Herramientas

Bolivia: Actividades económicas amenazan áreas protegidas

El Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA) advirtió una seria amenaza a las áreas protegidas de Bolivia por parte de actividades económicas que se superponen a los territorios. Entre estas actividades se encuentran las de hidrocarburos, forestales, hidroeléctricas, mineras y viales. En Bolivia existen actualmente 22 áreas protegidas, que abarcan una superficie de 170 048 kilómetros cuadrados, ocupando el 15,5 % del territorio boliviano, de acuerdo al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SENARP).

De acuerdo a la Ley de Hidrocarburos, las actividades económicas requieren una evaluación ambiental previa a nivel de políticas, planes, programas y proyectos, así como consultas a los campesinos, indígenas y la población de la zona intervenida. Sin embargo, informes del SENARP mencionan que en el sector de hidrocarburos, se viene efectuando una sobrexplotación y exploración en áreas protegidas, como el caso del Parque Nacional Madidi, de la Reserva de la Biósfera y Territorio Indígena Pilón Lajas, del Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro Sécure, del Parque Nacional Amboró, del Parque Nacional Carrasco, de la Reserva Nacional Amazónica Manuripi, del Parque Nacional Serranía de Iñao, y del Parque Nacional Aguaragüe.

En el sector maderero existen 10 concesiones forestales dentro de dos áreas protegidas, nueve en San Matías y una en Tariquía, en la región del Chaco, que abarca seis mil kilómetros cuadrados aproximadamente. En años anteriores se revirtieron concesiones en Pilón Lajas y Madidi, debido al rechazo de organizaciones indígenas que no percibían beneficios por el aprovechamiento forestal.

Respecto a la actividad hidroeléctrica, se encuentra el proyecto de la represa El Bala, que fue declarado de interés y prioridad nacional, pero detenido por la fuerte movilización social en su contra. El CEPA en su oportunidad manifestó que el proyecto afectaría irreversiblemente una importante superficie de Pilón Lajas y Madidi. Asimismo, el proyecto de la represa Cambarí tiene incidencia en la zona de protección estricta de la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía. La construcción de dos grandes hidroeléctricas en el río Madera, en Brasil, tendría importantes impactos en territorio amazónico boliviano, al afectar a la Reserva de Inmovilización Federico Román, prevista como área protegida departamental.

En el sector vial y ferroviario, el CEPA señala que existen proyectos que afectan varias áreas protegidas como el camino Villa Tunari-San Ignacio de Moxos en el Isiboro Sécure; el camino Apolo-Ixiamas en Madidi; la vía Aguirre-Paractito en Carrasco; además de la ferrovía Motacusito-Puerto Busch en el Parque Nacional Otuquis. A estos se añade el proyecto vial Corredor Norte, que atraviesa el Parque Nacional Cotapata, Pilón Lajas y Manuripi e influye indirectamente en Madidi y en la Estación Biológica del Beni, y el Corredor Bioceánico Santa Cruz-Puerto Suarez.

Finalmente, en el sector minero, existen 638 concesiones mineras sobrepuestas con áreas protegidas, que abarcan una superficie de 281 564 hectáreas.

Autoridades Indígenas y Parques, formalizaron Régimen Especial de Manejo para Cahuinarí, Colombia

En la maloca del Cacique José Enrique Miraña ubicada en la comunidad de Puerto Remanso, territorio de los pueblos Miraña y Bora, el Comité?Directivo?del?Convenio?009?de?2001 suscribió?el? Acuerdo por el cual se adopta el Régimen Especial de Manejo Interinstitucional REM para?el?Parque Nacional Natural Cahuinarí de Colombia. El acuerdo final fue firmado por Julia Miranda Londoño, Directora General de Parques Nacionales Naturales, el Cacique José Enrique Miraña, quien es la autoridad tradicional de la Asociación PANI y José Miller Miraña, Secretario?General de la Asociación PANI.

Este acuerdo se enmarca en el Convenio Interadministrativo firmado por las partes en el 2001, cuyo fin es la coordinación de la función pública de la conservación y que tiene como uno de sus objetivos la constitución de un REM entre Parques Nacionales Naturales y la Asociación PANI que significa en idioma Miraña: Piine Aiiyveju Niimue Iachimua, en castellano: Dios del Centro y sus Nietos. El Parque Nacional Natural Cahuínarí fue creado en el año de 1987 con el objetivo de conservación y perpetuación de un territorio que pertenece ancestralmente al Pueblo Bora?Miraña. Así, durante el proceso de construcción conjunta de los elementos técnicos y políticos del acuerdo, Parques Nacionales reafirmó, entre otros aspectos, el derecho de dominio que tiene el PANI sobre su territorio así como su carácter de autoridad pública especial, en concordancia con lo dispuesto en la Constitución Política y otras disposiciones vigentes.

El acuerdo hace referencia a los aspectos estructurales de la planeación del manejo de un área protegida en condición de traslape o "lo que se mantiene en el largo plazo". En ese sentido recoge aquellos elementos de la cosmogonía indígena que son el pilar que soporta su relación con el territorio y los modelos de manejo ancestrales que han garantizado en buena medida la conservación de ecosistemas y especies. Se destacan los avances conceptuales y metodológicos en la definición de prioridades de conservación de manera conjunta entre la Unidad de Parques y el PANI, construcción que se ha denominado la Razón de Ser del Área. Esta complementa los objetivos de creación del área protegida con las cosmogonías e intereses de las comunidades indígenas que conforman el PANI confiriendo legitimidad social y política a la gestión en conservación.

Este REM se aplicará y regirá en la totalidad del Parque Nacional Natural Cahuinarí. Además, se definió el ordenamiento, compuesto por la zonificación de uso, su temporalidad, el calendario ecológico de las comunidades y las normas culturales vigentes asociadas al uso de los recursos naturales. De esta forma se configuraron las siguientes zonas: sagrada, de rebusque y chagras, investigación, reserva, protección especial y asentamientos. De la misma manera, contempla la articulación con otras autoridades Indígenas para afrontar las dinámicas socioambientales de carácter subregional.

En el marco del plan estratégico que implementará el REM se contempla entre otras la construcción de una estrategia de uso y aprovechamiento económico de los recursos naturales del área. Así mismo, se pretende complementar el ejercicio de "Razón de ser del área", implementar la "estrategia de investigación propia" y construir un mecanismo de monitoreo intercultural que permita recoger de manera integral las prioridades definidas en la razón de ser.

A nivel de coordinación se ratificó mantener el Comité Directivo y el Comité Local, que vienen operando en el marco del convenio 009/2001, para cuyo desarrollo tendrán como referencia los principios y conceptos de: confianza, transparencia o claridad, respeto, concertación y cumplimiento. Igualmente se acordaron los criterios para la toma de decisiones.