Autores
  • Mercedes Pardo
    Universidad Carlos III de Madrid, España
    E-mail: mpbuendi@polsoc.uc3m.es
  • Iván López
    Universidad Carlos III de Madrid, España
  • Teresa Lobo
    Universidad Carlos III de Madrid, España
Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
312 Kb.
 
Herramientas

Indicadores sociales y económicos en la medición de la efectividad de manejo. El caso del Parque Nacional Picos de Europa (España)

Introducción

No es baladí recordar que un parque nacional es un espacio natural de alto valor natural y cultural, que por ello merece una atención preferente su conservación, y que se declara de interés general de la Nación precisamente por ser representativo del patrimonio natural.

En el caso de España, la gestión de los parques nacionales, además de asegurar la conservación de sus valores naturales, tiene dos objetivos más: compatibilizar la conservación con el uso y disfrute por parte los ciudadanos de sus valores naturales, y estar al servicio de la investigación y el aumento del conocimiento científico. Junto a esos objetivos, los parques nacionales pueden ser un motor para el desarrollo económico de las comarcas en las que se sitúan, ofreciendo una oferta alternativa de uso del territorio y coherente con un modelo de calidad de vida que se dirige cada vez más a la conservación de la naturaleza, es decir al desarrollo sostenible.

En consecuencia, la gestión de los parques nacionales presenta una complejidad considerable, e implica ineludiblemente tener en cuenta a las sociedades en las que están ubicados, precisamente para compatibilizar el objetivo primero de conservación, con las crecientes demandas de las sociedades contemporáneas en relación a la naturaleza y sus servicios. La consideración de esa relación sociedad / parques nacionales requiere en primer lugar de un conocimiento y comprensión ad hoc de la misma, así como del desarrollo de unos instrumentos útiles para dicha gestión. Esta es la razón de la investigación llevada a cabo para la elaboración un "Sistema de Evaluación y Seguimiento del Impacto Social y Económico del Cambio Global en el Parque Nacional Picos de Europa", y que se describirá brevemente.

El Parque Nacional Picos de Europa: la mayor formación caliza de la Europa Atlántica

El Parque Nacional Picos de Europa, situado en el Norte de España (Figura 1), tiene una superficie de 64 660 ha., que es relativamente pequeña comparada con otros parques, concretamente de América.

Figura 1. Ubicación del Parque Nacional Picos de Europa
 

continuación

Es, sin embargo, un Parque de un gran valor, pues representa los ecosistemas ligados al bosque atlántico, y es la mayor formación caliza de la Europa Atlántica, con importantes procesos cársticos, simas que llegan a más de 1 000 m, erosión glaciar muy patente y presencia de lagos. Entre sus riscos habita el rebeco, en los tupidos bosques los corzos, lobos y presencia ocasional de algún oso. En el Parque habitan más de 100 especies de aves, entre las que destacan el pito negro y el urogallo, y entre las grandes rapaces el buitre leonado y el águila real.

Figura 2. Localidad de Cordiñanes, al pie del Macizo Central de los Picos de Europa (Foto: R. Suárez)

Pero en el Parque hay mucho más que paisaje natural. Hay siglos de historia escritos en los pueblos, en los valles, en las iglesias, en las cabañas ganaderas de los puertos de montaña y en sus caminos. También existe una sociedad que está en un proceso de transformación profunda, con una economía agraria en recesión, una población en disminución y envejecida, y cuya alternativa de supervivencia está precisamente en la oportunidad que el espacio protegido ofrece para un desarrollo social alternativo y sostenible.

A modo de ejemplo, la Figura 2 muestra la pequeña localidad de Cordiñanes, al pie del Macizo Central de los Picos de Europa. Este Parque presenta la peculiaridad de ser el único con poblaciones dentro del espacio protegido.

El Parque Nacional sustenta importantes usos tradicionales, entre los que destaca el de la ganadería extensiva. A modo de ejemplo, la Figura 3 muestra un ejemplar de raza autóctona "asturiana de la montaña" o "casina", frente a la cumbre del Torrecerredo (2 648 m), la cumbre más alta del Parque.

El llamado desarrollo alternativo y sostenible se ubica en la nueva sociedad posfordista, donde puede producirse una confluencia entre los objetivos de conservación y de desarrollo. Baste como ilustración de ello la importancia creciente de la producción del queso Gamoneu, que requiere un manejo tradicional del ganado, en concordancia con las características naturales de la zona, así como un proceso tradicional de elaboración y maduración del queso en las cabañas ganaderas de montaña (todo ello en riesgo de extinción). Este producto ha experimentado una revalorización al ser demandado por consumidores con capacidad adquisitiva, que buscan precisamente eso, lo único, en el contexto del Parque Nacional. El resultado ha sido una demanda de dicho queso que supera la oferta posible.

Figura 3. Ejemplar de raza autóctona “asturiana de la montaña” en el Parque Nacional Picos de Europa. Foto: J. Rozada (FEMPA).

Esa relación histórica sociedad / naturaleza, presenta actualmente nuevos retos derivados de las nuevas demandas de las sociedades contemporáneas, así como del cambio climático. Es por ello que esta investigación se ha enfocado a dar respuesta a la necesidad de disponer de un conjunto de datos suficiente para monitorizar a corto, medio y largo plazo los efectos del cambio climático en el ámbito social y económico de los espacios protegidos.

La gestión de esos retos requiere identificar y caracterizar los impulsores del cambio y sus efectos negativos en la viabilidad de las funciones y servicios que proporcionan las áreas protegidas, y, por otro lado, formular directrices que mejoren la eficacia de dicha gestión.

Indicadores sociales y economicos de la “fabrica” social

Es preciso recordar brevemente la utilidad de los indicadores como herramientas que ayudan al seguimiento y control de los procesos a evaluar. Es habitual su utilización para el seguimiento de los procesos biogeofísicos. Menos común es lo relativo al diagnóstico y seguimiento de la relación entre ese medio natural y el medio social. Los indicadores sociales y económicos deben superar por tanto el enfoque de mero listado aditivo, para responder a las conexiones de dicha relación, como proceso histórico y social que es.

Para el caso que se relata importa el seguimiento y control del medio social (la sociedad en su economía, organización social, estructura territorial; en suma, en la "fábrica" social) que incide directa o indirectamente en el Parque Nacional Picos de Europa.

Para ello, se han elaborado 'Indicadores sobre el Medio Receptor' (39 indicadores) e 'Indicadores sobre Mitigación y Adaptación al Cambio Climático' y, en general, a los procesos relativos al Cambio Global (32 indicadores).

Información Básica sobre las Poblaciones

Se parte de un diagnóstico de los municipios del Parque, donde se analiza la siguiente información:

  • Datos territoriales y ambientales, tales como superficie, población total, densidad, superficie en el Parque, porcentaje del Parque en el municipio, distancia del municipio a la capital, figuras legales de protección.
  • Población y demografía, tales como evolución de la población, dinámica poblacional, estructura de la población por sexo y edad, entidades menores singulares, movimiento natural de la población (nacimientos, defunciones, tasas), migraciones.
  • Estructura productiva, tales como economía y sectores productivos, trabajadores y empresas, usos del territorio, población ocupada por sectores, establecimientos comerciales, equipamientos básicos, turismo, empleo.
  • Condiciones de vida, tales como vivienda, régimen de tenencia de la propiedad, equipamiento educativo, sanitario, parque de vehículos.
  • Medio ambiente, tales como residuos, recogida selectiva.
  • Renta y presupuestos municipales. Participación electoral.

Indicadores del Medio Social "Receptor" (MR)

Se han elaborado 39 Indicadores del Medio Receptor (MR), recogiendo información relevante para su seguimiento sobre cada uno de ellos Como ilustración, se incluye el Indicador MR-01 que se refiere a la cubierta forestal (Cuadro 1). Todos y cada uno de los 39 indicadores puede consultarse en la web.

Cuadro 1. Indicador del Medio Receptor 01 (cubierta forestal)
 

Indicadores sobre Mitigación y Adaptación (MyA)

Se han elaborado 32 indicadores de seguimiento y control de la Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y Cambio Global. Cada uno de ellos ha sido diseñado con información relevante para su seguimiento y control. Como ilustración el Cuadro 2 presenta el indicador MyA-01, que se refiere a Reuniones de los Órganos de Gobierno y Participación Social.

Cuadro 2. Indicador sobre Mitigación y Adaptación 01
 

La gestión del Parque Nacional se ha considerado clave en cuanto a la Mitigación y Adaptación se refiere. Es por ello que muchos de estos indicadores expresan las labores de gestión que se realizan desde la Oficina de Gestión del Parque Nacional.

Un valor destacado también se le ha otorgado a los instrumentos sociales de gestión de los parques. De esa manera, la información, la comunicación, la capacitación y la participación social, en combinación con otros instrumentos legislativos, normativos, económicos y técnicos, son elementos clave para la adecuada consecución de los objetivos de gestión de los parques.

Conclusiones

Las zonas de alta montaña resultan en un laboratorio privilegiado para el estudio y seguimiento del Cambio Climático y del Cambio Global, al ser en las mismas donde primero tienen lugar. Ello es especialmente cierto si se trata de zonas protegidas, donde es posible un mayor control de los indicadores o variables tomadas como referencia para dicha tarea.

Desde la concepción amplia del término sostenibilidad o desarrollo sostenible, y por tanto en la consideración de su dimensión no sólo ambiental, sino que también económica y social, el ámbito a preservar o proteger no es sólo el del espacio natural. Tan importante o más es el social, en cuanto a cómo garantizar las necesidades básicas de la población, entre las que se encuentran la cultura y las tradiciones, entre otros, o el desarrollo económico y social.

Integridad de cada uno de estos espacios, o lo que se reconoce como sostenibilidades parciales, e integración entre los mismos, donde la idea es, en consecuencia, determinar las necesidades de cada uno de estos ámbitos, a la vez que la satisfacción de uno de ellos no impida la de los otros.

La integridad se articula ante todo a partir de criterios de justicia, en este caso justicia ambiental, económica y social. En el caso de la justicia social se trata de garantizar las necesidades básicas de la población, entre las que se encuentran la cultura y las tradiciones, entre otros, o el factor económico.

A su vez, la integración supone que la interacción entre lo económico y ambiental sea viable, o que la actividad económica no supere la "capacidad de carga" de los ecosistemas; que sea equitativa en cuanto a la interacción entre economía y sociedad, dándose condiciones de reparto de la riqueza y del empleo, entre otros indicadores. Además se supone que la integración entre sociedad y entorno ambiental sea habitable, prestando atención a las consecuencias sociales y a la acción social, o viceversa. En el contexto actual, de acelerado deterioro medioambiental, la integración entre sociedad y ambiente debe atender al determinismo de este proceso de deterioro, a las restricciones que puede representar y de hecho ya suponen sobre la vida social y de las personas en sociedad.

Es por todo ello que el manejo efectivo y la gestión de los parques nacionales requieren actualmente basarse en la interrelación sociedad / naturaleza, que caracteriza la complejidad de las sociedades contemporáneas, así como en el reto del cambio climático y el cambio global.

El seguimiento y control de dicha interrelación se puede servir de herramientas como los indicadores biogeofísicos, sociales y económicos, estos últimos objeto de lo presentado en este manuscrito. Estos indicadores a su vez, deben basarse en una comprensión previa del funcionamiento de la relación histórica de esa interacción en los lugares específicos que se trate, así como de los cambios sociales que están acaeciendo de manera acelerada.

Particularmente relevantes son los instrumentos sociales (información, comunicación, capacitación y participación social) en lo relativo a cumplir con los objetivos de conservación de los parques junto con los del desarrollo sostenible. No puede llegar a entenderse un medio físico sin analizar cómo ha sido la sociedad que lo ha utilizado. También viceversa, no se puede comprender una sociedad, sin tener en cuenta el medio físico que la ha mantenido material y culturalmente.