Información
  • UNESCO. 2009. Estudios de Caso. Cambio Climático y Patrimonio Mundial. Convención del Patrimonio Mundial. Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Paris, Francia. 79 p.
  • Descargar archivo
 
Herramientas

Comunidades Indígenas y Biodiversidad. Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

Extraído y editado del prólogo preparado por el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsura

Hoy en día, la comunidad científica internacional concuerda ampliamente en que el cambio climático será uno de los grandes desafíos del siglo XXI. En los últimos años se han vuelto cada vez más evidentes tanto el alcance mundial de sus consecuencias adversas como el hecho de que los más afectados serán los más pobres y desfavorecidos del planeta, justamente aquellos menos preparados para lidiar con sus efectos devastadores.

La amplitud de esta inminente amenaza global justifica la acción por parte de la UNESCO en su calidad de organismo de las Naciones Unidas especializado en educación, ciencia, cultura y comunicación. De hecho, a través de más de treinta programas dedicados al desarrollo sostenible, a las ciencias del clima, a la adaptación, al seguimiento y al mejoramiento, la UNESCO coordina un amplio espectro de iniciativas vinculadas con el cambio climático a nivel mundial. Ello incluye proyectos relacionados con la decoloración del coral, la acidificación de los océanos, el ciclo hidrológico, las reservas montañosas de biosfera, las tierras áridas y la desertificación, para mencionar sólo unos pocos. Fiel a su misión de servir como laboratorio de ideas y centro de intercambio de información y conocimiento, la UNESCO ha organizado foros internacionales y elaborado informes y libros sobre el tema, incluyendo la publicación titulada “El Cambio Climático” en 2005, dirigida al público no especializado.

El impacto potencial del cambio climático en el patrimonio cultural y natural de la humanidad es otro tema que concita creciente preocupación. En 1972, los Estados Miembros de la UNESCO adoptaron la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural con el objetivo de crear un marco apropiado para la preservación de nuestro patrimonio común, en beneficio tanto de las generaciones actuales como de las futuras. En aquél momento, la comunidad internacional no era completamente consciente de la amenaza velada que representa el cambio climático para los Sitios del Patrimonio Mundial. Sin embargo, en las dos últimas décadas, los principales expertos han comenzado a advertirnos de que el frágil equilibrio ecológico de nuestro planeta podría verse dramática e irremediablemente alterado como consecuencia de ciertas actividades humanas no controladas. La aprobación de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en 2003 puso de manifiesto no sólo la creciente conciencia de la interdependencia del patrimonio material y el patrimonio inmaterial y la importancia en términos generales, de salvaguardar la diversidad cultural, sino también que era preciso adoptar un punto de vista integrado con respecto a los problemas asociados a la preservación del medio ambiente y al desarrollo sostenible.

El Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, guiado por el Comité del Patrimonio Mundial y en cooperación con varias entidades asociadas y con sus principales órganos consultivos (el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de los Bienes Culturales) ha puesto en marcha una serie de iniciativas dignas de atención, que fueron la base de la elaboración de una estrategia global de gestión del patrimonio frente al cambio climático. Además, un documento acerca de la política global concerniente a los impactos del cambio climático en los bienes del Patrimonio Mundial fue adoptado por la Asamblea General de Estados Partes en su 16ª sesión (UNESCO, 2007).

Esta publicación, en la que se presentan varios estudios monográficos que ilustran el impacto del cambio climático en el Patrimonio Mundial, constituye un paso más en los esfuerzos de la UNESCO en este campo. Dada la gran relevancia de los lugares pertenecientes al Patrimonio Mundial, esta red que hoy comprende 878 bienes del patrimonio natural y cultural se presta particularmente para obtener apoyo de la opinión pública y del ámbito político gracias a una mejor distribución de la información y a una eficaz comunicación sobre estos temas.

La UNESCO está comprometida en trabajar junto a todos los actores pertinentes para enfrentar los múltiples desafíos impuestos por el cambio climático sobre el frágil e irreemplazable patrimonio mundial cultural y natural. Confío en que esta publicación contribuya a despertar la conciencia internacional y a promover respuestas adecuadas de parte de los responsables de la toma de decisiones de todo el planeta.