Herramientas

CONAP. 2010. Agenda de Cambio Climático para las Áreas Protegidas y Diversidad Biológica de Guatemala. Documento Técnico No. 83 (01-2010). Guatemala. 69 p.

EXTRAÍDO Y EDITADO DE LA PRESENTACIÓN

El calentamiento del sistema climático es inequívoco, como evidencian ya los aumentos observados del promedio mundial de la temperatura del aire y del océano, el deshielo generalizado de glaciares, y el aumento del promedio mundial del nivel del mar. El cambio climático se manifiesta con el aumento de la incidencia e intensidad de los fenómenos oceanográficos y meteorológicos, así como en el aumento de enfermedades, en la disminución de la disponibilidad y calidad de los recursos hídricos, en la reducción de la producción de alimentos y en los impactos en la infraestructura básica y de servicios, ocasionando serios impactos económicos y socio ambientales.

Guatemala ha sido considerada recientemente por las Naciones Unidas como uno de los 10 países más vulnerables a los efectos negativos del cambio climático, situación que se evidencia, ya que en los últimos años el país ha sido seriamente afectado por tormentas tropicales como el Mitch en el año 1998 y Stan en el 2005. Un claro ejemplo de los impactos de estos fenómenos, se observó en el año 2010 con la tormenta Agatha, cuyas pérdidas económicas se estiman entre siete y ocho mil millones de quetzales.

Expertos en el tema coinciden en que las áreas protegidas son una de las formas más poderosas y costo-efectivas para afrontar al cambio climático. Proteger la integridad de los ecosistemas contribuye a reducir los riesgos e impactos de eventos extremos como tormentas, sequías y aumento en el nivel del mar. Además, conservar las áreas protegidas mantiene los servicios que ayudan a las personas frente al cambio climático como el suministro de agua, recursos pesqueros, medicinas y agro-biodiversidad, los cuales son imprescindibles en el sector productivo.

Conscientes del impacto que el cambio climático tendrá en los ecosistemas naturales y la sociedad guatemalteca, la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) impulsó la elaboración de la Agenda de Cambio Climático para las Áreas Protegidas y Diversidad Biológica, con la finalidad de asegurar la provisión de bienes y servicios ambientales, que son la base de los esfuerzos de adaptación y mitigación de la sociedad guatemalteca a los impactos negativos asociados al cambio climático.

La Agenda identifica y orienta las acciones de adaptación y mitigación que se promoverán en los próximos cinco años para la gestión del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas (SIGAP) y diversidad biológica de Guatemala, considerándose como una herramienta importante para la obtención de fondos públicos y privados que permitan su implementación. El éxito de las acciones planteadas en la Agenda, depende de la participación activa de la sociedad, por lo que la CONAP invita a los actores de los distintos sectores sociales a apoyar este planteamiento que será parte esencial de los esfuerzos de los guatemaltecos para afrontar el cambio climático.