Tamaño total de la descarga:
6.0 MB.

IWGIAI/IPES Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas/Instituto de Promoción Estudios Sociales. 2012. Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial. IWGIAI/IPES. Copenhague, Dinamarca. 278 p.

 
Herramientas

Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA, por su sigla en inglés) inició la difusión de su última publicación: Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial, una recopilación de estudios actualizados sobre la situación de estas poblaciones vulnerables en el continente americano.

El volumen de 278 páginas presenta diversas perspectivas de expertos que han dedicado muchos años a estudiar el tema de los pueblos en aislamiento voluntario y contacto inicial y también ofrece una riquísima fuente de información demográfica y etnográfica de los pueblos en dicha condición.

Se calcula que en el continente americano existen alrededor de 200 pueblos indígenas en aislamiento. El libro ofrece informes correspondientes a indígenas aislados de Brasil, Perú, Bolivia, Venezuela, Ecuador, Colombia y Paraguay.

También proporciona las Directrices de Protección para dichos pueblos, elaboradas como resultado de las consultas realizadas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la región.

Y si bien no existe una definición de aceptación universal de su estatus, los pueblos indígenas aislados o en aislamiento, por lo general son pueblos o segmentos de pueblos indígenas que no mantienen, o nunca han tenido, contactos regulares con la población fuera de su propio grupo, y que suelen rehuir el contacto con tales personas ajenas a su grupo.

Los pueblos indígenas en aislamiento voluntario también pueden ser grupos o segmentos de grupos que, tras un contacto intermitente con las sociedades mayoritarias o envolventes, vuelven al aislamiento y rompen las relaciones que tuvieron con dichas sociedades.

En las recomendaciones efectuadas por los diversos autores se aprecia como denominador común: el respeto al derecho a la autodeterminación de los pueblos, y un mayor cumplimiento, en lo teórico pero sobre todo en la práctica, del derecho ancestral sobre sus tierras, territorios, y recursos naturales.