Herramientas

Descubren nueva especie de mico zogui zogui en la Amazonía colombiana

Una expedición científica a Caquetá sorpresivamente reveló una nueva especie de mico zogui zogui (Callicebus caquetensis), anunció en Agosto de 2010 Conservación Internacional (CI). No obstante, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia, quienes descubrieron el nuevo primate, consideran que probablemente se encuentre críticamente amenazado debido a la destrucción del bosque donde habita y al reducido tamaño de su población.

Por muchos años, fue imposible viajar al río Caquetá debido a la inseguridad reinante. Cuando la violencia decreció un nativo del Caquetá, pudo viajar al alto río Caquetá, y usando GPS, buscando a pie y escuchando las vocalizaciones, encontró 13 grupos de la nueva especie. Los micos zogui zogui o tocones como grupo tienen una de las más complejas vocalizaciones en el reino animal y la utilizan cada mañana para marcar su territorio.

El Callicebus caquetensis tiene el tamaño de un gato. Su pelaje es de color grisáceo-café, pero no tiene la banda blanca en su frente, como muchas otras especies de Callicebus más cercanamente relacionadas con él. Su larga cola esta moteada de gris, y tiene una frondosa barba roja en sus mejillas. Opuesto a la mayoría de los primates, los micos zogui zogui del Caquetá (y probablemente todos los miembros de este género de primates) son monógamos. Ellos establecen relaciones para toda la vida y frecuentemente se puede ver las parejas sentadas en una rama con sus colas entrelazadas. Tienen una cría por año y, cuando las crías llegan, los padres normalmente obligan al mayor de los hijos a abandonar el grupo, para permitirles concentrar su atención en el recién nacido. Los grupos familiares de esta especie permanecen juntos en grupos de hasta cuatro individuos y pueden observarse en los árboles cercanos a algunos de los principales ríos en el Caquetá.

Pero la recién descubierta especie está luchando para sobrevivir. Se estima que existen menos de 250 zogui zoguis del Caquetá (una población saludable debería contar con algunos miles). La principal razón para un número tan reducido es la degradación de los bosques en el área, los cuales han sido talados para actividades agrícolas. Es muy peligroso, y a veces imposible, para estos animales moverse a otros parches de bosque, pues para alcanzarlos tienen que cruzar sabanas de pastizales o peligrosas cercas de alambre.

Tanto el pequeño tamaño de su población y el hábitat fragmentado deberían ser argumento para clasificar a Callicebus caquetensis como una especie Críticamente Amenazada (CR), de acuerdo a los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), lo cual significa que enfrenta un extremadamente alto riesgo de extinción en el medio silvestre en el inmediato futuro.