Autor
  • Natalia Idrovo-Zambrano
    Universidad de las Américas.
    Quito. Ecuador.
  • Patricia Pilco-Orellana
    Corporación Grupo Randi Randi. 
    Quito. Ecuador. 
    Email: patypilc@hotmail.com
  • David Suárez- Duque
    Corporación Grupo Randi Randi. 
  • Universidad de las Américas. 
    Quito. Ecuador. 
    Email: davsua2@yahoo.com
 
Herramientas

Aplicación de la herramienta cristal para el diseño de un plan de adaptación al cambio climático en la zona de amortiguamiento de un área protegida de Los Andes

INTRODUCCIÓN

El cambio climático es una realidad, que ha ido intensificándose en el último siglo. Son alarmantes las predicciones que se tienen sobre la variación del clima y sus consecuencias a nivel mundial. Según el cuarto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, 2007) las temperaturas globales promedio en superficie aumentaron 0.74 ± 0.2°C entre 1906 y el 2005. Para este siglo se tiene una predicción de aumento de temperatura global de 1.8 a 4°C. El aumento del nivel del mar, el descenso de la cubierta de nieve, el aumento de temperatura de los suelos, los cambios de las precipitaciones y las sequías son algunos ejemplos de que el planeta se está calentando (IPCC, 2007). Este cambio también se puede observar a escala regional, con el incremento promedio de la temperatura del aire, el derretimiento de los glaciares, la elevación del nivel del mar y el aumento en concurrencia e intensidad de los desastres naturales (Secretaría General de la Comunidad Andina, 2008).

Estos cambios en el clima están causando gran impacto a los sistemas naturales, ecosistemas y por ende a las comunidades humanas que dependen de estos (PNUD, 2005). Son las comunidades rurales actualmente las que se caracterizan por tener medios de vida sensibles y dependientes de los recursos naturales (Rojas y Blanch, 2009). Según Levine y Encinas (2008) el cambio climático hará más frecuentes e intensos los fenómenos naturales y requerirá desarrollar nuevas capacidades a nivel local. Las medidas a tomar en relación al cambio climático no permiten optar entre medidas de mitigación y de adaptación. Ambas son imperativas y urgentes (Smith, 2006). Al comprender, planificar y adaptarse a un clima cambiante, los individuos y las sociedades pueden aprovechar las oportunidades y reducir los riesgos (USAID, 2007).

Las áreas protegidas, son consideradas como una solución natural al cambio climático, puesto que cumplen una función importante de captura de carbono, protección frente a fenómenos naturales, regulaciones hidrológicas, productividad de suelos y biodiversidad (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, 2010). Sin embargo en Ecuador, las áreas protegidas, no cuentan con políticas ni medidas de adaptación, que garanticen la conservación de las especies y la continuidad de los procesos ecológicos ante los eventos climáticos.

El Pululahua, es un refugio de biodiversidad de bosque andino en el Ecuador, que en los últimos años, al igual que otras reservas naturales de los Andes, se ha visto altamente afectada por la variabilidad climática. De todo este contexto surge la necesidad de encontrar una metodología aplicable a áreas protegidas, que permita identificar las principales amenazas climáticas sobre la biodiversidad y las poblaciones dependientes de sus recursos naturales.

La presente investigación se realizó como parte del proyecto “Fortalecimiento de la Reserva Geobotánica Pululahua” ejecutado por la Corporación Grupo Randi Randi, y para esta se aplicó la herramienta Comunitaria de Riesgos-Adaptación y Medios de Vida, CRISTAL, como base para el diseño de un plan de adaptación climática en la Reserva.

Figura 1. Vista de la Reserva Geobotánica Pululahua y la comunidad de Pululahua
Figura 1. Vista de la Reserva Geobotánica Pululahua y la comunidad de Pululahua

MATERIALES Y MÉTODOS

Área de estudio

La Reserva Geobotánica Pululahua, se encuentra ubicada en la parte noroccidental de la provincia de Pichincha, 25 km al norte de la ciudad de Quito. En su interior se encuentra el volcán Pululahua, el cual es considerado activo y su última erupción data de hace 2 300 años (MAE, 2009). Una característica particular de este volcán, es que su cráter se encuentra habitado, lo cual le convierte en una zona altamente vulnerable. Según un estudio realizado en el año 2003, 45 familias y 148 personas vivían permanentemente dentro de la Reserva. En el año 2009 sólo se registraron 15 familias y 40 personas que vivían en el sector El Cráter (MAE, 2009), mientras que cuando se realizó la línea base del proyectos se registraron sólo 8 familias y algunas personas que bajan los fines de semana.

Pululahua fue declarado Parque Nacional en el año de 1966, mientras que en el año de 1976 se convirtió en Reserva Geobotánica con 3 383 ha. Esta zona alberga gran cantidad de microclimas, que facilitan la vida de numerosas especies de animales y plantas. Según estudios realizados se ha encontrado en la reserva alrededor de 1 000 especies vegetales, 42 especies de aves y 30 especies de mamíferos (MAE, 2009). La Figura 2 muestra el mapa de cobertura vegetal y localización de la Reserva.

Figura 2. Mapa de cobertura vegetal y localización de la Reserva Geobotánica Pululahua
Figura 2. Mapa de cobertura vegetal y localización de la Reserva Geobotánica Pululahua

Metodología

CRISTAL, llamada así por sus siglas en inglés, es la herramienta comunitaria de riesgos-adaptación y medios de vida, desarrollada por la Agencia Suiza de Cooperación para el Desarrollo, el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD), la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN) y el Stockholm Environment Institute (SEI). CRISTAL identifica los nexos entre los riesgos del cambio climático, medios de vida de la población y las actividades de un proyecto. Esta herramienta consta de dos módulos, el primer módulo se denomina “Sintetizar información sobre clima y medios de vida”, en el cual se recopila y organiza la información sobre el contexto climático y los medios de vida en el área de estudio. El segundo módulo, de “Planificación y gestión de proyectos para adaptación climática” permite analizar cómo las actividades de los proyectos a implementarse en la zona de estudio afectan a los medios de vida más vulnerables a las amenazas climáticas, que fueron identificados en el módulo 1.

Figura 3. Taller con la comunidad de Pululahua
Figura 3. Taller con la comunidad de Pululahua

Para el desarrollo del primer módulo de la matriz CRISTAL fue necesario elaborar preguntas claves, destinadas a conocer la percepción de la población sobre las condiciones climáticas de la zona. Se realizaron entrevistas a once miembros de la comunidad, cinco mujeres y seis hombres. Los datos generados permitieron tener una idea general sobre los fenómenos climáticos que han afectado a la Reserva en los últimos años. Con la finalidad de profundizar los impactos de estas amenazas sobre los medios de vida de la población, se realizaron talleres con un grupo focal de la comunidad. Para estos talleres se contó con la participación de los guardaparques y el jefe del área de la Reserva. A través de métodos interactivos se logró identificar los principales medios de vida y los principales impactos que hacen de la Reserva una zona vulnerable al cambio climático.

Una vez analizada esta información, se procedió con el segundo módulo, “Planificación y gestión de proyectos para adaptación climática”. Para esto, se evalúo si las actividades del Plan de Manejo de la reserva, que serán aplicadas en los diez próximos años, fortalecen o disminuyen la disponibilidad de los recursos o medios de vida de la población más afectados por fenómenos climáticos.

Paralelamente al desarrollo de la herramienta CRISTAL, fue necesario realizar una investigación sobre las condiciones climáticas históricas y predicciones climáticas futuras para la zona de estudio. Para ello se analizaron los datos de las estaciones meteorológicas más cercanas a la Reserva durante el período de 1990-2009, empleando los modelos regionales PRECIS del Centro de Hadley del Reino Unido (basado en los escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero SRESA2 y SRESB2) y el Modelo Atmosférico de Circulación General de 20-km (TL959) desarrollado por la agencia meteorológica del Japón (JMA) y el Instituto de Investigaciones Meteorológicas (MRI) (basado en el escenario de gases de efecto invernadero SRESA1b). Estos modelos generaron resultados regionales, que fueron georeferenciados con el fin de generar mapas de la Reserva sobre los posibles cambios de las principales variables climáticas (temperatura máxima, media, mínima y precipitación) para los años 2030 y 2099. En las Figuras 4 y 5 se observan las variaciones de precipitación y de temperatura de la Reserva para el año 2030.

Figura 4.Variación de precipitación en la Reserva para el año 2030
Figura 4.Variación de precipitación en la Reserva para el año 2030
 
Figura 5.Variación de temperatura en la Reserva para el año 2030
Figura 5.Variación de temperatura en la Reserva para el año 2030

Finalmente, después de analizar los resultados anteriores, tomando en cuenta tanto los impactos identificados por la comunidad, como aquellos impactos previstos según los distintos escenarios, se procedió a la elaboración del plan de adaptación al cambio climático de la Reserva. Este plan está compuesto por estrategias y actividades encaminadas a aumentar la capacidad adaptativa de la Reserva y a disminuir la vulnerabilidad de la población y de los ecosistemas del lugar.

RESULTADOS

De los mapas obtenidos mediante la aplicación del modelo PRECIS Echam4, basado en los escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero A2 y B2, para el período 2010-2030, en la Reserva Geobotánica Pululahua se esperan cambios climáticos, como el aumento del 10% de las precipitaciones y un aumento de temperatura de 1.1 a 1.3ºC.

Por medio de la aplicación de la herramienta CRISTAL, se obtuvo resultados basados en la percepción de la población, con lo que se determinó que las principales amenazas climáticas que han afectado a la Reserva en los últimos años han sido: sequía, vientos fuertes y cambio en el período de lluvias. Estas han traído como consecuencia impactos negativos sobre los principales medios de vida de la población.

Figura 6. Mapa participativo elaborado por los guardaparques y jefe de área de la Reserva
Figura 6. Mapa participativo elaborado por los guardaparques y jefe de área de la Reserva

Como impacto más importante generado por la sequía, fue la escasez de agua, la cual provoca menor producción o pérdida de cosechas y enfermedades en el ganado, generando conflictos sociales, menores ingresos y desempleo, y a su vez migración y problemas en el bienestar familiar. Otro impacto de la escasez de agua que la población ha percibido es la pérdida de biodiversidad en la Reserva.

A su vez, el cambio de período de lluvias, ha traído como consecuencia la aparición de plagas y la incertidumbre de los agricultores para sembrar, en cuanto a épocas y especies. Esto acarrea una cadena de consecuencias como: pérdidas de cosechas y agro-biodiversidad, la pérdida de ingresos, falta de interés de la gente, especialmente los jóvenes, abandono de la agricultura, terrenos improductivos, desempleo y migración. Otro impacto identificado es el aumento de plagas (garrapatas) en el ganado. La Figura 7 presenta ejemplos de la Matriz CRISTAL donde se identifican los impactos para la amenaza de sequía y vientos fuertes en la Reserva.

Figura 7. Ejemplos de la Matriz CRISTAL donde se identifican los impactos para la amenaza de sequía y vientos fuertes en la Reserva
Figura 7. Ejemplos de la Matriz CRISTAL donde se identifican los impactos para la amenaza de sequía y vientos fuertes en la Reserva

Los principales impactos identificados, producto de los vientos fuertes fueron: daños de los techos de las casas, infraestructuras y vegetación, la erosión del suelo, con su consecuente disminución de la fertilidad, y nubes de polvo que trae como consecuencia la contaminación de aguas por el arrastre de partículas y enfermedades humanas. A este último impacto hay que agregar el problema de la explotación de canteras aledañas a la Reserva, que agudiza el problema.

Las actividades más afectadas han sido la agricultura y la ganadería, que son la principal fuente de ingresos de la comunidad, por lo que muchos jóvenes se han visto obligados a migrar a las ciudades. El conocimiento de los agricultores es altamente vulnerable al cambio climático, debido a que existe gran incertidumbre para sembrar en cuanto a épocas y especies y las estrategias ancestrales ya no generan buenos resultados. La Figura 8 presenta un ejemplo de la Matriz CRISTAL donde se identifican los principales recursos naturales de la Reserva.

Figura 8. Ejemplo de la Matriz CRISTAL donde se identifican los principales recursos naturales de la Reserva
Figura 8. Ejemplo de la Matriz CRISTAL donde se identifican los principales recursos naturales de la Reserva

El Cuadro 1 presenta algunas de las estrategias de adaptación sugeridas por los miembros de la comunidad para disminuir los impactos y efectos del cambio climático. Estas fueron tomadas en cuenta para la elaboración del plan de adaptación al cambio climático.

Cuadro 1. Amenazas, impactos y estrategias de adaptación al cambio climático

AMENAZA

IMPACTOS

ESTRATEGIAS DE ADAPTACIÓN AL CC

SEQUÍA

Escasez de agua

Capacitar a la gente en la optimización de agua de lluvia
Búsqueda de financiamiento para agua de riego

Menor Fertilidad del suelo/ ganado enfermo

Sembrar a diferentes tiempos
Crear escuela agrícola

Pérdida de biodiversidad

Reforestación
Concientización cuidado de especies nativas

CAMBIO EN EL PERÍODO DE LLUVIAS

Aparición de plagas en los cultivos

Cambio comercialización de productos (adelanto cosecha)

Incertidumbre para sembrar

Sembrar a diferentes épocas del año
Aplicación de nuevas variedades de semillas

Aumento de plagas en el ganado

Capacitación en el manejo de plagas

VIENTOS FUERTES

Daños de infraestructuras y vegetación

Barreras vivas
Construcciones más resistentes

Erosión del suelo

Técnicas de conservación del suelo

Arrastre de partículas sólidas

Seguimiento de las autoridades en el manejo de canteras
Fuente: Grupo Focal de la Reserva (2010)

Al desarrollar el segundo módulo de CRISTAL, se obtuvo como resultado que las actividades evaluadas del Plan de Manejo, en su mayoría generan un impacto positivo sobre los recursos más amenazados por el clima. Además fortalecen aquellos recursos que son más importantes para implementar las estrategias de respuesta al cambio climático. En este análisis no se identificaron en gran medida impactos negativos, por lo que se puede concluir que las actividades del Plan de Manejo están bien enfocadas a aumentar la capacidad adaptativa de la población, mejorando el acceso a los principales medios de vida de la comunidad.

De acuerdo con la información proporcionada con los modelos climáticos, se prevé que en el Pululahua se intensifiquen los impactos de las amenazas climáticas actuales. Ello generaría disminución en la producción agrícola-ganadera debido a la pérdida de cultivos y enfermedades en el ganado, y la consecuente disminución de ingresos y desempleo. Además se espera gastos por daños en infraestructura y salud. Uno de los mayores impactos sociales sería la migración, la cual ya se ha experimentado en los últimos años.

Con estos resultados fue posible elaborar un plan de adaptación de la Reserva, el cual tiene un horizonte temporal de diez años. Las actividades y estrategias están encaminadas a fortalecer los medios de vida de la población y a proteger y conservar los ecosistemas y biodiversidad del lugar. Además se propuso implementar medidas de prevención y remediación. Entre ellas está incentivar la investigación en temas de cambio climático, aplicación de buenas prácticas ambientales, conservación del patrimonio natural y mejora de la producción agrícola y ganadera de la zona, entre otras, fomentando la participación comunitaria.

Figura 9. Cráter de la Reserva, habitado por la Comunidad de Pululahua.
Figura 9. Cráter de la Reserva, habitado por la Comunidad de Pululahua.
 

CONCLUSIONES

Las áreas protegidas son zonas altamente vulnerables a los impactos que se pronostican por el cambio climático en los próximos años. Los planes de adaptación al cambio climático deberían ser considerados parte del manejo de las áreas protegidas para la conservación de la biodiversidad en la región Andina. Si bien hoy en día es imposible predecir con exactitud el clima futuro y los impactos sobre los ecosistemas y comunidades, es indispensable desarrollar estrategias basadas en el principio de precaución, con el fin de reducir los posibles riesgos y aprovechar las oportunidades que podría traer esta variabilidad climática.

En zonas donde no existe información meteorológica o los datos no tienen un record mínimo de 10 años, que es lo que requiere para poder aplicar los modelos climáticos, los datos generados por CRISTAL pueden ser tomados como referencia para generar una base y poder proponer estrategias a favor de un área protegida, ya que mediante la percepción de la población, se puede identificar las principales amenazas e impactos del cambio climático en los últimos años. Por tanto esta metodología puede ser aplicada para el diseño de planes de adaptación a cambio climático en reservas naturales, que se encuentren habitadas, como es el caso de muchas reservas en Latinoamérica.

CRISTAL analiza el contexto social de la problemática del cambio climático, más no analiza los efectos de este cambio sobre la biodiversidad. En áreas protegidas se debe complementar con otro tipo de herramientas que permitan analizar los impactos de la variabilidad climática sobre las especies y su hábitat. La Reserva Geobotánica Pululahua es una zona altamente vulnerable al cambio climático, puesto que hasta el momento no se han desarrollado estrategias comunitarias para enfrentar las amenazas identificadas y disminuir sus impactos. Con este trabajo se generaron varias estrategias de adaptación y actividades que se podrían implementar para combatir los impactos identificados y que en el futuro serán incorporados en el Plan de Adaptación de la Reserva.

Por medio de CRISTAL se pueden conocer las estrategias de respuesta de la población para hacer frente al cambio climático, y si estas han generado buen resultado. Es decir, sirve como guía para plantear estrategias futuras de adaptación, encaminadas a fortalecer los medios de vida de la población que se encuentran más amenazados. Y por otro lado, permite evaluar si las actividades de un determinado plan disminuyen los impactos frente al cambio climático, y si estas fortalecen o disminuyen el acceso a los medios de vida más importantes de la población. En este caso se analizaron las actividades del plan de manejo de la reserva, pero se podría evaluar la adaptabilidad climática de cualquier proyecto a ser aplicado en los próximos años.

AGRADECIMIENTOS

Un especial agradecimiento al Proyecto: “Fortalecimiento de la gestión de la Reserva Geobotánica Pululahua” financiado por el EcoFondo. Al Ministerio del Ambiente y en especial a Ronal Navarrete, Jefe de Área de la Reserva Geobotánica Pululahua por su apoyo en la realización de esta investigación. A los guardaparques por el aporte de sus valiosas ideas que permitieron el desarrollo de este proyecto.

BIBLIOGRAFÍA CITADA

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. 2010. Estrategia de Cambio Climático para Áreas Protegidas. México, México D.F.

IPCC. 2007. Cambio Climático 2007, Informe de síntesis.

Levine T. y Encinas C. 2008. Adaptación al cambio climático: Experiencia en América Latina. En Revista Virtual REDESMA , Volumen 2(3). Santiago, Chile.

MAE Ministerio del Ambiente. 2009. Plan de Manejo de la Reserva Geobotánica Pululahua. Quito, Ecuador.

PNUD, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. 2005. Marco de Políticas de Adaptación al Cambio Climático: Desarrollo de Estrategias, Políticas y Medidas.

Rojas D. y Blanch J. 2009. Manual del Usuario. CRISTAL - Herramienta para la Identificación Comunitaria de Riesgos: Adaptación y Medios de Vida. IISD, IUCN, SEI. Disponible en: http://www.cristaltool.org/content/download.aspx

Secretaría General de la Comunidad Andina. 2008. El Cambio Climático no tiene fronteras: Impacto del Cambio Climático en la Comunidad Andina. Lima, Perú.

Smith, M. 2006. Sólo tenemos un planeta. Pobreza, Justicia y Cambio Climático.

USAID. 2007. Adapting to Climate Variability and Change.