Nombre del archivo:
Tamaño total de la descarga:
5.2 MB.

Trujillo, F., Diazgranados, M.C., Utreras, V., Aliaga-Rossel, E. y Rodríguez-Maldonado M.V. 2011. Delfines de río en Suramérica. Fundación Omacha, Serie de Especies Amenazadas, N° 2. Bogotá, Colombia. 64 p.

 
Herramientas

Delfines de río en Suramérica

La presente Cartilla está enmarcada dentro de la "Estrategia suramericana para la conservación de delfines de río", con el apoyo de World Wide Fund for Nature, Wildlife Conservation Society, Whale and Dolphin Conservation, World Fishing Network, Global Ocean y Conservation International.

Los delfines son termómetros del estado de salud de los ríos, y en los últimos años se han convertido en embajadores de su conservación. Igualmente son especies vulnerables al cambio climático y por lo tanto son indicadoras para evaluar las alteraciones de la región en los ciclos estacionales. Adicionalmente alrededor de estas emblemáticas especies se están consolidando actividades de turismo de observación responsable con la generación de importantes ingresos económicos para comunidades locales.

La historia evolutiva de los delfines de río es fascinante. Esta se ha ido construyendo a partir de evidencias fósiles y la historia geológica de la cuenca del Amazonas y del Orinoco. Más recientemente, la genética ha sido una valiosa herramienta que sugiere que los ancestros marinos de estas especies entraron desde la región Atlántica, y se dispersaron a lo largo de la región. Aparentemente el centro de radiación fue la zona que hoy corresponde al Amazonas, y desde allí migraron hacia el Orinoco y la cuenca del alto Madeira en la región del Iténez y Mamoré.

Durante el Mioceno medio las cuencas del Paraná y el Amazonas pudieron estar conectadas formando canales marinos (Mar Paranense) que a finales del Mioceno tardío desaparecieron debido a levantamientos montañosos, causando la separación del norte y el sur de las cuencas hidrográficas. Las poblaciones ancestrales de Inia se mantuvieron en la cuenca del Amazonas, mientras que las de Pontoporia quedaron aisladas en la cuenca del Paraná.