Autor
  • Ministerio del Ambiente y Energía de Costa Rica. 2006.
    Ministerio del Ambiente y Energía y Unión Mundial para la Naturaleza. Gabriela Hernández (Ed.). San José, Costa Rica. 44 p.
    Descargar el documento en la siguiente dirección: data.iucn.org/dbtw-wpd/edocs/2006-010.pdf
 
Herramientas

Estado de la gestión compartida de áreas protegidas en Costa Rica (Resumen).

PARTE DE LA PRESENTACIÓN SINTETIZADA

Diez de las 160 áreas protegidas declaradas que existen en Costa Rica tienen procesos de gestión compartida en marcha, según los datos reportados a marzo de 2006. Esta participación del sector privado y de las organizaciones civiles en la gestión de las áreas protegidas ha venido aumentando en el país y actualmente es una tendencia importante a nivel nacional. Esa es una de las principales razones que motivó al Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), adscrito al Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE), a efectuar el presente estudio sobre el “Estado de la Gestión Compartida de las Áreas Silvestres Protegidas en Costa Rica”, para lo cual ha contado con el apoyo del Proyecto Gestión Participativa de Áreas Protegidas de la UICN-Unión Mundial para la Naturaleza con la colaboración económica de la Unión Europea.

No cabe duda que la gestión compartida contribuye a un nuevo paradigma regional sobre la gestión de las áreas protegidas en Centroamérica. Por un lado, constituye la expresión más clara de participación de la sociedad civil en esta tarea. Por otro, replantea el rol del Estado, como un Estado facilitador, monitor, normador y orientador de la conservación in situ, sin abandonar su responsabilidad de balancear la distribución de los costos y beneficios de la conservación. Además, la gestión compartida apunta a elementos estratégicos como son la reducción de la pobreza y la mitigación de la vulnerabilidad ambiental, social y económica de las poblaciones vinculadas a estas áreas protegidas. Ante este nuevo paradigma, tanto la sociedad civil como el Estado requieren de reglas claras para participar adecuadamente en el marco de la gestión compartida de las áreas protegidas.