Información
  • Watanabe, Y. 2008.Comunidadse Indígenas y Biodiversidad. Fondo para el Medio Ambiente Mundial. Washington, D.C. USA. 36 p.
  • Descargar archivo
 
Herramientas

Comunidades Indígenas y Biodiversidad. Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

Extraído del prólogo

Los pueblos indígenas han sido administradores responsables de sus tierras y recursos durante miles de años. Con sus conocimientos tradicionales y prácticas sostenibles de ordenación de los recursos, las culturas indígenas han sobrevivido y prosperado en todos los lugares del mundo. No obstante, ni sus comunidades ni nuestras sociedades industrializadas son inmunes a una economía globalizada cuyos efectos secundarios, si no se controlan debidamente, representan una amenaza para los bienes públicos ambientales, que constituyen una base imprescindible para la supervivencia cultural, espiritual y física de los pueblos indígenas. En muchas regiones, las vicisitudes de la biodiversidad están estrechamente vinculadas con las de las culturas indígenas. Por ejemplo, una proporción significativa de las áreas protegidas del planeta, principal instrumento para la conservación de la biodiversidad, se encuentra dentro de las tierras, territorios y recursos indígenas, o se superpone con ellos. Esta notable convergencia espacial representa al mismo tiempo una enorme oportunidad y un desafío para la conservación de la biodiversidad y para la pervivencia de los medios de vida de los pueblos indígenas.

El planteamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial en el contexto de las comunidades indígenas y la conservación de la biodiversidad, gira precisamente en torno a estas estrechas vinculaciones entre conservación y desarrollo económico local, y hasta ahora se ha plasmado en más de 100 proyectos en todo el mundo. En la presente publicación se presenta una descripción y se realiza un primer análisis del alcance, el contenido y la profundidad de la participación de las comunidades indígenas en los proyectos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial. El lector podrá comprobar con claridad que, si bien es mucho lo que queda todavía por hacer, el Fondo está evolucionando rápidamente para promover la participación de las comunidades indígenas en todas las fases del diseño, la ejecución y el seguimiento de los proyectos. Nos complace haber podido adoptar, desde los primeros momentos del Fondo, una política de participación pública en que se incluyen disposiciones expresamente destinadas a incluir a las comunidades indígenas y locales. La presente evaluación, y otros estudios conexos, servirán de base para reforzar la política vigente y la introducción de elementos adicionales, todos ellos basados en las enseñanzas clave presentadas en este informe. Deseamos recibir observaciones y orientaciones de representantes de todos los sectores, e invitamos a los grupos indígenas y organizaciones comunitarias a que ayuden al Fondo a continuar siendo un mecanismo eficaz de apoyo a la administración de los bienes públicos mundiales.