Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
407 Kb.
 
Herramientas

PROCESO Y APRENDIZAJE EN LA IMPLEMENTACIÓN DE UN PARQUE INDÍGENA CON VOCACIÓN ECOTURÍSTICA.

Introducción

Este artículo aborda el proceso de implementación de un parque indígena desde una perspectiva institucional, buscando relatar las etapas vividas y rescatar las lecciones aprendidas que puedan ser de utilidad para cualquier institución u organización que se propone facilitar la implementación de un área protegida. Adicionalmente, también se propone una definición de lo que es un "Parque Indígena".

El trabajo en el cual se basa el presente artículo se llevó a cabo con una comunidad mapuche-williche (mapudungun: williche, "gente del sur") de la cordillera de la costa, al oeste de Osorno en la Región de los Lagos, ubicada en el sur de Chile. En el territorio en el cual se ubica la comunidad viven alrededor de 22 familias cuyo sustento proviene de la producción de leña, carbón y de la recolección y venta de frutos, especialmente de murta. Su población está constituida mayoritariamente por adultos mayores de 50 años, ya que sus jóvenes se ven en la necesidad de emigrar a la ciudad de Osorno, a fin de estudiar y/o trabajar. La tenencia de la tierra es individual, excepto dos paños de terrenos comunitarios, uno de ellos, el más grande de 123,5 hectáreas, constaba en la escritura de la comunidad como "reserva".

Durante el año 2008, el Proyecto "Sistema Regional de Áreas Protegidas Públicas y Privadas" o más conocido como GEF-SIRAP, inició sus actividades en la comunidad de Melillanca Guanqui. El proyecto trabajaba con fondos del GEF, era administrado por el PNUD y ejecutado primero por CONAMA y posteriormente por el Ministerio del Medio Ambiente. Aparte de crear un Sistema Regional Multi-Actores, su objetivo también fue probar distintas categorías de áreas protegidas que involucraran en el proceso a diferentes actores. En el caso de la cordillera de la costa, donde se encuentran grandes extensiones del bosque templado valdiviano, una de las comunidades mapuche-williche que dio su consentimiento para trabajar con el proyecto en la conservación de la biodiversidad fue Melillanca Guanqui.

La intervención del proyecto GEF SIRAP en la comunidad se extendió durante casi cinco años, basándose en los siguientes principios:

  • El enfoque sería participativo, apostando al protagonismo de la comunidad en todas las etapas.
  • La conservación se entendía como un proceso que abarcaba el uso y manejo sustentable de los recursos naturales.
  • La intervención se iba a abordar de manera interinstitucional, considerando que en aquel momento varias instituciones se desempeñaban en Melillanca Guanqui y en el territorio más amplio conocido como Mapu Lahual.
  • Para enmarcar la intervención en un contexto más amplio e integral, éste se iniciaría con un proceso de planificación territorial participativa.

LAS ETAPAS DEL PROCESO

Actividades de apoyo a necesidades sentidas de la comunidad

Desde la toma de contacto con la comunidad, el proyecto GEF SIRAP señaló la posibilidad de apoyar aspectos tangibles o intangibles que fueran compatibles con la conservación del bosque templado. En este sentido, se apoyaron entre otros los siguientes ítems: solicitudes de derechos de agua, compra de herramientas para artesanos que trabajan la madera, capacitación para el uso de ellas e introducción de tecnología mejorada para la producción de carbón.

Sensibilización

Las instituciones primeramente trabajaron con la directiva de la comunidad Melillanca Guanqui con la intención de implementar un proceso de planificación territorial participativa (PTP). Previo a esto, se había acordado un enfoque conceptual que hiciera énfasis en las fortalezas ("capitales") existentes y que no partiera de problemas.

Luego de que la comunidad aprobara la propuesta (PTP), se realizó un taller que contó con capacitaciones en las que se explicaba la utilidad de la planificación y los distintos niveles en los cuales ésta se podía llevar a cabo. Finalmente se presentaron las distintas etapas del proceso y una posible programación en el tiempo.

Este taller de sensibilización y capacitación tuvo mucha importancia ya que permitió conocer las aprehensiones de la comunidad, realizar las explicaciones oportunas y hacer los ajustes correspondientes.

Recopilación de la información existente

Una buena planificación se inicia con un análisis y organización de la información existente, no obstante, ésta se encontraba muy dispersa, por lo que se recogieron todos los antecedentes de los capitales mencionados anteriormente y se recopilaron en un documento que se entregó a la comunidad una vez terminado el proceso de planificación. Para ello se consideraron diagnósticos e informes de terreno elaborados por distintas instituciones. Sobre el capital cultural no se encontraron mayores antecedentes, razón por la cual se tomó la decisión de encargar a un antropólogo la reconstitución de la memoria histórica de la comunidad.

Posteriormente, la información recopilada y elaborada sobre los capitales culturales fue validada en un taller con la comunidad donde se corrigieron algunos aspectos importantes. Por último, del informe final se elaboró una versión didáctica para la comunidad.

Talleres de Uso Actual y Uso Futuro

Figura 1. Taller de Uso Actual
Figura 1. Taller de Uso Actual

La finalidad del "Taller de uso actual" fue identificar los capitales natural, físico y cultural que la comunidad tiene disponible en su territorio, así como su utilización por parte de la misma para posteriormente registrarlos en una maqueta a escala 1:7.500. Dicha maqueta se colocó sobre una foto aérea de la misma escala que cubría un territorio más amplio.

Los tres capitales mencionados se categorizaron de la siguiente manera:

  • Infraestructura (posta, escuelas, caminos, puentes).
  • Viviendas de los habitantes de la comunidad.
  • Elementos productivos (hornos de carbón, galpón).
  • Lugares con vegetación especial.
  • Lugares de interés cultural.
  • Sectores de uso forestal, ganadero y agrícola.
  • Sectores de recolección de frutos y follaje.

Cada una de las categorías contaba con pequeñas banderas distintivas que fueron colocadas por los participantes del taller en la maqueta. Posteriormente, esta maqueta fue digitalizada y se confeccionó el mapa correspondiente.

En otro encuentro se validaron los resultados de este taller y se agruparon los elementos para una visión futura de la comunidad. En la misma instancia se aprovechó para revisar de forma conjunta los resultados preliminares del trabajo de reconstitución de la memoria histórica de la comunidad.

Zonificación y Acuerdos de Uso

A partir del trabajo realizado anteriormente, el próximo hito fue la zonificación y la formulación de acuerdos de uso. Con este propósito, el equipo facilitador preparó una propuesta y la revisó con un grupo de dirigentes de la comunidad. Hecho lo anterior, y una vez corregida, se procedió a su presentación a los miembros de la comunidad en un nuevo taller convocado con este objeto.

Las zonas para los cuales se propusieron acuerdos de uso fueron las siguientes:

  • Protección de cursos de agua y pendientes.
  • Manejo forestal.
  • Manejo de ganado.
  • Manejo agrícola.
  • Protección de la biodiversidad.
  • Recreación y belleza del paisaje.
  • Interés histórico-cultural.
  • Construcciones e instalaciones.

Los acuerdos de uso para las zonas denominadas, "protección de la biodiversidad, recreación y belleza del paisaje e interés histórico-cultural", planteaban un destino eco-turístico para estos espacios.

Cabe señalar que para la mayoría de las zonas fue posible consensuar acuerdos, sin embargo, esto no ocurrió en las zonas "manejo forestal, manejo de ganado y manejo agrícola", pues la comunidad defendía la autonomía individual con respecto a la toma de decisiones correspondiente.

Confección del Plan de Vida

La siguiente instancia de trabajo fue la elaboración de un plan de vida de la comunidad, el cual se estructuró en base a los capitales mencionados anteriormente (natural, físico y cultural), reflejando asimismo los anhelos de sus habitantes.

El epígrafe sobre capital natural plantea la voluntad de desarrollar un proyecto eco-turístico en lo que se había consensuado iba a ser el Parque Juan Melillanca Naguian.

Para avanzar hacia la concreción de lo planteado en el plan de vida, se elaboró un plan operativo cuya duración sería de un año. La primera temporada comprendió desde abril de 2010 hasta abril de 2011, y en ella se programaron actividades que apuntaban hacia la implementación de un proyecto eco-turístico, tales como capacitación en flora y fauna del Parque Juan Melillanca y la elaboración de un plan de negocios para el mismo proyec

Acercamiento a experiencias concretas en turismo comunitario

A pesar de que la comunidad había tomado la decisión de implementar un Parque Indígena, reinaba una incertidumbre acerca de cómo abordar los desafíos que éste planteaba. Fue entonces necesario dar a conocer a los socios experiencias concretas de proyectos similares, tales como la de la Comunidad Calfuco en la Comuna de Puyehue, así como también, proporcionar la oportunidad de participar en encuentros nacionales e internacionales sobre la materia.

En esta etapa también se organizaron dos talleres en la comunidad sobre flora y fauna del bosque nativo, aunando el conocimiento científico con los saberes locales.

Finalmente, la comunidad validó su decisión acerca de la implementación del Parque.

Primeras definiciones de servicios turísticos

El primer paso que se dio hacia la implementación del Parque Juan Melillanca, entendido como un emprendimiento de eco-turismo comunitario, fue trabajar en una serie de talleres que contaron con elementos fundamentales de un modelo de gestión. De este modo los temas que se trataron fueron los siguientes:

  • La visión común de desarrollo (imagen objetivo).
  • El nombre que se le dará al proyecto para su promoción y marketing.
  • Productos combinados de turismo, recreación y educación ambiental en el territorio.
  • Brecha existente entre la situación actual del territorio y la imagen objetivo.
  • Fuentes de financiamiento.

Durante este proceso se definió el nombre del proyecto, el cual sería: "Dónde nacen las aguas", haciendo referencia a una de las funciones principales del bosque templado.

Diseño arquitectónico del refugio

El diseño del refugio tuvo como principal condicionante el monto que el Proyecto GEF SIRAP tenía disponible para tal fin. En base a esto, se determinó la superficie y, en conjunto con la comunidad, las características que el refugio debía tener. De este modo se definió un espacio integral cocina-comedor, baño y un espacio para dormitorio, todo ello aproximadamente para una capacidad de entre 10 a 12 personas.

Un diseño preliminar del refugio fue sometido a la aprobación de la comunidad, experimentando algunos cambios en la forma y tamaño de las ventanas, ya que se priorizaron algunos aspectos prácticos por sobre otros aspectos estéticos.

Despeje del terreno y traslado de los materiales

A continuación, los socios de la comunidad se reunieron con el arquitecto encargado para planificar la ejecución de los trabajos.

En primer lugar se despejó el terreno para la construcción, el cual poseía una superficie de 400 m2, en esta labor colaboraron algunos socios de la comunidad. El sitio había sido previamente elegido con el fin de causar el mínimo impacto en el humedal.

El traslado de los materiales se realizó con el apoyo de un camión fletero que los llevó desde Osorno hasta el final del camino vehicular, contando con la participación de los socios de la comunidad para las labores de carga y descarga.

Durante el mes de Enero del año 2013, un grupo de socios trasladaron los materiales necesarios hasta un lugar cercano al sitio de construcción del refugio, empleando para ello cuatro yuntas de bueyes por diez días. Durante este tiempo pernoctaron en carpas y realizaron turnos para la preparación de los alimentos. La utilización de las yuntas de bueyes y su alimentación fueron costeadas por el proyecto GEF SIRAP, sin embargo, para las labores de construcción y transporte de materiales más frágiles, la comunidad recurrió a la minga, una forma tradicional de ejecutar labores colectivamente.

Construcción del refugio

Desde mediados de enero de 2013 dos maestros carpinteros y un ayudante, socio de la comunidad, trabajaron permanentemente en la construcción del refugio. Asimismo, contaron con el apoyo de un jefe de obra, el cual fue reforzado en determinados momentos por un Inspector Técnico de Obra. Durante el tiempo de la construcción, que se extendió hasta Abril del mismo año, los carpinteros y el ayudante pernoctaban en carpas dispuestas en el sitio de la construcción, las cuales contaban igualmente con instalaciones de aseo.

El mayor desafío para las mujeres del grupo de turismo fue proveer a los trabajadores de alimentación, aunque en términos generales, esta responsabilidad se resolvió satisfactoriamente.

Etapa de capacitación

Figura 2. Durante uno de los “testeos” de la visita al Parque.
Figura 2. Durante uno de los “testeos” de la visita al Parque.

El grupo de turismo estaba conformado por nueve miembros de la comunidad, dos hombres y siete mujeres. La etapa de capacitación del mismo fue paralela a otras etapas ya que se inició en el invierno del año 2012 y terminó en septiembre del 2013. Todos ellos participaron en dos ciclos de capacitación sobre "creación de capacidades para emprendimientos de eco-turismo comunitario", los cuales fueron impartidos por la empresa Travolution y abordaron los siguientes temas:

  • Guiado.
  • Planificación de visitas.
  • Cálculo de precios de los servicios.
  • Organización del grupo.
  • Encadenamiento con otras iniciativas.

Bajo el lema de "aprender haciendo", se incluía la visita al Parque con varios grupos, de esta manera se evaluaba el desempeño del grupo como gestor de su emprendimiento eco-turístico.

APRENDIZAJES

Los aprendizajes a nivel institucional están muy relacionados con una intervención de terceros en un ámbito en el cual no existe mucha experiencia acumulada, como lo es la conservación y la generación de áreas protegidas por parte de pueblos originarios.

Concepto occidental: Cuando se trata el tema de la conservación, estamos introduciendo un concepto que como tal no existe en la cultura mapuche-williche. En su caso, está intrínseco en el "buen vivir" que asume que los seres humanos forman parte de la naturaleza y deben encontrar un equilibrio con los otros elementos que la componen. Ancestralmente, este equilibrio estaba presente y se respetaba, sin embargo con las presiones socioeconómicas de la población industrializada, la visión originaria se ha diluido, aunque actualmente está en vías de recuperación.

Interés en revalorización: A menudo existe una incomprensión de la sociedad occidental frente a pueblos originarios que sobreexplotan los recursos naturales. Sin embargo, debe indagarse en las razones que han producido esta sobreexplotación ya que están relacionadas con la exposición de estos pueblos a presiones socioeconómicas fuertes y al insuficiente desarrollo de actividades productivas compatibles con el medioambiente. No obstante, hoy por hoy se observa entre el pueblo mapuche-williche en general y en la comunidad Melillanca Guanqui en específico, un especial interés en revalorizar tradiciones y buenas prácticas ancestrales.

Inserción en un proceso: Es importante abordar el tema conservación y áreas protegidas en un contexto más amplio que permita abordar el uso de un territorio de una manera holística, como lo hace la planificación territorial participativa. Cabe señalar que la reconstrucción de la historia territorial de una comunidad puede ser un aporte importante a la cohesión social e influye a su vez positivamente en los avances hacía los objetivos.

Relación estrecha: La confianza entre los interventores y la comunidad se crea sobre todo en base a la credibilidad, es decir, en el cumplimiento de compromisos, pero también en base a la construcción de una relación más allá que lo meramente técnico y profesional. Este concepto llevado a terreno se expresa en tener tiempo e interés para conocer a sus socios, conversando y escuchando. Es importante demostrar el compromiso con hechos sin asumir una actitud paternalista.

Necesidades sentidas como punto de partida: Al inicio de la intervención comunitaria se recomienda identificar las necesidades básicas relacionadas al tema conservación y áreas protegidas y posteriormente abordarlas con acciones de apoyo (derechos de agua, tecnologías apropiadas que disminuyen la presión sobre el bosque, etc). En particular cuando se trata de un proceso de planificación territorial que consiste principalmente en el análisis y la reflexión donde los productos tangibles demoran en llegar, esto es muy importante.

Manejo de tiempos: Las comunidades originarias rurales tienen una percepción distinta del tiempo que a menudo no corresponde a los ritmos urbanos. Por otro lado, también existen épocas de cosecha o de recolección de un producto que dificultan asumir otras actividades. Además el clima del sur de Chile incide frecuentemente en la planificación, produciendo ajustes en ella.

Sin perjuicio de todos estos factores, es importante saber cumplir con los plazos en asuntos que son de relevancia fundamental para la comunidad, lo cual es válido para todos los actores involucrados.

Edad de las personas: En la comunidad Melillanca Guanqui viven muchas personas cuya edad fluctúa entre los 50 y 65 años. De hecho, el grupo de turismo, está constituido mayoritariamente por personas que se encuentran en este segmento. Frecuentemente los individuos que aún no habían cumplido los 60 años expresaban dudas acerca de poder emprender nuevos temas. Sin embargo, la experiencia demostró que sí lograron capacitarse en un tema totalmente nuevo, el eco-turismo comunitario. Dicho esto, no hay que desconocer que desde el punto de vista físico, a la edad señalada, surgen ciertas limitaciones.

Mujeres como protagonistas: Durante el proceso de planificación territorial participativa, se constató un equilibrio en la asistencia de hombres y mujeres en los talleres y otros eventos organizados por el proyecto. No obstante, en el momento de la creación del grupo de turismo fueron claramente las mujeres las que constituyeron la mayoría de sus integrantes. Este hecho se podría explicar en la mayor disposición que tienen las mujeres para integrarse a actividades nuevas y para capacitarse con este propósito.

CONCLUSIONES

La categoría de área protegida de pueblos originarios (APPO), Parque Indígena, corresponde a un territorio en el que se mantienen los procesos ecológicos relevantes a la biodiversidad y se estudia la perspectiva indígena con respecto a la conservación de la naturaleza, basada en la visión integral de los seres humanos y la naturaleza.

Un Parque Indígena se desarrolla en un área que se encuentra bajo gobernanza indígena, sea ésta individual o comunitaria. En este último caso es la comunidad la que toma las decisiones respecto a su uso.

Desde el punto de vista de la gestión, una parte de los costos de mantención del Parque son cubiertos por ingresos generados mediante actividades compatibles con la conservación, como el eco-turismo comunitario y otras. Con respecto a la vocación eco-turística que se le quiere dar al Parque, existe un artículo de la revista interdisciplinar "Entelequia", en el cual se trata al ecoturismo como estrategia de desarrollo sostenible, donde la autora realiza un análisis basado en la teoría económica, aportando datos de sumo interés para la valoración económica de ésta modalidad de turismo.

A modo de conclusión se puede señalar que para apoyar a una comunidad mapuche- williche en la implementación de un parque indígena con un componente de eco-turismo comunitario, se requiere una intervención a largo plazo que se caracterice por un acompañamiento intensivo y continuo.

Es muy probable que aun así los socios no se conviertan en emprendedores "prototipo", pero tal vez esto sea una ventaja ya que está asociada a una forma de ser distinta, y en el mundo globalizado en el cual vivimos, esto podría ser un valor especial.