Descargar
Tamaño total de la descarga:
90 Kb.
Autor
  • Miguel Ángel Herrera (a) y Fernando Drake (b)
    (a)
    Profesor Dr. Departamento Ingeniería Forestal,
    Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y Montes,
    Universidad de Córdoba, España.
    mherrera@uco.es
  • (b) Profesor Dr. Departamento Manejo de Bosques y Medio Ambiente, Facultad de Ciencias Forestales,
    Universidad de Concepción, Chile
    fdrake@udec.cl
 
Herramientas

LA EDUCACION SUPERIOR EN UN MUNDO CAMBIANTE: EL CASO DE LOS RECURSOS NATURALES Y SU PROTECCIÓN

INTRODUCCIÓN

A lo largo de las últimas décadas, la sociedad en su conjunto ha tomado conciencia de la importancia de la buena gestión de los recursos naturales, asegurando así el mantenimiento de las funciones ecológicas de los sistemas a lo largo del tiempo, con el propósito de permitir la vida en la Tierra dentro de índices de calidad. Conceptos de uso frecuente en la actualidad, tal como el Manejo Sustentable, nacen en los noventa del siglo pasado, en donde se institucionalizan, pasando a formar parte de las políticas de gestión de una gran parte de los países. Lo anterior no se puede entender completamente si no se incorpora el análisis temporal, espacial y social del uso del territorio. De esta manera, en el concepto de sostenibilidad, además de principios ecológicos deben tenerse en consideración aspectos sociales y económicos.

Otro aspecto diferenciador de los tiempos actuales es la velocidad de cambio que se observa en el mundo. Nuevas formas de vida, el flujo de información a través de formas de comunicación en continuo cambio, el origen de las materias primas y su posterior comercialización y transporte, son un ejemplo de esta situación. Al mismo tiempo, los importantes flujos migratorios de poblaciones detectados hacen, que se observe con más evidencia la globalidad como una realidad. Esta nueva realidad de globalidad cambiante, junto a la necesidad de gestión de los recursos naturales, implican el establecimiento de planes estratégicos que permitan buscar nuevas soluciones.

Para nadie es una sorpresa el reconocimiento de que a lo largo de los últimos años se han detectado diferentes y acelerados cambios en los ecosistemas, que pueden incidir en la capacidad de mantenimiento de la calidad de vida en la Tierra. En este sentido, las alteraciones en el clima, en la productividad de las tierras, en la calidad de producción de los océanos y otros recursos hídricos, han señalado la fragilidad de los sistemas ecológicos, lo que se traduce en definitiva en el deterioro de los paisajes.

EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN EN LA TRANSFORMACIÓN DE LAS SOCIEDADES

Una de las herramientas más poderosas en las transformaciones de las sociedades es la educación. El desarrollo de los países está asociado a un adecuado nivel de educación de la población, en particular el referido a la superior o universitaria. En el presente siglo se han producido una serie de iniciativas dirigidas a mejorar la educación. Se puede destacar como a comienzos de 2005 se dio inicio, a nivel global, la década de la Educación para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (EDS), siendo designada la UNESCO como el organismo rector de la promoción de la Década 2005-2014. Recientemente la UNESCO ha publicado su estrategia para la segunda parte de esta década (UNESCO, 2010). La meta fundamental de la década EDS es integrar los principios, valores y prácticas inherentes al desarrollo sostenible, en todas las facetas de la educación y el aprendizaje, tratando de buscar sinergias con otras acciones tales como el Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRELAC) (UNESCO, 2002 y 2007). La UNESCO promueve la educación para el desarrollo sostenible, la que incluye amplios cambios en la enseñanza y el aprendizaje. Se pretende desarrollar distintos cursos a nivel universitario, en que puedan analizarse en profundidad los aspectos económicos, sociales y ambientales, que en forma ideal se deberían impartir en módulos integrados.

Conceptualmente se pueden indicar algunas áreas temáticas de gran importancia, entre ellas la “Evaluación integral de aspectos económicos, sociales y ambientales”. En este sentido, el desarrollo sostenible trae aparejado una nueva economía que debe ser capaz de poder evaluar eficientemente el recurso incorporando una serie de externalidades ignoradas hasta el presente. Otro aspecto importante es la “Incorporación de escalas inter-generacionales y visión de futuro”, para poder diseñar estrategias a largo plazo que excedan las visiones temporales de los ciclos vitales humanos. Por último se debe incorporar además la necesidad de “administración abierta y transparente”, que incluya las distintas partes interesadas, para poder buscar soluciones en forma conjunta con todos los actores que intervienen en los ambientes que se utilicen.

Dentro de las consideraciones regionales estratégicas para América Latina y el Caribe que se presentan en la UNESCO, entre otros objetivos destacados, aparecen la mejora de los programas de entrenamiento de profesorado, el desarrollo de nuevo material educativo, la incorporación de la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) en todos los sectores, la promoción de coordinaciones interinstitucionales, así como la promoción del tema de la Biodiversidad.

LA ENSEÑANZA UNIVERSITARIA

Los niveles básicos y medios de la educación son fundamentales para poder conseguir posteriormente, en la fase de educación superior, resultados satisfactorios. Los sistemas de educación superior siempre han jugado un papel fundamental en el desarrollo económico, social y cultural, desempeñando una función decisiva en el actual escenario de transformaciones sociales. Es indudable que la enseñanza universitaria debe satisfacer lo que la sociedad demanda de ella, pero no se debe olvidar que para realizar los oportunos ajustes, debe ser sometida a un análisis continuado en el tiempo, que permita establecer las modificaciones oportunas a los cambios que hubieran podido producirse.

La flexibilidad en la educación superior es un atributo que cada vez se valora en mayor medida en la sociedad del conocimiento en la que se vive en este momento. La transformación de la información en conocimiento y éste en innovación, es lo que permite el desarrollo de las sociedades. Sin embargo se debe tener en consideración que para que esto suceda se debe realizar una adecuada inversión en formación. Los sistemas de educación superior deben jugar un importante papel en el desarrollo económico, social y cultural, siendo motores que desempeñen una función decisiva en el nuevo escenario de transformaciones de la sociedad.

CAMBIOS DE PARADIGMAS EN EL SECTOR FORESTAL

En las últimas décadas la evolución de la sensibilidad de la sociedad ha pasado de ver el bosque simplemente como un elemento productivo, al ecosistema forestal con perspectivas de usos y funciones mucho más amplias que las tradicionales. Los bosques, que podían ser definidos en unidades discretas, con partes perfectamente identificables, que incluso tenían límites establecidos, pasan a ser considerados como ecosistemas forestales compuestos por subsistemas interconectados que tienen límites difusos.

También ha cambiado la imagen de la función de un profesional forestal, que tradicionalmente se asociaba al conocimiento, dominio y control de los bosques, a una visión completamente diferente, en la que se espera que el profesional forestal continúe aprendiendo a cómo convivir dentro de sistemas que incorporen visiones ecológicas, sociales y económicas. Esta última perspectiva impregna todo el nuevo campo de la formación universitaria, por lo que debe estar conscientes que el aprendizaje de los profesionales debe ser de por vida.

PRINCIPALES MODIFICACIONES EN LOS OBJETIVOS DEL MANEJO FORESTAL

Profundas modificaciones en los objetivos del manejo forestal se han producido a través de las últimas dos décadas. Entre éstos se pueden indicar cómo la maximización de la producción de biomasa leñosa, de caza o de forraje en forma sostenida, que eran las metas a perseguir, han dado paso, además a la necesidad de obtención de sistemas sostenibles, sanos, adaptados a condiciones de mercados cambiantes tanto de bienes como de servicios. El ejemplo de las plantaciones de coníferas, que en el mundo entero se podían entender como modelos de eficiencia en los que existía un gran control en los procesos, han dado paso a esquemas que plantean sistemas forestales diversos, de multi-opción, de multiuso, adecuados a ecorregiones y teniendo en consideración los cambios que está experimentando la sociedad.

Se ha pasado de una visión en la que se podía esperar las soluciones a los problemas con la aplicación de soluciones tecnológicas simples a otros sistemas en los que se hace necesario el repensar el balance de tecnología, adecuando su innovación a estas nuevas situaciones. Así, del mundo forestal tradicional, que se podía predecir y controlar a través de la aplicación de modelos, se pasa a una visión en la que los componentes de conexión y adaptabilidad, junto con la escasa capacidad de predicción, son características fundamentales. En la actualidad hay una serie de aspectos claves dentro del desarrollo sostenible vinculados específicamente al sector forestal, y que no siempre están suficientemente destacados en los estudios universitarios de los profesionales forestales. Entre estos se pueden destacar las siguientes áreas temáticas: protección ambiental, gestión de recursos naturales, diversidad biológica, diversidad de paisaje, desarrollo urbano y rural, patrones de producción y de consumo, responsabilidad corporativa, disminución de la pobreza, equidad de género, diversidad cultural, entre otras.

LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS EN LA ACTIVIDAD FORESTAL

Los recursos naturales han sido objeto en el último milenio de un excesivo uso, que en muchos lugares ha llegado a su destrucción completa y permanente. Los procesos vinculados a grandes migraciones con los correspondientes procesos de colonización, la industrialización, el aumento de la población, conflictos bélicos, entre otros, han contribuido a que estos se encuentren en la condición actual. La idea de fragilidad de los recursos naturales es muy antigua, pero es hasta el siglo XIX cuando comienzan a desarrollarse una serie de acciones tendientes a consolidar ideas respecto a la importancia de la conservación de la naturaleza.

El desarrollo y creación de espacios naturales protegidos puede obedecer a diferentes principios y si bien es cierto que las razones de conservar los primeros espacios protegidos fueron la excepcionalidad y monumentalidad, en la actualidad hay una serie de otras razones que justifican la creación de estas áreas protegidas, entre ellas aspectos ecológicos, económicos, espirituales, éticos o históricos. En las últimas décadas, la sociedad, con una conciencia mucho más desarrollada y más sensibilizada por estos temas, ha ido generando una serie de instrumentos que permiten vislumbrar una mayor eficiencia en la búsqueda de soluciones hacia la protección de determinadas áreas.

Un tema de particular importancia que se debe agregar en la actualidad se refiere al cambio climático. En este sentido también las áreas naturales protegidas están siendo afectadas por el cambio climático, tal como se reconoció en el V Congreso Mundial de Parques en el 2003 en Durban, Sud-África. Dentro de este mundo cambiante, es necesario desarrollar oportunas estrategias de mitigación y adaptación a los efectos de este cambio global. La diversidad biológica como patrimonio estratégico, es fundamental para el desarrollo económico, en particular para las poblaciones menos favorecidas. La mejora en el acceso a las fuentes de información y la capacidad de compartir experiencias, para así comprender mejor las causas y las consecuencias del cambio climático, es de gran ayuda. Lo anterior constituye un enorme desafío que tienen los profesionales vinculados a la gestión de los recursos naturales, incluyendo en este espectro al área de la educación superior. Es necesario formar nuevos profesionales que sean capaces de tomar decisiones dirigidas a anticipar los efectos de estos cambios en las especies y ecosistemas.

LOS ESTUDIOS FORESTALES UNIVERSITARIOS

En los últimos años, se ha observado en diferentes partes del mundo, entre las que se incluyen países de la Unión Europea y de América del Norte, Central y del Sur, un descenso en el número de alumnos de nuevo ingreso en los estudios universitarios vinculados al área forestal. Las razones que pueden aducirse a este declive de alumnado son diversas. Entre ellas se encuentran las nuevas orientaciones que existen en la sociedad y la aparición de una serie de otras alternativas profesionales que pueden resultar más atractivas a los jóvenes, en el mismo sector de conocimiento que anteriormente satisfacía la Ingeniería Forestal. Esta disminución del interés del alumnado, y por otra parte la constatación de las amplias posibilidades que tiene un profesional forestal para resolver una serie de problemas actuales, hace pensar en la necesidad de analizar en profundidad cuáles han sido los cambios que se han producido en la sociedad que generan estas nuevas situaciones.

Una de las características observadas en los planes de estudio universitarios forestales es la presencia de una gran diversidad de situaciones. La forma de acceso, la longitud de la formación académica, la estructura de materias tratadas son algunos de los aspectos en los que no hay un patrón común.

En general, además de las materias básicas que los alumnos deben cursar, en los diferentes países se estudian una serie de temas más técnicos con orientación forestal. Entre otros están la edafología, biología vegetal y botánica, ecología, ecología forestal, zoología forestal, genética, cartografía y topografía, climatología, bioquímica, hidráulica y mecánica. Las materias específicas forestales se desarrollan en asignaturas, tales como, silvicultura, tecnología de la madera, planificación forestal y ordenación, derecho y legislación, dasometría e inventario, plagas y enfermedades, aprovechamientos forestales, hidrología forestal, planificación territorial, proyectos, pascicultura, sistemas de información geográfica, maquinaria, tecnología de productos no madereros, incendios forestales, recursos cinegéticos, repoblaciones forestales y xilología.

MODIFICACIONES EN LOS PLANES DE ESTUDIOS FORESTALES

En muchas partes del mundo se están produciendo replanteamiento de los estudios universitarios. De particular interés por el volumen de población implicado, es el que se realiza dentro de la Unión Europea en lo establecido en la Declaración de Bologna. En este sistema los resultados del aprendizaje se definen como "expresiones de lo que una persona en proceso de aprendizaje sabe, comprende y es capaz de hacer al culminar un proceso de aprendizaje" y se clasifican en tres categorías: i) Conocimientos: teóricos y/o fácticos, ii) Destrezas: "cognitivas (uso del pensamiento lógico, intuitivo y creativo) y prácticas (fundadas en la destreza manual y en el uso de métodos, materiales, herramientas e instrumentos)" y iii) Competencia: responsabilidad y autonomía. Al mismo tiempo se incorpora el concepto de “aprendizaje a lo largo de la vida”, que permitirá ir adaptando su formación de acuerdo a las necesidades detectadas. Específicamente en el área forestal se considera como una excelente oportunidad para reflexionar profundamente e incorporar las nuevas orientaciones que la sociedad demanda en la actualidad. El punto de partida es un nivel de formación preuniversitaria alto, pudiendo existir si fuese necesario un curso de adaptación, nivelación o acceso. Los estudios universitarios se estructuran como un grado de tres o cuatro años y un postgrado (Máster) de uno o dos años. Se tiene incorporado en el currículo de estudio las prácticas en empresas y los Proyectos de Final de Carrera o Tesis de Grado, como parte de la formación necesaria para obtener la titulación y la calificación profesional. En el área forestal se incorporan una serie de nuevas áreas temáticas, diferentes a las tradicionales.

ESTUDIOS DE POSTGRADO EN EL ÁMBITO DE LOS RECURSOS NATURALES

Dentro de los principios del aprendizaje a lo largo de la vida, una etapa importante es la formación de postgrado. En ese sentido la cantidad de oferta disponible es enorme para los profesionales forestales. Dentro de la gran diversidad que existe se encuentra un gran abanico de situaciones que van de ofertas oficiales, reconocidas por los agentes de acreditación de cada país, a iniciativas de organismos universitarios o de otra índole con distinto grado de reconocimiento, que en muchos casos se basa en el prestigio de la institución que los oferta.

La generación y motivación de los distintos postgrados es amplia y se presenta, a modo de ejemplo de uno de estos, el Máster en Cambio Global: Recursos Naturales y Sostenibilidad, cuya motivación fue aportar un espacio de desarrollo profesional y de investigación por parte de la Universidad de Córdoba, España, a través de los sistemas oficiales de acreditación de los respectivos ministerios. En este Máster oficial se pretende dar entrenamiento a especialistas de forma tal que puedan comprender las diferentes fases del proceso del cambio global, para que en el futuro puedan contribuir a la mitigación de los cambios producidos por este proceso, dentro de los compromisos actuales de gestión sostenible de los recursos naturales. En forma transversal, se promoverá en cada una de las asignaturas impartidas que prevalezcan la cultura de paz y democracia. Los objetivos específicos son: i) adquirir formación adecuada para comprender los distintos procesos implicados en el cambio global, sus causas, dimensión, mecanismos y tendencias, relevantes para el manejo de los recursos naturales, ii) evaluación de la actividad de los sistemas biológicos a distintos niveles (desde la célula hasta los ecosistemas), iii) adquirir los conocimientos sobre la relación del ser humano con la naturaleza y las diferentes estrategias de proyección de éste a la sociedad, y iv) aplicación de conocimiento científico y métodos de planificación para el diseño de estrategias que minimicen el riesgo asociado al cambio global.

Dentro del Proceso de Bologna, se considera que “Las cualificaciones que indican la consecución del segundo ciclo (Máster) se otorgan a los alumnos que: hayan demostrado poseer y comprender conocimientos que se basan en los típicamente asociados al primer ciclo, y los amplían y mejoran , lo que les aporta una base o posibilidad para ser originales en el desarrollo y/o aplicación de ideas, a menudo en un contexto de investigación; sepan aplicar los conocimientos adquiridos y su capacidad de resolución de problemas en entornos nuevos o poco conocidos dentro de contextos más amplios (o multidisciplinares) relacionados con su área de estudio; sean capaces de integrar conocimientos y enfrentarse a la complejidad de formular juicios a partir de una información que, siendo incompleta o limitada, incluya reflexiones sobre las responsabilidades sociales y éticas vinculadas a la aplicación de sus conocimientos y juicios; sepan comunicar sus conclusiones -y los conocimientos y razones últimas que las sustentan- a públicos especializados y no especializados de un modo claro y sin ambigüedades; y posean las habilidades de aprendizaje que les permitan continuar estudiando de un modo que habrá de ser en gran medida auto-dirigido o autónomo”.

EL PROFESIONAL FORESTAL COMO AGENTE DINAMIZADOR EN LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI

Se han destacado diferentes características positivas que deberían tener los profesionales forestales. Entre estas, la capacidad de poder desarrollar sus actividades dentro de equipos multidisciplinares, donde la toma de decisiones se realizará de acuerdo a criterios comunes. Adicionalmente, el profesional deberá facilitar que en estos procesos de toma de decisiones haya una mayor participación de los diversos componentes de la sociedad. Además de la tradicional formación en aspectos de ingeniería, es pertinente que el profesional tenga formación en aspectos sociales y en técnicas de comunicación, ya que ahora tendrá que formar parte de entramados de equipos humanos más complejos. La especialización de los profesionales debe estar relacionada y convenientemente justificada en sistemas más complejos para que pueda ser efectiva. De esta manera se deberá enfrentar la dificultad de coordinar aspectos socioeconómicos, ecológicos o de políticas, en forma armónica.

Los campos de actuación de los profesionales deberán tener componentes de análisis de largo plazo, con el objetivo de poder establecer adecuadas visiones en el tiempo. De igual manera, desde las visiones en las que el bosque era la unidad de gestión, se debería pasar a escalas que incluyesen los ecosistemas, el paisaje o las unidades regionales. De este modo, un profesional forestal debe tener en consideración las unidades, regionales, nacionales, pero también globales para poder servir adecuadamente las necesidades de la sociedad. Esta visión global se va imponiendo cada vez más en la sociedad cambiante, lo que hace altamente interesante incorporar el concepto de internacionalización en la formación de los profesionales forestales por medio, por ejemplo, del apoyo a la movilidad de alumnos universitarios. Es muy probable que para que los profesionales forestales puedan tener éxito en el siglo XXI, deban reinventar la profesión, buscando nuevas facetas de la misma, satisfaciendo nuevas necesidades que la sociedad está demandando. No se debe olvidar, de todas formas, que los resultados de la tecnología forestal, por siglos han respondido eficientemente a lo que la sociedad demandaba.

BIBLIOGRAFÍA CITADA

UNESCO. 2002. Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRELAC). Primera Reunión Intergubernamental del Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe. La Habana, Cuba, 14 al 16 de noviembre, 2002. Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe. UNESCO Santiago, Chile. 25 p.

UNESCO. 2007. Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRELAC). Informe Final II Reunión de Ministros del Comité Intergubernamental del Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe. Buenos Aires, Argentina, 29 al 30 de marzo, 2007. Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe. UNESCO Santiago, Chile. 87 p.

UNESCO. 2010. UNESCO Strategy for the Second Half of the United Nations Decade of Education for Sustainable Development. Division for the Coordination of UN Priorities in Education. Education Sector. UNESCO. Paris, France. 22 p.