Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
0.9 Mb.
 
Herramientas

TURISMO Y COMUNIDADES MAPUCHE. RELATOS DEL TURISMO EN EL SUR DE CHILE

Introducción

Profundos cambios en la composición de la oferta y demanda turística que encuentran su correlato en nuevas tendencias, las cuales representan no sólo una oportunidad de crecimiento económico para los países en desarrollo, sino también para los pueblos originarios (Pereiro, 2011). De esta forma, el turismo se transforma en una de las alternativas más consideradas en las últimas décadas para integrar a los pueblos originarios en el mundo actual.

De enemigos, salvajes y mano de obra barata se han convertido en actores turísticos, así como de símbolos negativos se han transformado en símbolos exóticos en el contexto de una creciente industria centrada en el interés que existe hacia la naturaleza y lo autóctono, generado entre los consumidores de ocio, recreo y descanso (Stocker, 2007; Whittaker, 1980). Viajes peculiares, costumbres curiosas, gente autóctona, paisajes bucólicos, pueblos y hogares pintorescos donde es posible vivir experiencias únicas, singulares e inolvidables son algunas de las imágenes que seducen al turista y animan la mercantilización de la identidad étnica a través de modalidades de turismo más vanguardistas (Pereiro, 2011; Smith, 1989).

En el caso de Chile, el turismo ha sido promovido por entidades públicas y organizaciones no gubernamentales mediante acciones inspiradas en una lógica de mercado que fomenta la puesta en valor de la cultura de los pueblos originarios, creando sobre expectativas acerca de los beneficios que les brindará el desarrollo de dicha actividad (Pilquimán y Skewes, 2009), pero también silencia las voces de los actores protagonistas que narran formas alternativas de hacer turismo que trascienden a la simple instrumentalización de su cultura. Estos aspectos constituyen los primeros antecedentes de las debilidades del modelo turístico promovido desde la lógica económica dominante, que invita a debatir a la pluralidad de actores relacionados al sector sobre las opciones más pertinentes para estas comunidades.

De especial interés resulta analizar el caso de comunidades mapuche asentadas en las zonas de amortiguación del Parque Nacional Villarrica y Reserva Nacional Mocho Choshuenco, ambas ubicadas en la comuna de Panguipulli, donde el turismo se posiciona como una opción para generar renta y empleo, además de una estrategia de conservación del mundo mapuche frente a la presión externa, generada por los recursos existentes en sus territorios, con la finalidad de rescatar aspectos que permitan avanzar hacia una propuesta de turismo fundada en el aprendizaje y comprensión intercultural de pueblos históricamente estigmatizados por la sociedad chilena.

A continuación se analizarán los relatos de estas comunidades para rescatar antecedentes que orienten a la construcción de una propuesta de turismo comunitario.

CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS

Figura 1.Integrantes de la Comunidad Indígena Inalafken.
Figura 1.Integrantes de la Comunidad Indígena Inalafken.

Las experiencias analizadas en este estudio son gestionadas por integrantes de comunidades mapuche seleccionadas dentro del marco del Proyecto Nodo de Economía Solidaria y Turismo Comunitario, basándose en la experiencia o propensión de sus gestores para trabajar el turismo de manera asociativa. Las iniciativas propuestas corresponden a servicios de alojamiento, alimentación y excursiones que surgen en torno al Humedal de Huitag y el Lago Calafquén y que son gestionadas por integrantes de la comunidad indígena Cacique Llancapán. Junto a esto, una feria costumbrista ubicada en la ribera noreste del mismo lago destinada a la comercialización de productos gastronómicos, artesanales y productos forestales no maderables organizada por integrantes de la Asociación de Agricultores y Artesanos de Pocura, que también reúne a familias de origen mapuche. Por último un local de venta de productos típicos junto a un evento anual de navegación ancestral, impulsado por familias de la comunidad indígena Inalafken en Lago Neltume.

El análisis empírico se fundamentó utilizando el método de "estudio de casos" desarrollado mediante la técnica del trabajo de campo. Las principales fuentes consultadas han sido relatos orales obtenidos de entrevistas grupales realizadas en la etapa inicial del proyecto y entrevistas individuales en profundidad sometidas con posterioridad al análisis de contenido.

CARACTERIZACIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO

Figura 2. Mapa del área de estudio.
Figura 2. Mapa del área de estudio.

Las experiencias anteriormente señaladas, se ubican en las localidades de Huitag, Pocura y Lago Neltume en la comuna de Panguipulli alrededor de los principales atractivos naturales que conforman el destino turístico Siete Lagos, figura caracterizada por la presencia de un complejo hidrográfico importante de ríos y lagos, una extensa red de áreas silvestres protegidas, fuentes de aguas termales y paisajes naturales y rurales de gran valor para el turismo. Con el paso del tiempo se ha ido transformando en un polo de atracción del turismo de envergadura (Tacón et al. 2012), producto de la intensificación y diversificación de las migraciones cíclicas de turistas proveniente mayormente de la Región Metropolitana y Araucanía.

En concreto las iniciativas analizadas se emplazan en las zonas de amortiguación del Parque Nacional Villarrica y Reserva Nacional Mocho Choshuenco, ambas integradas al Sistema de Áreas Protegidas del Estado (Figura 1).

Desde una perspectiva demográfica, se destaca la presencia mapuche en el territorio en cuestión. Predomina una población adulta cuya composición no muestra diferencias importantes según sexo. En cuanto a su distribución por edad, la población joven es menos numerosa con respecto a la adulta, esto es debido a las transformaciones ocurridas en el mundo rural, donde se han producido numerosas migraciones a las grandes urbes en busca de oportunidades, situación que motiva a las comunidades mapuche a abrirse y mostrarse al "wingka turista" como una alternativa para fijar a los jóvenes en estas localidades rurales.

Las actividades productivas realizadas por la población local en estos territorios corresponden a economías de subsistencia. Para el caso de Huitag y Pocura, éstas corresponden a actividades especialmente agrícolas y en menor medida ganaderas, unidas a la construcción y comercio detallista. En Lago Neltume, en cambio, la silvicultura ocupa a más de la mitad de la población en comparación con la agricultura y ganadería.

Figura 3. Integrantes de la feria de pequeños agricultores y artesanos de Pucura. Ribera norte del Lago Calafquén.
Figura 3. Integrantes de la feria de pequeños agricultores y artesanos de Pucura. Ribera norte del Lago Calafquén.

En todos los casos se desarrollan prácticas productivas tradicionales como la recolección de frutos silvestres, hierbas medicinales, así como la artesanía en lanas y madera, productos que se comercializan en época estival aprovechando la llegada a estas localidades de una población flotante compuesta por turistas y propietarios de segundas residencias.

A continuación se muestra un cuadro resumen donde aparece una pequeña clasificación en cuanto a las características poblacionales de las comunidades mapuche y las actividades realizadas en cada sector del área de estudio.

Cuadro 1. Antecedentes demográficos y productivos del área de estudio.
Cuadro 1. Antecedentes demográficos y productivos del área de estudio.

A pesar de lo dicho, la participación de la población local en el sector turístico se limita en muchos casos a la comercialización de los productos típicos que ellos mismos elaboran, a pesar de estar ubicados en un espacio geográfico que concentra a un contingente importante de atractivos naturales. En sus propias palabras, el sentimiento que estas comunidades experimentan sería el siguiente: "Nosotros estamos tratando de organizarnos para hacer turismo, porque no puede ser que los mapuches únicamente tengamos la opción de vender algunos de nuestros productos donde otra gente está haciendo turismo".

 

RELATOS Y DILEMAS DEL TURISMO

Tal y como plantean Pilquimán y Skewes (2010), el turismo puede ser abordado en función de dos grandes relatos: el primero, el hegemónico, encuadrado en una lógica de mercado ya posicionada en el imaginario colectivo de las comunidades mapuche y el segundo, el subalterno, inspirado en los principios que animan el concepto de sustentabilidad aplicada al desarrollo del turismo y en las normas que rigen la propia cosmovisión del pueblo mapuche, como se evidencia en las opiniones de los propios actores protagonistas: "Para nosotros el turismo no es un tema exclusivamente de orden comercial, hay un tema de conservación y cosmovisión, tiene que ver en cómo nosotros como mapuches nos proyectamos hacia el futuro". Sin embargo, el relato hegemónico fundamentado en la argumentación económica imperante, ha excluido las interpretaciones de las comunidades respecto al turismo. Como resultado, en la escena local se presentan una serie de disyuntivas que a continuación pasaremos a revisar.

a. Barreras de entrada al mercado turístico

A pesar de un incremento en la demanda por un turismo indígena a nivel mundial, los pueblos originarios continúan marginados y enfrentan un sin número de barreras para convertirse en actores protagonistas del desarrollo turístico (Bushell y Salazar, 2009). De acuerdo a las experiencias analizadas, las principales barreras sorteadas por sus gestores han sido de tipo psicológicas, presentes en la etapa previa a su introducción en el mercado turístico. Posteriormente, en la medida que se va superando esta etapa, enfrentan nuevas barreras económicas, culturales, legales y tecnológicas.

Las primeras son consecuencia de los procesos de discriminación experimentados hacia el pueblo mapuche, manifestados en la conformación de una identidad estigmatizada que altera su percepción sobre la manera de posicionarse frente a la sociedad dominante.

"Cuando recién hablamos que íbamos a ser feriantes, es decir, que nos íbamos a involucrar en el tema del turismo, tuvimos que mostrar hechos acerca del objetivo que queríamos lograr. Primero fue algo en lo que no creyeron, debido a la zona donde estamos emplazados y por ser un espacio mapuche. La gente se preguntaba cómo los mapuches podíamos llegar a la playa, al igual que los foráneos, a vender nuestros productos". Frases como esta son recurrentes en los relatos analizados y demuestran las diferencias de estatus que las comunidades mapuche atribuyen a la cultura preponderante con respecto a la propia, proceso no exento de imágenes negativas, estereotipos y prejuicios que deben enfrentar al momento de planificar su entrada al sistema turístico.

Figura 4. Comuneras mapuches que como parte de sus actividades complementarias se dedican al turismo. Localidad de Trai-traico. Coñaripe.
Figura 4. Comuneras mapuches que como parte de sus actividades complementarias se dedican al turismo. Localidad de Trai-traico. Coñaripe.

Por otro lado, los efectos generados por las múltiples intervenciones institucionales que ya han sido desarrolladas en el área de estudio, han alimentado en las comunidades mapuche actitudes negativas que influyen en la construcción de su sueño emprendedor: "Hemos trabajado durante mucho tiempo y los inicios han sido difíciles. Nos falta un poco de compromiso y de motivación, ya que la idea original era conseguir un lugar para vender nuestros productos naturales. Solicitamos una cantidad de recursos al Programa Orígenes, pero no alcanzamos a terminar el documento, por lo que pensamos que con la construcción avanzada iba a ser más fácil recibir apoyo de otras instituciones, pero no fue así. Desde entonces quedamos algo desmotivados ya que no alcanzamos a terminar el que era nuestro anhelo".

La segunda barrera a la cual se enfrentan estos actores del turismo es de ámbito económico, debido a la escasez de recursos financieros. De aquí que deban recurrir a fórmulas casi milagrosas para revertir la adversidad y sobrevivir en el mercado: "Nosotros hacemos turismo humildemente con mucho sacrificio, pero Dios nos provee de los medios para llegar al turismo" relata un comunero mapuche, para describir el esfuerzo colectivo realizado sobre todo por mujeres dueñas del hogar asociadas a la feria costumbrista de Pocura, constituida en un espacio de comercialización de productos tradicionales, además de albergar usos recreativos, artísticos, culturales y de capacitación. Situaciones similares se detectan en las demás experiencias analizadas. En el caso de Huitag existe una carencia de vías de acceso apropiadas para llegar a los atractivos naturales, tal y como relata otro integrante de la comunidad mapuche: "No tenemos el acceso para que la gente llegue a los lugares donde se inician los senderos. Tiempo atrás llegaron unos autobuses y en esa ocasión quedaron atrapados sin poder salir porque el suelo era muy blando. Es por ello que tenemos que ver la posibilidad de trabajar solo con vehículos de menores dimensiones y evitar los anteriores".

En el caso de Lago Neltume, la puesta en valor de prácticas productivas vinculadas al atractivo principal que es el lago, no tienen cabida en el mercado local, únicamente existe un pequeño puesto de venta de productos en el territorio.

Figura 5. Integrantes de la comunidad Indígena Inalafken en su feria gastronómica. Lago Neltume.
Figura 5. Integrantes de la comunidad Indígena Inalafken en su feria gastronómica. Lago Neltume.

Más aún a las barreras de tipo cultural se le suman las legales, puesto que las comunidades enfrentan la necesidad de auto instaurarse como una organización en el marco jurídico-legal para tener la posibilidad de actuar en el sistema. Cuestión que afrontan con desconfianza, atribuible a su nivel educacional, falta de conocimiento en temas legales y ausencia de asesoría especializada en un tema relativamente complejo, todo ello unido a una histórica serie de reveses sufridos ante la justicia chilena. La escena se completa si añadimos las barreras de tipo tecnológico, en concreto, dificultades de acceso a internet y a programas computacionales específicos. Estas son algunas manifestaciones recurrentes para ejemplificar los problemas, la presión y una errónea relación ejercida por el Estado chileno con las comunidades mapuche, las cuales desean introducirse al sistema turístico.

b. Tensiones espaciales asociadas al discurso hegemónico

Si bien el uso recreativo de los espacios para el ocio asociados al agua continental y masas forestales aledañas a las experiencias de los territorios analizados, dinamizan las economías locales, pero la presencia masiva de turistas en época estival ocasiona tensiones que requieren ser estudiadas en profundidad para mitigarlas mediante la implementación de medidas administrativas eficaces. De lo contrario, pueden superar los umbrales de tolerancia social, en especial, de la población mapuche que domina desde la perspectiva demográfica estas localidades.

En el caso del paisaje ribereño del Lago Calafquén la capacidad colonizadora del turismo se advierte en dos aspectos. Primeramente en la aparición cada vez y con mayor frecuencia de nuevas residencias y en segundo lugar, en el uso recreativo intensivo de las playas por parte de los visitantes, infiriendo negativamente en las posibilidades de uso por parte de las comunidades originarias. En particular, uno de los integrantes de esta comunidad relata alguna de las experiencias vividas por otros comuneros: "He estado en reuniones con las comunidades y hay serias quejas con respecto al uso que se le da a las playas. Ya que ahora no pueden entrar libremente a las mismas porque hay ciertos períodos del año en que se encuentran colapsadas".

Figura 6. Navegación Ancestral por el Lago Neltume, en defensa de los territorios que podrían ser arrebatados por las centrales hidroeléctricas.
Figura 6. Navegación Ancestral por el Lago Neltume, en defensa de los territorios que podrían ser arrebatados por las centrales hidroeléctricas.

Por otro lado, en Lago Neltume la situación adquiere otras proporciones porque a los usos recreativos del lago se unen la aparición de otros posibles nuevos usos como son los energéticos, creando un clima incierto y de resistencia protagonizado por las comunidades mapuche, enfrentadas a las presiones de Endesa para construir el segundo proyecto de generación de energía hidroeléctrica que se instauraría como el más grande instalado en territorio mapuche.

Adentrándonos hacia las masas forestales cordilleranas, sus usos recreativos son realizados mayormente por operadores turísticos exógenos, situación que no ha estado exenta de críticas entre las comunidades: "La gente que practica trekking y cabalgata pasan por territorio mapuche, pero ninguno de ellos tiene conocimiento de que este territorio es indígena". Panorama complejo, si consideramos las futuras licitaciones de las Áreas Silvestres Protegidas del Estado que desde el imaginario del pueblo mapuche forman parte de su territorio ancestral, por tanto están considerados dentro de sus reivindicaciones (Aylwin, 2008).

Por otra parte, la llegada masiva de visitantes a estas localidades acarrea la llegada de un contingente importante de comercio ambulante, cuya migración cíclica ocasiona ciertos conflictos en cuanto a la posibilidad que tiene el pueblo mapuche de comercializar sus productos tradicionales, acordes con la cultura del lugar y que para ellos tiene una gran representatividad. A estos problemas se unen la generación de residuos, ruidos, circulación de vehículos recreativos fluviales, etc.

c. Hacia una propuesta de turismo trasfondo comunitario

Es indudable que el avance del turismo en las comunidades mapuche ha sido posible por las tendencias de grupos sociales demandantes de nuevas modalidades de turismo distintas o complementarias a las convencionales, junto a las múltiples intervenciones de organismos públicos y organizaciones no gubernamentales que en un marco de multifuncionalidad del espacio rural han fomentado su desarrollo como una alternativa para integrarlas al proyecto nacional (Pilquimán y Skewes, 2009).

Sin embargo, el turismo propugnado desde esta lógica ha inducido a familias mapuche a asumir una conversión empresarial, proceso que las insta a adquirir una serie de códigos y valores del mundo occidental y a postergar sus sueños y aspiraciones.

En cuyo trasfondo se visualiza en primer lugar, un entramado de reivindicaciones ya que muchas de estas personas nunca pensaron trabajar en el ámbito turístico, su única motivación es la de conservar los recursos naturales y el control de territorio por parte de la comunidad y en segundo lugar, formas de hospitalidad fundadas en la reciprocidad y el aprendizaje recíproco entre el visitante y la comunidad que no encuadran en la lógica del turismo dominante (Skewes et al. 2011).

Figura 7. Preparativos de comida por parte de una comunera mapuche dentro de una visita realizada a la localidad de Trai-traico.
Figura 7. Preparativos de comida por parte de una comunera mapuche dentro de una visita realizada a la localidad de Trai-traico.

Si bien en las narraciones realizadas por los entrevistados son valorados los aspectos económicos del turismo, éstos no trascienden a los sentimientos de acogida, confianza, pertenencia y solidaridad. Asimismo, para las comunidades mapuche cualquier camino sirve, incluso el del turismo, para regenerar formas de organización tradicional afectadas por el divisionismo inducido por el Estado chileno y también como herramienta de promoción y defensa de su cultura y territorio: "Yo hice pan para los turistas y además de venderlos le contaba a la gente sobre mi pueblo, acerca de las ceremonias que realizamos, de las múltiples luchas por la tierra, el agua y nuestros espacios sagrados".

CONCLUSIONES

"El turista ve aquello que se le muestra, o se le deja ver" (Prats y Santana, 2011), de ahí la importancia de trascender a propuestas de turismos originadas desde la argumentación económica dominante que promueve la mercantilización de la identidad étnica y más que su fortalecimiento fomenta su banalización mediante una diversidad de modalidades catalogadas como nuevos turismos.

Como subyacen en las narraciones de los protagonistas de las experiencias analizadas, las nociones de hospitalidad, reciprocidad, encuentros interculturales, autenticidad, respeto, acogida, confianza, pertinencia y solidaridad, no descartando, claro está, la generación de ingresos. Todo ello debería animar a la creación de una propuesta de turismo comunitario, si es que su propósito como estrategia de comunicación social apunta a la conservación de modos de vida de comunidades tradicionales (Pozas y Henríquez; 2013).

En primera instancia dirigida a diversos actores que se identifican con un cierto paisaje y la gente que lo habita y al que concurren no sólo con fines de ocio, recreo y descanso sino también con el objetivo de su defensa y promoción (Skewes et al. 2011), para luego incluir a otros segmentos de la sociedad interesados en aprender mediante la convivencia de la cosmovisión de pueblos originarios históricamente estigmatizados por la sociedad chilena.

BIBLIOGRAFÍA

AYLWIN, J (2008) ¿De quién es el Parque Nacional Villarrica? La Nación.

BUSHELL, R. & SALAZAR, J. 2009. Turismo indígena en San Pedro de Atacama Chile. Centro de Investigaciones Culturales de la Universidad de Western Sydney, Australia, y Fundación Minera Escondida.

PEREIRO, X. 2011. El turismo como patrimonio cultural imaginario: Reflexiones a partir del caso del turismo kuna. Turismo y Patrimonio, 5, 13-25.

PILQUIMÁN, M. & SKEWES, J. C. 2009. Los paisajes locales y las encrucijadas del etnoturismo: Reflexiones a partir de los proyectos turísticos de comunidades indígenas de la Región de los Lagos en Chile. Cuadernos de Turismo, 24, 169-191.

PILQUIMÁN, M. & SKEWES, J. C. 2010. Relatos en torno al etnoturismo: La comunidad indígena de Choroy-Traiguén, Provincia de Osorno, y sus proyectos de desarrollo. Revista Líder, 16, 105-124.

POZAS, A. & HENRÍQUEZ, C. 2013. Turismo Comunitario o de base local y Productos Forestales no Madereros (PFNM) en el Territorio de Liquiñe. El Periplo Sustentable, 24, 209 - 226.

PRATS, L. & SANTANA, A. 2011. Turismo, identidad y patrimonio, las reglas del juego. Turismo y Patrimonio, 1-10.

SKEWES, J. C., DEBBIE, G., CHRISTIAN, H. & PILQUIMÁN, M. 2011. Culturas originarias y turismo: espacios interdisciplinarios e interculturales para la recuperación del paisaje en el mundo mapuche (Tralcao sur de Chile). Segundo Congreso Internacional de Gestión Cultural. Mar del Plata.

SMITH, V. 1989. Anfitriones e invitados. Madrid. Endymion.

STOCKER, K. 2007. Identity as Work: Changing Job Opportunities and Indigenous Identity in the Transition to a Tourist Economy. Anthropology of Work Review, 28,2, 18-22.

TACÓN, A., MOREY, F. & SEPULVEDA, C. 2012. Guía de las áreas protegidas de la Región de Los Ríos, Chile, Valdivia, WWF.

WHITTAKER, E. 1980. Sightseers: The tourist as theorist.Diacritics, 10, 3-14.