Autor
  • Isidro Gutiérrez
    Dirección Nacional de Biodiversidad
    Ministerio del Ambiente de Ecuador
Descarga
Tamaño total de la descarga:
275 Kb.
 
Herramientas

Sistema nacional de áreas protegidas de Ecuador

INTRODUCCIÓN

Ecuador tiene una superficie de 256.370 Km2. A pesar de ser un pequeño territorio, la variedad de ecosistemas especies y genes es muy grande. El número de micro-ecosistemas ha permitido que se desarrolle una amplia diversidad biológica que ha hecho que Ecuador se encuentre entre los países más megadiversos del mundo.

Ecuador cuenta con cuatro regiones naturales: Costa, Sierra, Amazonía y la región Insular o Galápagos, que se encuentra a 1 000 Km del área continental en el Océano Pacífico. La región de la Costa tiene un ancho promedio de 150 Km entre la línea del mar y los faldeos de la Cordillera de los Andes. Esta región es atravesada en buena parte de norte a sur por una cordillera costera que alcanzan una altitud de 800 msnm.

La región de la Sierra, debe su nombre a la Cordillera de los Andes, que atraviesa de norte a sur dos cordilleras divididas por nudos que han dado origen a las hoyas interandinas o valles, cuya altitud varía entre 1 500 y 2 500 msnm, donde se han asentado las principales ciudades. La altitud de los nevados llegan a sobrepasar los 6 000 msnm. La variación entre las altas montañas y las tierras bajas que dan hacia la región costera, y los flancos amazónicos, son el origen de una amplia variedad de ecosistemas y microclimas.

La región amazónica ecuatoriana representa apenas el 2% de toda la cuenca amazónica. En esta zona se encuentran zonas inundadas de moretales (lagunas y pantanos) con una vegetación típica. Esta región está atravesada también por cordilleras como la cordillera de Galeras, Cutucú y Cóndor, estas dos últimas ubicadas al sureste del país.

La presencia de la Cordillera de los Andes y sus paisajes típicos se complejiza y se diversifica más con los numerosos ríos que nacen de los altos páramos y descienden hacia la Costa o hacia la Amazonía. Esta realidad geográfica sumada a la variedad de climas que se forman por las corrientes cálidas provenientes de la llanura Amazónica y del Océano Pacífico, han propiciado la existencia de muchos ambientes naturales en los cuales habitan aproximadamente 16 000 especies de plantas vasculares, de las cuales casi el 72% son nativas. Dentro de este porcentaje el 27,3% son endémicas. Tal cantidad de especies de plantas ha permitido que Ecuador ocupe el séptimo lugar mundial en lo que a riqueza de este grupo se refiere, de acuerdo a cifras del Ministerio del Ambiente.

Las aguas marinas continentales de Ecuador están influenciadas por las corrientes frías provenientes del sur y por las corrientes cálidas provenientes del norte, y también por los vientos cálidos de la corriente del Niño y los fríos de la Niña. Esta realidad ha dado origen a complejas interacciones submarinas que inciden en la vida a este nivel. Además es la razón para que especies migratorias de otros lugares del mundo visiten temporalmente las costas del país.

A las particularidades climáticas del país se suma la desembocadura de varios ríos al Océano Pacífico, los que acarrean nutrientes y en cuya unión se forman las aguas salobres que originan los ecosistemas de manglares. Estos ambientes son propicios para que aquí se inicien las cadenas alimenticias y exista una abundante riqueza marina que por milenios ha constituido la base alimenticia de los pueblos asentados a orillas de estos ríos.

LA CONSERVACIÓN EN ECUADOR

Las primeras acciones de conservación en Ecuador se inician en 1936 cuando se declara al Archipiélago de Galápagos como área protegida. Treinta años después de esta declaratoria se crea la segunda área protegida que es la Reserva Geobotánica Pululahua. Desde entonces, los esfuerzos de conservación han evolucionado con la formulación de normas y regulaciones para mejorar su manejo y administración.

En la década de los 70, simultáneo con el avance de la actividad petrolera en Ecuador, hubo un fuerte impulso a la construcción de carreteras que originó un desordenado crecimiento urbano en zonas que anteriormente eran poco habitadas. Frente a ello el Estado ecuatoriano fomentó el establecimiento de áreas protegidas como una forma de contrarrestar la inminente destrucción de los recursos naturales del país. La trayectoria que ha seguido el país para conservar la biodiversidad ha sido larga, y en la actualidad el Patrimonio de Áreas Naturales del Estado (PANE) está integrado por 44 unidades que cubren una superficie aproximada del 19% del territorio continental ecuatoriano.

El documento de Políticas y Plan Estratégico del Sistema Nacional de Áreas Protegidas 2007-2016, y la Constitución Política del 2008, en su Artículo Nº 405, señalan que el Sistema Nacional de Áreas Protegidas se integrará por cuatro subsistemas: el subsistema estatal, el de los gobiernos autónomos descentralizados, el de las comunidades y el de propietarios privados, y que el Estado asignará los recursos económicos necesarios para la sostenibilidad financiera del Sistema. Por esta razón, y a fin de cumplir con este mandato, el Ministerio del Ambiente (MAE), que por Ley maneja y administra las áreas protegidas del Estado, tiene el reto de conformar este Sistema Nacional.

ACCIONES DEL MINISTERIO DEL AMBIENTE RESPECTO AL PATRIMONIO DE ÁREAS NATURALES DEL ESTADO

En la actualidad la política estatal tiende a mejorar la administración y el manejo de estas áreas, tratando de resolver problemas que se han venido acarreando a través de los años. Existen varias iniciativas en este sentido, entre las que destacan las siguientes:

Proyecto de limitación física y desarrollo del turismo sostenible en el Patrimonio de Áreas Naturales del Estado. Con este proyecto se trata de cambiar la imagen de estas áreas, mejorando los servicios que prestan a quienes las visitan, e involucrando a las comunidades aledañas para que sean partícipes de sus beneficios.

Suscripción de un convenio con una empresa comunitaria para la prestación de servicios de un área protegida. La suscripción de un convenio entre Ministerio del Ambiente y la Compañía Operadora de Turismo Boliche Tours Cía. Ltda., demuestra el interés que el Ministerio tiene en hacer cambios de los esquemas que se han venido manejando las áreas protegidas. Esta Compañía pertenece a la Comunidad de Romerillos, aledaña al Área Nacional de Recreación El Boliche, quien será la encargada de prestar los servicios que alimentación y guía a los visitantes, a cambio de mantener el área en las mejores condiciones,.

Restauración de ecosistemas degradados. En abril del presente año, un espacio de 220 hectáreas de camaroneras ha sido intervenido por el Ministerio en conjunto con la Subsecretaría de Acuacultura por estar dentro de la Reserva Ecológica Manglares Churute, siendo parte del programa de recuperación de 5 000 ha dentro del área protegida. La idea es restaurar áreas que han sido destruidas por estas empresas.

Nueva reestructura del Ministerio del Ambiente. La nueva reestructura del Ministerio está orientada a mejorar la gestión de esta Cartera de Estado, aumentando el personal técnico para coordinar y supervisar procesos en las diferentes unidades técnicas con las que cuenta. Dentro de estos esfuerzos se encuentra inmerso el sector que maneja la biodiversidad tanto a nivel central como a nivel local. En el presente año el Ministerio ha incrementado el personal de guardaparques y en los actuales momentos se están seleccionando técnicos a ser contratados como Jefes de Área, de manera que el manejo de las áreas protegidas sea liderado por gente joven y capacitada.

Comités de Gestión. Los procesos de participación son considerados por el Ministerio como una herramienta que permite aprovechar voluntades que se encuentran en la sociedad civil, por lo que se constituyen en buenos aliados para el manejo de estas áreas protegidas. La conformación de Comités de Gestión constituye una experiencia que se viene aplicando en las áreas desde hace algún tiempo, pero los resultados no han sido los esperados. Sin embargo, se está aprendiendo a compartir un trabajo, que antes se creía que sólo era potestad de la autoridad ambiental rectora de estas áreas.

Iniciativas binacional y trinacional. Se está promoviendo un trabajo conjunto en la implementación de la iniciativa transfronteriza trinacional: Ecuador (Cuyabeno), Colombia (La Paya) y Perú (Gueppi). Esta estrategia de trabajo conjunto también aplica a los acuerdos de paz entre Perú y Ecuador respecto a áreas protegidas amazónicas binacionales, en el contexto de la Cordillera del Cóndor.

Administración de las áreas protegidas. Administrativamente el Ministerio del Ambiente cuenta con 4 Subsecretarías y 10 Distrito Regionales. La Subsecretaría de Patrimonio Natural, donde se encuentra la Dirección Nacional de Biodiversidad, es la encargada de administrar el Patrimonio de Áreas Naturales del Estado. Esta Dirección desarrolla las directrices sobre el manejo de estas áreas, sostenidas en mandatos constitucionales, leyes, y un sistema de legislación secundaria que garantiza su operatividad.

Nuevos enfoques de conservación. Si bien el Ministerio está mejorando la imagen de las áreas protegidas hacia la ciudadanía, en el sentido de dar a conocer que estas áreas aportan al desarrollo de los pueblos, está incursionando con fuerza en el establecimiento de otras formas de conservación. Tal es el caso de los corredores de conectividad, humedales y Reservas de Biosfera, especialmente. En cuanto a estas últimas, se ha evaluado el grado de cumplimiento de sus objetivos, se ha creado la Red Nacional de Reservas de Biosfera. También está en proceso la reestructura del Comité Nacional MAB (por sus siglas en Inglés: El Hombre y la Biosfera), como un elemento importante para orientar el trabajo que estos espacios de territorio deben cumplir, en el contexto de conciliar la conservación con el desarrollo de quienes habitan dentro de estas Reservas.

Los conflictos de tierras dentro de las áreas protegidas. La propiedad privada dentro de áreas protegidas es un tema que en el pasado no fue discutido, pero que hoy está siendo analizado en busca de posibles soluciones. La Codificación de la Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y Vida Silvestre es clara en este sentido, la cual determina en su Artículo 68 que “…Este patrimonio es inalienable e imprescriptible y no pude constituirse sobre él ningún derecho real”. De igual forma, su Artículo 70 expresa que: “Las tierras y recursos naturales de propiedad privada comprendidos dentro de los límites del patrimonio de áreas naturales, serán expropiados o revertirán al dominio del Estado, de acuerdo con las leyes de la materia”.

Salida de mineros de un área protegida. Las actividades de minería informal que se ha venido desarrollando, sin la aplicación de medidas de mitigación de impactos ambientales por más de 15 años, por parte de un grupo de mineros artesanales en el Parque Nacional Podocarpus, está en proceso de ser solucionado. Ello ha sido posible con el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional y la salida paulatina de los mineros del Parque.

Financiamiento del Patrimonio de Áreas Naturales del Estado. A partir de la emisión de la Ley Especial de Galápagos en 1998, todos los recursos que genera el Parque se quedan en esa provincia insular. Este hecho redujo drásticamente los recursos de las áreas protegidas continentales, situación que obligó a buscar nuevas fuentes de financiamiento para el manejo de estas áreas. Este es el origen del Fondo de Áreas Protegidas, parte del Fondo Ambiental Nacional, como una forma de apoyar al financiamiento de estas áreas y que lo viene haciendo a partir del 2000. En la actualidad este fondo, que ahora maneja casi 19 millones de USD, ha sido diseñado como una entidad privada que maneja fondos estatales. Por ello, de acuerdo a las líneas políticas de fortalecimiento del Estado, no ha sido bien aceptado, aunque su forma de operar no haya tenido reparos. De todas maneras, es una opción que ha permitido en la actualidad que 14 áreas protegidas cuenten con fondos, administrados en forma conjunta entre la Dirección Nacional de Biodiversidad, la Jefatura del Área Protegida y el Fondo de Áreas Protegidas, para las actividades más urgentes.

Vacíos de representación en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. A pesar de que el Patrimonio de Áreas Naturales del Estado cuenta con 44 áreas protegidas, no todos los ecosistemas se encuentran representados ni protegidos. Ecosistemas como la vegetación seca y húmeda interandina, y los bosques secos orientales y occidentales, están sub-representados en el Sistema Nacional. Los vacíos de representación también es una característica de las áreas marino-costeras, aunque en este caso las declaratorias en los dos últimos años están demostrando que el Estado hace esfuerzos por cumplir con lo que establece el Programa de Trabajo del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Inicialmente se pensó que las áreas marinas y costeras constituirían un subsistema del Sistema Nacional, pero hoy se está trabajando con la visión de una Red de Áreas Marinas Costeras. Esta Red se encuentra bajo la responsabilidad de la Subsecretaría de Gestión Costera, y se trata que sea una red de áreas protegidas que no se desvincule de la unidad que debe constituir un Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

La reinversión de los beneficios que generan las áreas protegidas. La reinversión es una forma de que los ecosistemas de las áreas protegidas no solo generen recursos financieros, sino que estos recursos - que provienen por ejemplo de la visita a las áreas - sean efectivamente reinvertidos en su protección y control.

Distribución de beneficios del aprovechamiento sustentable de la biodiversidad. La distribución de beneficios del aprovechamiento sustentable de la biodiversidad en comunidades locales es una realidad. Existen comunidades que viven en el interior del Parque Nacional Yasuní, y en su zona de amortiguamiento, donde se ha potenciado el aprovechamiento de la biodiversidad a nivel local, desarrollando actividades de turismo sustentable comunitario, cuyos beneficios directos están llegando a las comunidades locales. Un ejemplo entre muchos es el Napo Wildlive Center y la comunidad de Añango.

Programa Sociobosque. La valoración de la biodiversidad y el desarrollo de un sistema de incentivos para quienes mantienen bosque nativo hoy es una realidad. El Programa Sociobosque ha logrado motivar para que propietarios de bosques nativos, ubicados en zonas estratégicas, sean incentivados por el Estado. Este programa, que se inició fuera del ámbito de las áreas protegidas, en el presente año se las ha incorporado. Ello porque se estaba produciendo una injusticia, dado que propietarios que estaban fuera de ellas comenzaron a recibir los beneficios que este programa proporciona.

Revisión de Convenios. A inicios del 2010, se revisaron la mayoría de los convenios relacionados con el manejo y la administración de las áreas protegidas, los que han sido suscritos entre el Ministerio y diferentes entidades a través de los años. En este análisis se ha logrado reflejar el afán que ha tenido el Ministerio en establecer “puentes” entre los espacios que quedan entre lo que establece especialmente la Ley Forestal y las consecuencias ante el establecimiento de las áreas protegidas. Particular atención se le ha dado a las comunidades ancestrales, propietarios privados, sectores o personas naturales, que quedaron dentro de ellas, y que necesitan de los recursos y servicios de estas áreas. El Ministerio ha requerido el apoyo de varios sectores para fortalecer sus acciones, y aún queda mucho por hacer respecto a la relación de las áreas protegidas con la población local.

SÍNTESIS DE RETOS Y DESAFÍOS FUTUROS

Entre los principales retos y desafíos futuros que enfrenta el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Ecuador cabe destacar los siguientes:

· Mantener la unidad y la integridad del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

· Coordinar con gobiernos seccionales la expedición de políticas y normativas para el manejo sustentable de recursos.

· Implementar la Estrategia de Sostenibilidad Financiera para el Sistema Nacional.

· Orientar la cooperación para que se enfoque a los requerimientos que el Estado plantea como prioritario. Esto significa mayor alineación con los objetivos nacionales y con la consolidación del modelo estatal (Plan Nacional del Buen Vivir).

· Procurar que las áreas protegidas se proyecten a contribuir a una efectiva lucha contra la pobreza y la consecución de los objetivos del milenio, en el marco de la planificación estatal.

· Priorizar acciones para implementar los acuerdos internacionales. Por ejemplo socializar los compromisos adquiridos en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, con los Sitios RAMSAR, con el CITES para el comercio internacional de especies amenazadas, entre otros.

· Desarrollo de instrumentos legales para llenar vacíos legislativos sobre temas como zonas de amortiguamiento, corredores de conectividad, patrimonios naturales, reservas de biosfera, por mencionar algunos.

ANEXO:

Mapa de la distribución de las áreas protegidas del Patrimonio Natural del Estado de Ecuador