, ya existe una red de aprendizaje. Por ejemplo, en la región del Pacífico, una agencia intergubernamental llamada SPREP (Programa Ambiental para la Región del Pacífico Sur), ya mantiene regularmente mesas de reunión y ayuda a los países miembros a comunicarse entre sí. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo recientemente trabajó con esta agencia para convocar una sesión de revisión de pares sobre las prácticas recomendadas en la realización de las evaluaciones de la brecha ecológica, a lo largo de una docena de naciones de las Islas del Pacífico. Fortaleciendo las redes de aprendizaje existentes, los planificadores pueden asegurar que sus esfuerzos de capacitación se sostengan a través del tiempo.
  • Enfocarse en el apoyo de organizaciones no gubernamentales: Las organizaciones no gubernamentales han desempeñado un papel decisivo ayudando a los países con la implementación del Programa de Trabajo. Organizaciones tales como Conservación Internacional, The Nature Conservancy, The World Wide Fund for Nature, BirdLife y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre, han organizado sus esfuerzos de capacitación en áreas protegidas en beneficio del Programa de Trabajo. El resultado es un nivel de cooperación sin precedentes entre estas organizaciones, y los beneficiados son aquellos países que dependen de las organizaciones no gubernamentales para que éstas entreguen capacidades técnicas y recursos humanos.
  • Convocar asociaciones mundiales: En el 2006, la Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica convocó a un pequeño grupo de organizaciones no gubernamentales para discutir de manera conjunta ideas sobre cómo fortalecer las capacidades. Lo que comenzó como una pequeña asociación con pocas organizaciones, ha dado origen a una asociación sólida y creciente de más de 60 organizaciones no gubernamentales y educacionales, agencias de gobierno y donantes, conocidos como el “Consorcio de Amigos del PoWPA”. Este consorcio ha desempeñado un importante rol en convocar y asignar personal para talleres técnicos, y en proporcionar apoyo regional y nacional a los países.
  • Agrupar herramientas y documentos: Uno de los mayores desafíos para asegurar la asistencia técnica e identificar metodologías apropiadas, ha sido el poder encontrar información. No hay escasez de documentos, pero ha habido una falta de organización de como encontrar estos documentos. En un esfuerzo colaborativo con los asociados, el Convenio sobre Diversidad Biológica identificó y subió más de 1 000 metodologías, estudios de caso, informes y otros materiales, y creó un motor de búsqueda para que los usuarios puedan ubicar fácilmente la información relevante.
  • Crear herramientas de e-learning innovadoras: Tener un estudio de caso o un informe puede ser de gran utilidad, pero de manera frecuente los países requieren un enfoque más centrado y sistemático para el aprendizaje. La Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica convocó un grupo a comienzos de 2010 para que desarrollaran una serie de módulos de aprendizaje vía Internet. Cada objetivo del Programa de Trabajo posee un modulo de e-learning asociado, junto con una guía y cuaderno de ejercicios3.
  • Asegurar la traducción de materiales clave: Un importante obstáculo en países donde el inglés no es el idioma principal es la falta de materiales en los idiomas pertinentes. Actualmente, los módulos de e-learning están siendo traducidos al español, francés, árabe y ruso, para promover una adopción probación más amplia y un mejor acceso a los materiales.
  • Crear oportunidades de financiamiento dirigidas: En el 2007, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, desarrollaron y financiaron un proyecto mundial para promover la implementación del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. Este fondo de “acción temprana” de 10 millones de USD, el cual proporcionaba pequeños subsidios de entre 100.000 USD y 250.000 USD a 47 países, catalizó 125 acciones por separado entre 13 actividades diferentes. Estas van desde las evaluaciones de la brecha ecológica a planes financieros sostenibles y evaluaciones de la efectividad de la gestión4. Al mismo tiempo, la Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica, con apoyo del gobierno de Alemania y otros donantes, lanzó un fondo de 40 millones de USD para la implementación del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas5.

PRIORIDADES FUTURAS

Es claro que estos y otros esfuerzos para fortalecer las capacidades se están arraigando y están produciendo resultados gradualmente, y de a poco los países están finalizando las evaluaciones clave del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. No obstante, para continuar con este dinamismo de implementación, existen ciertos requerimientos necesarios para el fortalecimiento de las capacidades a nivel mundial y regional. Estos se señalan a continuación.

  • Abordar los problemas emergentes: Cuando se adoptó en 2004 el Programa de Trabajo en Áreas Protegidas, el tema del cambio climático no era conocido tan ampliamente como lo es ahora. Asimismo, la necesidad de incorporar servicios ambientales y medios de vida sostenibles en todos los aspectos del diseño, manejo y evaluación de las áreas protegidas no era reconocida a nivel mundial. En el 2010, los temas del cambio climático, servicios ambientales y medios de vida sostenibles están en un primer plano de las agendas nacionales e internacionales de los gobiernos y de las organizaciones para la conservación. Todavía queda un lapso de tiempo entre el reconocimiento de estos temas, y el desarrollo de una respuesta adecuada de capacidades en forma de materiales de guía, estudios de caso y herramientas de aprendizaje
  • Fortalecer la habilidad de crear capacidades: Anteriormente, el énfasis del fortalecimiento de capacidades se había puesto en la entrega de ayuda técnica directa, usualmente trayendo personal y consultores provenientes de organizaciones no gubernamentales internacionales. Estos talleres, a pesar de ser útiles como sesión introductoria, no son sostenibles en el largo plazo, donde las redes regionales y nacionales serán mucho mejores para proporcionar capacidades y capacitación a largo plazo. Por lo tanto, el énfasis en el fortalecimiento de las capacidades debiera ponerse en el desarrollo de cursos de formación de capacitadores, y en el desarrollo de módulos y currículos que puedan ser adoptados mundialmente, pero adaptados localmente.
  • Expandir las asociaciones nacionales, regionales y mundiales: Uno de los “cuellos de botella” en la entrega de apoyo para mejorar las capacidades ha sido la limitada cantidad de expertos disponibles dentro del “Consorcio de Amigos del PoWPA”. Por ejemplo, existe una cantidad muy reducida de expertos en las finanzas sostenibles. Un grupo mundial de organizaciones, que trabajen juntas para apoyar a los gobiernos en la implementación del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas, será más efectivo a que las organizaciones trabajen de manera individual.
  • Alinear las necesidades financieras con el apoyo de financiamiento bilateral y multilateral: Bajo el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, a cada país se le asigna una cantidad considerable para llevar a cabo acciones específicamente sobre el Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. En algunos casos, los países no han aplicado estrategias apropiadas para alinear las necesidades de sus áreas protegidas con las solicitudes de financiamiento y proyectos. Asegurando que sus propuestas de subsidio para financiamiento estén dirigidas a las necesidades más apremiantes para la implementación del Programa de Trabajo, los países aumentarán la efectividad y relevancia de los fondos de donantes internacionales, y lograrán un mayor progreso en mejorar sus sistemas de áreas protegidas.
  • Mantener el apoyo de organizaciones no gubernamentales: En el pasado, las organizaciones no gubernamentales tales como The Nature Conservancy, the World Wide Fund for Nature, Conservación Internacional y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre han desempeñado un rol fundamental en apoyar la implementación de áreas protegidas a nivel nacional, regional y mundial. Orientando sus programas alrededor del Programa de Trabajo, comprometiéndose con recursos financieros considerables para ayudar a los gobiernos a implementar actividades clave, y proporcionando importantes niveles de apoyo técnico directamente a los gobiernos, las organizaciones de conservación han sido fundamentales para el actual nivel de implementación. Sin embargo, en muchos casos, las organizaciones internacionales de conservación se han alejado de las áreas protegidas en los últimos años, enfocándose, en cambio, en el cambio climático, en los medios de vida sostenibles y en los sistemas ambientales. Esto es muy desafortunado, dado lo importante que son las áreas protegidas para permitir la adaptación al cambio climático y proporcionar alternativas para la mitigación, para desarrollar medios de vida sostenibles y para mantener los servicios ambientales de los cuales depende toda la vida.

NOTAS

1Información recopilada durante cuatro talleres regionales, con datos que abarcan más de 100 países.

2Ver www.cbd.int/protected/focalpoints/

3Ver www.cbd.int/protected/e-learning

4Ver www.protectedareas.org

5Ver www.cbd.int/lifeweb

BIBLIOGRAFÍA CITADA

CDB, 2007. Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. Montreal: Convenio sobre Diversidad Biológica. Disponible en www.cbd.int/protected.

CDB. 2010. Revisión en profundidad de la Implementación del Programa de Trabajo en Áreas Protegidas. Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico, Técnico y Tecnológico. Décimo cuarta reunión. Nairobi, 10-21 de mayo de 2010.