Herramientas

Haití: caminando hacia un futuro más verde: El Corredor Biológico en el Caribe

El Ministerio de Ambiente de Haití, en coordinación con la Oficina Trinacional del Corredor Biológico en el Caribe, realizó en diciembre de 2012 el primer Taller nacional de visibilidad del Corredor Biológico en el Caribe, una iniciativa impulsada por los gobiernos de Cuba, Haití y la República Dominicana para la conservación de la biodiversidad y la recuperación del medioambiente en el Caribe insular. El taller fue clave para promover en el país la iniciativa regional del Corredor Biológico en el Caribe, así como para dar a conocer los avances y retos del proyecto “La delimitación y el establecimiento del Corredor Biológico en el Caribe: un marco para la conservación de la biodiversidad, la rehabilitación del medioambiente y el desarrollo de medios de vida alternativos en Haití, la República Dominicana y Cuba”, que facilita el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), con financiación de la Unión Europea (Proyecto PNUMA/UE CBC).

En el evento, participaron Jean Vilmond Hilaire, Ministro de Ambiente de Haití, representantes de los ministerios del gobierno haitiano, autoridades del país, representantes de la Unión Europea y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y organizaciones nacionales e internacionales de la sociedad civil, entre ellas, la Sociedad Audubon, Haití Verde y The Nature Conservancy.

La creación de un corredor proporciona conectividad entre paisajes, ecosistemas, hábitats y culturas. Su desarrollo está orientado a reducir la pérdida de la diversidad biológica de la región del Caribe y a proporcionar oportunidades económicas alternativas a las comunidades de la zona, de manera que se reduzca la presión humana sobre los recursos naturales y se aumente la capacidad de mitigación y adaptación al cambio climático.

“Es cierto que tenemos muchas zonas destruidas y debemos trabajar por rehabilitarlas, pero Haití sigue conservando mucha riqueza natural y tenemos que luchar por no perderla”, expresó Nobert Dechanel, técnico experto de la Oficina Trinacional del Corredor Biológico en el Caribe. Esta iniciativa cobra especial importancia después de la 18ª Conferencia sobre Cambio Climático llevada a cabo en Doha, Qatar, en la que el Ministro de Ambiente de Haití destacó la necesidad de que su país - con los recursos limitados que posee - tome medidas para afrontar los retos medioambientales.

Los tres países que han acordado desarrollar el proyecto CBC PNUMA/UE de manera conjunta - Haití, Cuba y la República Dominicana - comparten rasgos característicos: la importancia de la biodiversidad y las amenazas que afronta, la similitud entre sus ecosistemas, su interconectividad y su potencial para la cooperación regional, en particular con respecto a la transferencia de tecnología y herramientas de capacitación para apoyar la sostenibilidad del medio ambiente.

La demarcación y el establecimiento de un Corredor Biológico en el Caribe establece una plataforma de colaboración adecuada entre todas las iniciativas que se están desarrollando, o que se podrían desarrollar, dentro de los límites específi­cos de dicho Corredor. Se impulsa así la integración a largo plazo de las acciones de conservación entre los estados insulares, contribuyendo de esa manera a la preservación de la biodiversidad mundial.

El Corredor Biológico en el Caribe proporciona un marco de cooperación entre los países participantes para la protección y la reducción de la pérdida de la diversidad biológica en la región del Caribe y el Neotrópico Americano. Para ello, el trabajo se centra en la rehabilitación del medio ambiente, el desarrollo de medios de subsistencia alternativos, en particular en Haití, y el alivio de la pobreza como medio para reducir la presión sobre los recursos biológicos.

A la presión que los recursos biológicos sufren debido a factores naturales, en el Corredor se suma la acción del ser humano y - en ocasiones – la descontrolada utilización de los ecosistemas. La fragilidad de la riqueza natural de la zona se ha visto agravada en los últimos años debido a la pobreza en la que viven sus habitantes, y a la falta de alternativas de vida para las comunidades que habitan en el Corredor. Cabe resaltar que la zona del Corredor Biológico se caracteriza por poseer una altísima densidad de habitantes por kilómetro cuadrado, agravando el efecto de la acción humana en la diversidad biológica de la zona.

Para más información:
http://cbcinfo.wordpress.com/

Contacto: Alejandro Laguna,
Oficial de Información.
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente,
Oficina Regional para América Latina y el Caribe.
alex.laguna@unep.org

Extraído y editado de:
http://www.pnuma.org/informacion/comunicados/2012/20121210/index.php