Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
586 Kb.
 
Herramientas

HACIA UN GOBIERNO AUTÓNOMO EN NUESTROS TERRITORIOS

Introducción

El departamento del Cauca se encuentra ubicado al Suroccidente de Colombia, cuenta con ocho pueblos indígenas cuyos nombres son los Yanaconas, Nasas, Totoroes, Ingas, Guambianos, Kokonukos, Eperara-siapidara y Emberas. Las zonas donde se asientan estas comunidades ocupan una superficie de 544.901 hectáreas de las 3.089.755 hectáreas totales de territorio, donde solamente un 15,21% está legalizado, es decir, sólo 491.138,74 hectáreas están representadas por 84 cabildos legalmente constituidos. Además, sobre este territorio se encuentran ubicados tres Parques Nacionales Naturales: el Parque Nacional Natural Munchique, el Parque Nacional Natural Puracé y el Parque Nacional Natural Nevado del Huila, entre otras áreas protegidas existentes en el departamento.

El territorio caucano está caracterizado por su gran biodiversidad en flora y fauna. En él se desarrollan los distintos procesos organizativos, los cuales se ven perjudicados por el conflicto entre los diferentes actores armados del estado que son las guerrillas, los paramilitares, el narcotráfico y la biopiratería, produciendo desplazamientos, muertes de comuneros y líderes, así como el ingreso de personas extrañas al territorio que provocan una perturbación en el normal desarrollo de la comunidad.

NUESTRA ORGANIZACION

Todos los pueblos indígenas en Colombia se han estructurado en la ONIC. Igualmente, en el ámbito regional existen organizaciones representativas, que para el caso concreto del Cauca es el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), definido como una entidad pública de carácter especial y reconocida por la resolución 025 del 10 de junio de 1999 del Ministerio del Interior. El CRIC con sus cabildos tiene su propia estructura de gestión política, económica y social así como el reconocimiento del sistema jurídico indígena y del derecho consuetudinario, lo que significa que existe autoridad para dirigirse de manera autónoma dentro del sistema político y jurídico sin controvertir la ley. Las comunidades anteriormente citadas realizan asambleas, encuentros y congresos donde se debate sobre todo aquello que las autoridades deben legislar, lo que ha permitido la creación de una plataforma de lucha enmarcada en diez puntos:

  1. Recuperar las tierras de los resguardos.
  2. Ampliar los resguardos.
  3. Fortalecer los cabildos indígenas.
  4. No pagar terraje.
  5. Hacer conocer las leyes sobre indígenas y exigir su justa aplicación.
  6. Defender la historia, la lengua y las costumbres indígenas.
  7. Formar profesores indígenas.
  8. Fortalecer las empresas económicas y comunitarias.
  9. Defensa de las fuentes de vida de los territorios indígenas.
  10. Fortalecimiento a la familia como eje central de la comunidad.

HACIA LA AUTONOMIA EN EL CAUCA

Figura 1. Asamblea comunitaria.
Figura 1. Asamblea comunitaria.

Las comunidades indígenas del Cauca quieren progresar en sus objetivos buscando contrarrestar las amenazas a las que se somete el territorio, las cuales tienen relación con las reformas legislativas que avanzan y que realizan concesiones de las fuentes de vida de estas comunidades (el agua y los bosques) a empresas multinacionales y otros intereses económicos. Un ejemplo concreto es la Ley Forestal, la cual fue creada como una alternativa económica y de supuesto apoyo al mantenimiento de la biodiversidad, pero que en realidad tiene como objeto el aprovechamiento de los individuos naturales para biocombustibles o para la comercialización maderera, que finalmente poco o nada contribuirán a mejorar la alimentación de la población y menos a fortalecer la biodiversidad del territorio.

Los pueblos indígenas del Cauca a través de los años, se han esforzado por avanzar en la construcción conjunta de criterios, objetivos y normas que demuestren que estas comunidades tienen formas propias de administración del territorio que les han permitido pervivir por muchos años, manteniendo las fuentes de vida naturales y la biodiversidad.

En este proceso y a través de asambleas comunitarias, se llegó a la conclusión que se necesitaba continuar revitalizando, conservando y protegiendo el territorio, evaluando las prácticas socioculturales y económicas, las que deberían orientarse hacia el equilibrio entre el hombre con el entorno y sus fuentes de vida.

Para ello se debe considerar que como en todas las culturas, también la indígena tiene su propio credo, religión o cosmovisión. Para este caso concreto del Cauca, estas comunidades han logrado concretar formas organizativas propias, basadas en principios colectivos, de vinculación permanente con el territorio y el cosmos.

De este modo, conservan su espiritualidad y amor a la madre tierra como un ser supremo que proviene de las generaciones ancianas, quienes orientan desde el tercer espacio la forma de actuar de los seres que habitan el segundo espacio, la tierra.

Por otra parte, es necesario recurrir a herramientas jurídicas que faciliten y demuestren la posibilidad de autonomía de los pueblos indígenas para administrar sus propios territorios. Algunas de ellas son las que se muestran a continuación:

  • Agenda 21, Capitulo 26 Convenio 169 de la OIT, ratificado por la ley 21 de 1991.
  • Convenio sobre la Diversidad Biológica, Artículo 8º Conservación in situ.
  • La declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas.
  • Artículo 7°-1.2.3.4 del Convenio 169 de la OIT.
  • [2] Articulo 13-1.2 del Convenio 169 de la OIT.
  • [3] Articulo 15-1. del Convenio 169 de la OIT.
  • Resoluciones de la UICN.
  • Ley 74 de 1968.

En lo referente a la constitución nacional, existe una normativa creada a partir de la Constitución de 1991 en la cual se reconoce la existencia de los pueblos indígenas y su vinculación con la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT.

Sin embargo, existen algunas contradicciones entre la jurisprudencia colombiana y el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas. En concreto, esta discordancia es debida al manejo de los recursos naturales, donde la jurisprudencia defiende la propiedad colectiva sobre los territorios de los grupos étnicos como un derecho fundamental, con base en las normas constitucionales y en el Convenio 169 de la OIT, anteriormente citado. Se establece que el derecho de propiedad colectiva ejercido sobre los territorios indígenas reviste una importancia esencial para las culturas y valores espirituales de los pueblos aborígenes. Se resalta la especial relación de las comunidades indígenas con los territorios que ocupan, no sólo por ser éstos su principal medio de subsistencia sino además porque constituyen un elemento integrante de la cosmovisión y la religiosidad de los pueblos aborígenes. Sin embargo, por regla general, los recursos naturales renovables pertenecen a la nación, es decir, el suelo como tal y su uso está sujeto a las limitaciones establecidas en el Código Civil y demás leyes aplicables. De aquí que la legislación colombiana limita la libertad de las comunidades para actuar en el territorio, pues aunque para los pueblos indígenas existan facultades en el tema ambiental, éstos sólo hacen referencia a la protección del medio ambiente, pero queda limitado el ámbito administrativo y financiero.

NUESTRA COMPRENSION DEL TERRITORIO Y LA GESTION TERRITORIAL

Para los pueblos indígenas el territorio es uno solo, continuo y necesita de todos los climas para vivir. La cultura es la relación permanente con los lugares altos como el nevado, el páramo, las lagunas y la montaña y con lugares medios en los cuales se mantiene la diversidad alimenticia y las plantas medicinales. Es por ello que el ámbito territorial como tal no tiene delimitación y es orientado a través de las dos autoridades existentes:

  • Las "autoridades cósmicas" donde los seres espirituales guían y orientan la permanencia de los pueblos indígenas en la tierra y son autoridad en la justicia y el control social. Mediante los ritos de la comunidad, los seres humanos establecen relación y comunicación con ellos.
  • Por otro lado existen las "autoridades terrestres" las cuales ejercen el control comunitario, es decir, se encargan de mantener el orden, equilibrio y armonía comunitarios. Además que poseen reconocimiento cultural y político.

La materia administrativa tiene relación con la preservación de lo existente en la "Gran Casa" denominada "Territorio", para la coexistencia de los seres vivos y la orientación de su Plan de Vida, a través de acciones como:

  • Organización de actividades.
  • Ordenar y dirigir trabajos en el tiempo.
  • Vigilar y proteger lo existente en el territorio.
  • Almacenar, guardar, distribuir, redistribuir lo que se produce (las semillas).
  • Proteger lo que existe, la vida.
  • Seleccionar lo mejor y separarlo de lo que no está bueno.
  • Compartir: acompañar en el trabajo, la alegría, las tristezas y los sueños.
  • Delegar trabajo.
  • Aprovechar lo que existe de manera respetuosa.
Figura 2. Verduras y legumbres producidas en el Deprtamento del Cauca.
Figura 2. Verduras y legumbres producidas en el Deprtamento del Cauca.

Los pueblos indígenas del Cauca parten de que la constitución política de Colombia reconoce el carácter inalienable, inembargable e imprescriptible de los territorios, por lo tanto toda riqueza existente en el suelo o subsuelo (animal, vegetal y microorganismos) son de propiedad cosmogónica, cultural e intelectual de carácter intransferible de cada pueblo.

Como ya se expuso anteriormente, este proceso no es sencillo y presenta una serie de problemáticas a nivel externo e interno como son:

  • Manejo territorial y autoridad de Parques Nacionales en territorios indígenas (traslape o superposición).
  • Convenio de ordenamiento de cuencas.
  • Convenio CRC - Conservación Internacional para el Ordenamiento de Páramos.
  • Certificaciones Ambientales para resguardos indígenas.
  • Certificación de calidad en productos: caso café orgánico - CENCOIC.
  • Patentes de especies.
  • Elaboración del Plan de Ordenamiento Departamental.
  • Tratado de Libre Comercio.
  • Reglamentación y ordenamiento de humedales.
  • Elaboración del plan de desarrollo forestal.
  • Consulta previa amañada.

CONCLUSIONES

Figura 3. Algunas marchas o concentraciones realizadas en el departamento del Cauca.
Figura 3. Algunas marchas o concentraciones realizadas en el departamento del Cauca.

Frente a todas estas situaciones las comunidades indígenas del Cauca y de Colombia en general, se han esforzado por avanzar en diálogos de análisis donde se hace necesario entender la existencia de las áreas protegidas y las políticas de conservación, todo ello desde el punto de vista de la generación de normas por parte del Estado que afectan a los territorios indígenas (Ley Forestal, Ley de Páramos o de Aguas, licencias ambientales para grandes proyectos, concesiones de infraestructura turística en parques nacionales, etc).

Figura 4. Intercambio de productos.
Figura 4. Intercambio de productos.

Las discusiones también se han orientado en dejar claro el tema de gobernabilidad sobre las áreas traslapadas por Parques Nacionales y las responsabilidades del Estado en este ejercicio, para lo cual se tienen acciones concretas como:

  • Inventarios y declaratorias de los sitios sagrados en el territorio.
  • Análisis y elaboración de propuestas alternativas.
  • Señalización de sitios dentro de las áreas sagradas.
  • Vigilancia y control a través de la guardia indígena.
  • Mingas comunitarias de limpieza del territorio y protección del territorio.
  • Mesas de evaluación, análisis y concertación de propuestas comunitarias para avanzar en el reconocimiento y administración autónoma en el territorio.

Más aún, el vínculo conseguido con otros sectores sociales a través de diálogos con campesinos y afrosdescendientes o la comercialización e intercambio de productos orgánicos, ha servido para fortalecer estos procesos.

Finalmente, son estos procedimientos los que avanzan en busca de la consolidación de territorios autónomos y protegidos, orientados a la armonía y el equilibrio hombre - territorio.